16 de febrero de 2011

Varios actos por aniversario del natalicio de Moreno González

El sábado 19, a las 20:00, en el día del cumpleaños número 100 del maestro Juan Carlos Moreno G., el Ateneo Paraguayo, institución en la que el compositor se desempeñara como director de la Sección Música por varias décadas, presentará al público la versión impresa de la Balada en mi bemol del autor, en el marco de un concierto en el cual la obra será ejecutada por la concertista de piano, Lilian Diez Serrano.
Se referirán a la obra y la personalidad de Moreno, el Prof. Manuel Martínez Domínguez y Rodolfo J. Gómez Moreno. El concierto se llevará a cabo en el auditorio Baudilio Alió del Teatro Municipal.
Kuarahy mimby
El 3 de marzo, la OSCA abrirá su temporada de conciertos con la interpretación del poema sinfónico de Moreno González, Kuarahy mimby (La flauta del sol). En la ocasión será distribuido entre la concurrencia un libro con datos e imágenes que testimonian la vida y trayectoria de tan erudito y talentoso compositor.
Están previstos también para la ocasión una exposición de imágenes y un brindis.
El maestro y compositor
Juan Carlos Moreno González nació en Asunción, Paraguay, el 19 de febrero de 1911. Es uno de los diez hijos que tuvieron el historiador y diplomático Fulgencio R. Moreno con la delicada pianista Rosario González Filisbert.
 Cuando tenía aproximadamente 11 años, sufrió un accidente ferroviario a consecuencia del cual perdió ambas piernas, situación que obviamente afectaría en adelante el normal desenvolvimiento de su vida, pero a pesar de ello trató de conducirse lo más independientemente posible.
A esa edad comenzó sus estudios musicales como autodidacta y en esa etapa compuso numerosos tangos (vivía en Buenos Aires). Aprendió a través de la lectura, teoría musical, solfeo, piano y armonía tradicional. Más adelante, a partir de 1926, prosiguió sus estudios de piano y armonía con los maestros Manuel José Benavente (cuñado suyo), el maestro boliviano Arturo Luzatti y el argentino Ricardo Viñez. Asistió a las clases de perfeccionamiento sobre las sonatas de Beethoven, dictadas por el eminente maestro Fernando Rissler.
Ya a esta altura de su historia (década del 20), numerosas grabaciones de sus obras fueron hechas por la Orq. de Francisco Canaro, Roberto Firpo, Juan Maglio, Osvaldo Fresedo, Carlos Gardel y hasta en rollos de pianola.
En 1930, siendo su padre ministro plenipotenciario del Paraguay en el Brasil, conoció y trató a ilustres pianistas como el judío Arturo Rubinstein y el polaco Brailowsky.
En 1938, el violinista Mario Canegallo de la orquesta de la Scala de Milán ejecutó sus obras para piano y violín en conciertos, captando el interés del Gobierno paraguayo que le otorgó una beca para seguir estudios de perfeccionamiento en el Brasil. En São Paulo asistió como privilegio especial a clases del eminente compositor y musicólogo italiano, maestro Furio Franceschini, en ocasión de haber sido especialmente contratado por el Conservatorio del Estado. Con Franceschini perfeccionó sus conocimientos de armonía tradicional y moderna, completando además sus estudios de contrapunto, fuga, composición e instrumentación. Sus trabajos de composición sirvieron de modelo para el Conservatorio.
De vuelta a la patria, en Asunción completó estudios de orquestación con el maestro Otakar Platil. En 1940 fue designado director de la Sección Música del Ateneo Paraguayo hasta 1964, donde impartió clases de piano, armonía, composición y dictó conferencias sobre temas musicales.
El Gobierno nacional le confirió la Condecoración de la Orden Nacional del Mérito en el grado de Caballero en 1949.
Compositor de variado estilo
El maestro Juan Carlos Moreno González ha compuesto numerosas obras de diversos géneros. En 1935, tres piezas para piano: “Scherzo sobre la sonrisa de un niño”, “El canto del artista” y “Nocturno de primavera”. Ese mismo año, una sonata para violín y piano, en homenaje a la conclusión de la Guerra del Chaco; Trío en Sol mayor, para piano, violín y violoncelo; Cuarteto de cuerdas en Do, estrenado en el teatro Odeón de Buenos Aires por el Cuarteto de cámara argentino. En 1942, compuso Sonata para piano “El amanecer”, estrenada por el célebre pianista español Carlos Cussrrow Croma.
En 1943, concibió el poema sinfónico “Kuarahy mimby” sobre temas guaraníes. En 1944, Movimiento de sonata en sol menor, para piano y violín. Pequeños preludios y fugas. En 1945, Concierto en re bemol, inconcluso, para piano y orquesta.
 De carácter lírico-popular
De 1946 a 1951, numerosas canciones de inspiración folklórica, además de sus 5 zarzuelas. Ellas fueron “La tejedora de ñandutí” (1956) con 37 presentaciones solo en la 1ª temporada; “Corochire” (1957); “María Pacurí” (1959) con 55 presentaciones en la primera temporada; “Las alegres kygua vera” (1961); “Paloma para” (1964). Todas en coautoría con el dramaturgo Manuel Frutos Pane.
De las zarzuelas, las canciones más conocidas son: “Pañuelitos de Ñandutí”, “Vals de la tejedora”, “Vals de la chiperita”, “Canción de la chiperita”, “Ñasaindy javente”, “Tus lindos ojos”, “Mujer paraguaya”, “Chiricoé”, “Che burrito Lambaré”, “Naranjera”, “La carreta”, “Paloma para”.
También compuso los tangos: “Pobre pebeta”, “Cuando era buena”, en 1928, “Idilio azul”, 1928, “Mi casita” grabada por Carlos Gardel con la orquesta de Roberto Firpo en 1931.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.