8 de enero de 2011

Matto Grosso do Sul y su música paraguaya

La música paraguaya en el transcurso de los años ha ganado terreno en Matto Grosso do Sul. Tanto que uno puede escuchar más polcas en las calles de Bonito, que en las de Asunción.
Por Didier Cristaldo - ABC color.
No es un secreto que la música paraguaya sea muy apreciada por los extranjeros, tampoco que en los países vecinos se disfrute mucho de ella.
Pero sinceramente he quedado sorprendido con lo popular que son las polcas paraguayas en Matto Grosso do Sul, estado federado brasileño que fronteriza con cuatro departamentos de nuestro país: Alto Paraguay, Concepción, Amambay y Canindeyu.
Altair Malavesi
Matto Grosso do Sul, uno de los estados más jóvenes del Brasil, consiguiendo su autonomía en la década del 1970, es muy parecido en muchos aspectos a nuestro país. Su economía se basa en la ganadería vacuna, la agricultura (soja, maíz, arroz y algodón), la minería (hierro y manganeso) y el turismo.
Tanto su economía como sus costumbres podrían ser comparadas y halladas muy similares, destacando por sobre todas las cosas, la música.
Temas conocidos como Galopera de Mauricio Cardozo Ocampo, Recuerdos de Ypacaraí de Demetrio Ortiz y Zulema Merkin, además de "Che la reina" de Emiliano R. Fernández y Floripami, del dúo Moreno-Rivarola pueden ser escuchados tanto en las calles o en las peñas de la ciudad de Bonito, también Mercedita y Kilómetro 11, que son chamamés argentinos.
Altair Malavesi, un paulista devenido a pequeño ganadero afirmó a ABC sobre la música paraguaya: “La música paraguaya, como la Sertaneja, son muy escuchadas aquí en Bonito, ciertamente en muchas partes del Brasil, yo antes me dedicaba a la música y en muchas ciudades la gente pedía canciones como Mis noches sin ti, siempre, siempre, también Galopera, muy apreciadas”.
Gratamente sorprendido me he quedado al escuchar el estruendo proveniente de un vehículo, que a todo volumen hacía sonar música paraguaya en medio de bailes acompañando el son, que precisamente no era reggaetón, como en Asunción.
Jorge Morales, paraguayo residente en Bonito por más de 50 años también compartió unas precisiones con ABC Digital: “Muchos, de tanto escuchar ni siquiera saben que son músicas paraguayas, pero también hay gente que sabe que las son y las aprecian como tal. Pero acá es normal tomar tereré, acá ves que tienen hamacas, ponchos, manejan palabras en guaraní porque trabajan en ganadería cerca del Pantanal o Puerto Murtinho. Es muy cercano el trato, por eso no verás costumbres muy extrañas, sino más bien parecidas”.
Es muy interesante saber lo apreciado que es el arte paraguayo en el exterior, a uno se le pone piel de gallina al escuchar Galopera, a pesar de un par de cambios en las letras, pero ¿por qué en nuestro país no podría darse lo mismo?
Invito a quienes no han tenido aún un encuentro cercano con la música paraguaya a escucharla, a valorarla y saber más de ella. No cuesta tanto googlear en nuestra época. Nuestro país cumple 200 años de independencia y sería bueno que todos conozcamos más de nuestra tierra. Como tarea de este año usted podría comprar un disco (original) y escuchar cómo suena el Paraguay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.