9 de enero de 2011

Manual de extranjería de Martha Rossi

Se sabe que para muchos la migración es un proceso doloroso porque hay que dejar las querencias, el lugar físico donde uno construyó ya una parte importante de su vida económica y emocional, el hábito a una religión determinada en un templo, el apego a las amistades que engrandecen el ánimo a través de las prácticas de las mismas costumbres que conforman el estilo de un pueblo.
Migrar, sin embargo, por eso de las golondrinas, de las oscuras golondrinas, es casi una natural forma de vivir de los seres humanos desde que los barcos se echaron a la mar y los carruajes a la tierra polvorienta.
Manual de extranjería. Poemas de Ausencia enfoca una problemática actual a través de la vivencia familiar de la autora. La publicación del mismo en tiempos de festejos de bicentenario de las independencias sudamericanas no es casual: las migraciones han sido raíz, rama y fruto de nuestros países.

Sin su dolor y su esperanza hubiera sido imposible llegar a las identidades nacionales de la actualidad.

Los españoles vinieron a América y se quedaron con nuestro oro, pero levantaron una América próspera y sólida que a la vez fue el sueño y el camino a la salvación de muchos europeos que sufrían la tragedia de la Segunda Guerra Mundial.
Los italianos nos trajeron sus costumbres, su talento, su conversación animada, casi bulliciosa, su tenacidad en el trabajo. Y de ellos, de los italianos, queda una obra rica en construcción y arquitectura así como en artes y en ciencias en el Paraguay.
Los migrantes son esos seres que deben aprender a convivir con los extranjeros sin perder, conciencia de por medio, sus raíces.
La historia del mundo es la historia de la migración, por eso tal vez ella es tan diversa y abierta a tantas interpretaciones.
En el poemario Manual de extranjería, Martha Rossi nos acerca sus sentimientos más íntimos de migrante. El libro lleva el sello editorial de Servilibro.
Sus palabras, elegantes y melancólicas, se desplazan por un ayer cuando nos dice en su poema “Parque Field”:
Había sol/ El jardín atrapaba el cielo/ Los chicos/ Eran pura felicidad./ A veces pienso/ Pobre gente que no tuvo/ Que no sintió en los huesos/ La alegría apacible./ Pobre/ Si no recuerda agradecida/ Ese momento simple,/ La íntima certeza de pensar:/ Sí, yo fui feliz. Se cumple que Martha ha sido feliz en Argentina, siendo niña. Y eso es bueno. Es hermoso y sublime que los niños que alguna vez dejaron su patria hayan disfrutado a pleno pulmón del aire y de la avaricia de la brisa con olor a limones o azahares.
Estos poemas son leves. Apenas trajinan sobre el papel. Tienen un sentimiento de nostalgia.De amor.
De dolor, a veces. Estos poemas tienen una significancia importante en cada línea, pues se desprenden las palabras de los gajos de su piel, de sus recuerdos de allá, en otro sitio, donde las costumbres y sus interpretaciones eran totalmente distintas, de su fiera y dulce (a la vez) condición de mujer que debió abandonar un país y venir a formar una familia, un aire de hogar, entre nosotros, los paraguayos.
GENEALOGÍAS
Pasadas cuatro generaciones
Nietos de migrantes buscamos el origen.
Para qué, si fue tan triste?
*********************
Quizás soñamos con glorias
O con nobleza ignota.
Intentamos reeditar, resucitar en vano,
La terrible angustia que tanto costó
Borrar de la memoria.
**********************
Tal vez buscamos justificar con obras
Comprobar que el precio no fue alto
Que valió la pena el desarraigo
Por eso escarbamos
en las tumbas olvidadas
Buscando un pasaporte al paraíso.
BREVE RESEÑA DE LA AUTORA
Martha Rossi es el nombre periodístico de Martha Hasenbalg de Rossi, argentina, que se incorporó a ABC Color en 1979.
Su formación en Antropología e Historia la tornó una prosista levemente ácida, mientras que su vena poética se mantuvo discretamente en la sombra hasta 2002, en que publicó Juegos de luz, recopilación catártica de décadas, con cierto tono testimonial. Fuente Abc Color

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.