15 de marzo de 2011

El desafío de volver

Se acaba de graduar en Economía por la Universidad Autónoma de Baja California, México, donde obtuvo la máxima calificación y el mérito de mejor egresado. Le abrieron puertas para quedarse, pero él decidió tomar su título bajo el brazo y regresar para abrirse paso en su país. Luis Eduardo Morínigo Veiluva (25) busca hacer patria en Paraguay.
La fuga de cerebros ha sido la constante en Paraguay. Muchos estudiantes compatriotas que van becados al exterior consiguen buenas perspectivas laborales y profesionales, y deciden quedarse en el país que los acogió durante el desempeño académico. Luis lo sintió de cerca, pues su hermana Gisele Morínigo (24), que fue su compañera de curso, decidió abrirse paso en México y en Estados Unidos.
Y aunque él también recibió tentadores ofrecimientos como el de incorporarse a Harbor Packaging de San Diego (EE.UU.), este no es su caso. Luego de completar la carrera, decidió traer su título a cuestas y empezar de nuevo aquí. El desafío más difícil, la inserción laboral.

“La mayoría queda afuera porque no tiene esperanzas en nuestro país y acepta los fuertes ofrecimientos que recibe, sobre todo si obtiene buenas calificaciones, que fue mi caso. Había ofertas muy interesantes para quedarme en Tijuana o en San Diego, pero yo tengo una ideología; mi familia está aquí y tengo un gran arraigo hacia ellos y mi país. No me saca el sueño la ansiedad de salir afuera. Sin embargo, quiero demostrarle a la gente que se puede venir a crecer y desarrollarse en este país, se puede salir adelante tanto en el sector privado como en el público si uno realmente se esfuerza y tiene oportunidades”, se explaya.
El joven estuvo cuatro años y medio fuera del país usufructuando una beca completa a la que había aplicado en el año 2005 junto con su hermana Gisele. El examen de admisión lo habían dado entre 1.500 y 2.000 personas con representantes de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, paso que habían superado, junto a otros ochenta.
Vivir en México
Estudiar en México es fácil por el idioma y el buen trato que le dan a los alumnos y aunque el alquiler es más caro que en Asunción, el costo de vida es menor allá hoy por hoy.
Pero más allá del bienestar material, el apoyo moral que reciben los estudiantes es más que alentador para los becarios. “Los cursos y las clases son muy interesantes. Los profesores no faltan a sus cátedras, que son muy completas, y hay bastante trabajo, tareas para la casa. Mi hermana y yo fuimos compañeros prácticamente hasta terminar el curso, aunque en el último semestre yo adelanté cinco materias y ella esperó un poco más. También se graduó como mejor egresada en el siguiente periodo”.
Luis Morínigo logró una calificación final de 97.46 sobre 100, un nivel que le dio el mérito de mejor egresado. Su hermana obtuvo 96.69 y también mereció el premio de “Mención al Mérito Escolar” que en México equivale a ser mejor egresado.
Otro punto destacable de la vida universitaria en México es todo el apoyo que recibe el alumno de la institución donde estudia. “Personalmente, tuve un problema de salud, una hernia discal, del que tenía que venir a tratarme en Asunción, pues iba a ser muy costoso hacerlo en la ciudad de México. Como los responsables de las universidades conocen completamente al alumno, realizan un seguimiento hasta sicológico —si hace falta— para todos los que ingresan. Tuvieron en cuenta mi caso y dedicación y me permitieron realizar un semestre a distancia, desde Paraguay, mientras hacía el tratamiento para no perder la beca ni el curso”.
Los trabajos personalizados con los profesores son muy importantes. Se toman su tiempo para atender al alumno en los trabajos, proyectos e investigaciones.
Es así que las investigaciones universitarias son la gran nota diferencial en las universidades mexicanas. De hecho, la Universidad Autónoma de Baja California es pionera en programa de asistencia y docencia en la pequeña y mediana empresa en Latinoamérica. Guatemala, Honduras y muchos otros estados de México importan de la universidad este programa; hay gente que va a capacitarse y la adecua a la realidad local de su país.
