28 de noviembre de 2010

Javier Vargas, un trovador que canta fuerte

Lo llaman el trovador del Paraguay. Con justa razón. Canta, compone... expresa sentimientos de amor, con cortesía, elegancia, encarnando la verdadera esencia del trovador y con las mejores armas que posee: talento y virtuosismo. Don Javier Vargas, a cincuenta años de su permanencia en los mejores escenarios, habla de su mayor pasión: la música.

Con su esposa, Aída, y su nieta, Camila
Su primera profesión fue en una fábrica metalúrgica, en la ciudad de Buenos Aires, adonde fue para hacer cursos sobre motores diésel. Allá se dedicaba de pleno a su trabajo, hasta que el destino decidió que las tablas eran lo suyo. “En una peña me escuchó cantar mi jefe. Quedó gratamente sorprendido y me aconsejó estudiar música con Fellipini. Personalmente se ocupó de concretar una cita y acompañarme, ya que el profesor era conocido suyo”, recuerda don Vargas.
Fellipini, luego de escucharlo y por solo unos minutos, expresó en voz alta “hay material suficiente”. Fue la frase que dio el puntapié inicial a un músico que con los años se convertiría en el Trovador del Paraguay.
En su larga trayectoria integró importantes agrupaciones artísticas de intérpretes como Florentín Giménez, el conjunto de Rubito Larramienda, con Los Chulupíes, de Oscar Corrales, la famosa orquesta de Pedro Román. Igualmente, compartió con figuras como José Asunción Flores, Herminio Jiménez, Mauricio Cardozo Ocampo, Oscar Cardozo Ocampo, Emilio Ayala Báez, Agustín Barboza, Juan Escobar, Demetrio Ortiz, Samuel Aguayo, Diosnel Chase, Emilio Vaesken y muchos otros. “Fue una época de mucho protagonismo, de logros, éxitos”, dice don Vargas. Pero llegó el tiempo de regresar a su país. A su vuelta se desarrolló como solista aunque también integró grupos, como el Trío San Antonio, Las voces del horizonte, la orquesta de Chocho Alvarenga, el mariachi Tequila 5 y otros.
Hoy vive con su canto y de su canto. “La música renueva el alma; hay que escucharla alto. Hay una para cada estilo de espíritu, pero definitivamente todas nutren alimentan”, reflexiona don Vargas. Fuente ABC Revista

1 comentario:

  1. que alegría verlos a esta hermosa familia un saludo muy grande desde esta hermosa ciudad de buenos aires Y muchas felicitaciones con muchos cariños ñeca montiel

    ResponderEliminar

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.