4 de mayo de 2011

La música paraguaya dió una lección de unidad el año del Bicentenario.

El Bicentenario patrio logra reunir a dos orquestas rivales en un mismo escenario.
Como una metáfora de lo que se espera que sean los festejos por la Independencia, grupos que compiten entre sí, la OSCA y la OSN, subieron al escenario de Jesús de Tavarangue con un mensaje de unidad. Por Luján Román Aponte. UH.
En un escenario único, la música paraguaya dio una lección de unidad el sábado pasado, cuando más de 170 músicos de las orquestas más emblemáticas del país se ensamblaron en un mismo himno de igualdad y paz en la Misión Jesús de Tavarangue, de Itapúa.
Si bien a nivel artístico son grupos rivales, la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Asunción (OSCA), creada en 1957, y la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), que data del 2008, encantaron con las melodías de los violines, trombones, flautas traversas y demás instrumentos, a toda la ciudadanía que se acercó hasta el sitio histórico declarado Patrimonio Universal de la Humanidad por la Unesco.
UN SUEÑO. "Este es un sueño largamente acariciado, porque no es muy frecuente que en el ambiente artístico se den situaciones como esta, porque a nivel musical es donde se aprecia mejor la existencia de grupos antagónicos. Siempre existió la lucha de sectores; hemos sufrido mucho tanto en la música como en las otras artes este tipo de desentendimiento o falta de madurez porque no hemos sabido trabajar juntos", distingue el maestro Luis Szarán, director de la OSCA.
Al son de Che trompo arasa, los talentos de la música nacional de ambas orquestas deleitaron al público, ejecutando las melodías más emocionantes del repertorio patriótico.
Para el director de orquesta, con esto se demuestra que es posible crear música paraguaya sin ningún tipo de jerarquías, y que es posible construir la belleza y la música de la nación juntos.
Entrelíneas explica el maestro, que dirige a los 80 músicos de la OSCA, que lo que motivó esta unión orquestal multitudinaria es demostrar que es posible cumplir con las letras del himno, en cuyas frases se distingue el valor de la unión y la igualdad para los paraguayos.
TOLERANCIA. "Queremos transmitir la imagen de que llegó el momento en que tenemos que hacer la tarea de avanzar todos juntos, tolerarnos y querernos para salir adelante; por eso, queremos dejar un símbolo, un mensaje de que no hay otra salida para que nuestro país pueda llegar a ser lo que todos soñamos: un Paraguay libre, que apunte al progreso, en la unidad y el trabajo", sostuvo finalmente Luis Szarán.
La gran orquesta del Bicentenario hizo realidad aquel mensaje de Anive ñañorairô, anive jaiko vai, taimbarete ñane Paraguái.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.