Salir de la informalidad
Durante la licenciatura, Luis Morínigo realizó una tesina sobre el análisis financiero para pequeños inversionistas de tal modo que los informales salgan de la informalidad y puedan tener un seguimiento a largo plazo de su empresa. “Primero hicimos un análisis dándoles apoyo financiero no reembolsable para ver cómo se desenvolvían. Si lo hacían bien, tenían una segunda etapa que era acceder a un préstamo a una tasa ínfima de interés del 6 % en 18 meses. El trabajo en equipo consiguió hacer el seguimiento y el análisis para ver si las empresas podrían solventar ese préstamo y al mismo tiempo crecer y por lo menos crear una fuente de empleo pequeña en la formalidad”.
Este programa —a criterio del flamante graduado— se podría aplicar aquí con base en nuestra realidad nacional. “Solo así podremos lograr, aparte de una mejora fiscal en el pago de impuestos, que la gente trabaje en forma legal, que salga de la informalidad a través de los incentivos. Hay tantas cosas que uno aprende y quiere implementar aquí, pero muchas veces es imposible si no se los adecua a la realidad nacional”.
La adecuación de proyectos es el punto de partida para la aplicación de todo resultado investigativo. “Lo que a mí me gustó mucho es que en México ponen mucho énfasis en la empresarialidad, en las industrias y todo lo que tenga que ver con pequeñas y medianas empresas. El fomento al desarrollo empresarial, el apoyo del Gobierno a través de la Secretaría de Desarrollo Económico con subsidios, préstamos de bajo interés para el crecimiento de las microempresas, así como para los grandes inversionistas, que también necesitan de facilidades”.
La educación gira en torno a la investigación económica, financiera y de desarrollo social. Incluso, el sector agroindustrial merece una atención muy especial. “Yo me volqué de lleno a la parte empresarial, la organización industrial, para la cual veo mucho futuro en nuestro país, hay mucho campo virgen”.
La reinserción laboral
Uno de los puntos críticos de los estudiantes a su regreso al país es la reinserción laboral. Si bien su hermana Gisele decidió quedarse en el exterior ante las ofertas recibidas, Luis quiso regresar.
En este aspecto, señala que uno de los procesos incluye pasar por la Secretaría de Repatriados, a cargo de Elías Samuel Lugo, que ha decidido exonerar el pago de homologación de títulos a los egresados en el extranjero. “Por suerte, encontramos que tienen un proyecto y esperanza para la gente que está afuera, tratando de ofrecer garantías al retorno. Pero ahora la idea es ofrecer garantías laborales para que podamos venir a aplicar lo aprendido. El simple hecho de ver que hay intención en este campo es importante”.
Y como lo dijo en su discurso de graduación, estudiar en México ha sido una experiencia enriquecedora, sin duda la más importante y prestigiosa hasta este punto de la vida. “Ahora empieza nuestro camino ante el mundo exterior (…) empezamos a caminar este trecho que es el que nos abre las puertas en el mundo laboral para crecer como personas y profesionales. Ahora comienza el camino pedregoso de la vida, que debemos enfrentar con optimismo y mucho entusiasmo”.
“La vida —agrega— siempre nos presentará pruebas y obstáculos que sobrepasar, por lo que no debemos claudicar, sino superarlos para sobresalir, no ante el mundo, ni buscando reconocimiento, sino por nosotros mismos, ya que la vida nos llenará de satisfacciones si la enfrentamos de esa manera”.
La prueba más dura viene ahora, la de probar aplicar en Paraguay lo aprendido, sin que sea una persona preparada más que se fugue al exterior.
La vida siempre presenta obstáculos que sobrepasar. La prueba más dura viene ahora; aplicar en Paraguay lo aprendido, sin que sea una persona preparada más que se fugue al exterior. Fuente Abc Color

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.