25 de julio de 2011

Albrecht sigue con los pies en la tierra y la mirada al cielo

La bailarina compatriota Diana Albrecht comenzará una nueva etapa en su ya exitosa carrera en los Estados Unidos de Norteamérica, con su incorporación al Boston Ballet. Piensa que le quedan todavía sueños por alcanzar con los pies en el suelo y la mirada en el cielo. Fuente Abc color.

“Las actividades comienzan el 9 de agosto en el Boston Ballet y la temática de las compañías un poco mayores es aprender coreografías que se van a bailar en la temporada, una serie de repertorio y ensayar a medida que se van presentando las fechas. Comenzamos con ‘Romeo y Julieta’, luego el ‘Cascanueces’, obras de Balanchine y Christopher Wheeldon, ‘Don Quijote’, ‘La Sílfide’ además de coreografías de Jerome Robbins. Mi ilusión es comenzar, tratar de aprender y estar en la cantidad de ballets que se presenten, aprender de los coreógrafos con los cuales no tuve ocasión de trabajar, que son bien renombrados en el ambiente. Ir paso a paso, ir buscando nuevas metas de acuerdo a cómo se presentan las oportunidades”, comentó Albrecht.
“Hay diferentes versiones como la de Cranko en ‘Romeo y Julieta’ y cada coreógrafo pone su estilo, este es uno muy particular, una de las más románticas y lindas versiones que existen de esta obra. Lo que realmente me emociona es ser parte de ella. Hay que adecuarse al estilo, no es lo mismo de lo que yo bailé en Washington. La dinámica es diferente también. Por ejemplo, incluyen más personas en el escenario, es como más exigente en cuanto a técnica”.
“Cuando me mudé a Boston –dijo– tuve oportunidad de tomar clases con bailarines que estaban haciendo clases de mantenimiento, me recibieron muy bien, tengo muchos amigos en común, todavía me falta conocer a gran parte de la compañía, como también a los maestros, que tendré ocasión de conocer a mi regreso”.
“Paraguay es mi fuente de energía. Llega el mes de mayo, ya siento las ganas de estar por acá, de compartir con la familia. Es un aire diferente. Cuando llego acá recuerdo todo lo que pasé, es totalmente diferente a lo que estoy viviendo ahora y más el apoyo de la familia, el calor del hogar que es la parte humana cuando estoy allá todo es bien matemático, el entrenamiento, la rutina es pesada. Es por eso que para mí es muy importante estar acá por unas semanas, ya que recargo mis energías y tomo un receso del constante estrés que representa estar en un ambiente competitivo”.
“Hay mucha gente que demuestra cariño, afecto, que realmente admiran el trabajo que estoy haciendo allá. Eso me da energía, yo trato de compartir lo que estoy viviendo y trato de ayudar a quienes necesiten algún consejo. Es diferente cuando yo era más chica, quería escucharle a mis bailarinas favoritas, es muy importante el contacto humano. Inclusive los mayores coreógrafos que uno tiene da un poco de miedo, pero somos humanos y necesitamos atención”.
Estar afuera te ayuda
“El estar afuera te ayuda a tener un corazón duro, es muy difícil conseguir el balance emocional, mental y nunca nada es perfecto. Representa un esfuerzo muy grande, un renunciamiento total a lo que uno desea hacer con su vida personal, para conseguir lo que uno desea con la vida profesional.
Todo depende de las oportunidades que se van presentando y si uno aprovecha bien. Eso no significa solo roles. Una clase puede representar la gran oportunidad de tu vida, una competencia, un gesto, una presentación, también el saber sobrellevar las adversidades. Da la imagen de lo que sos y de lo que podés llegar a ser”.
“Hay una frase que un amigo me dijo. Hay que tener los pies en el suelo y la mirada en el cielo, porque cuando uno va superando o consiguiendo lo que llamamos sueños, nos tenemos que fijar otros objetivos. Mi gran sueño era llegar a una compañía mayor y ahora que ya estoy, la mente tiene que generar nuevos desafíos, nuevas estrategias, porque todo es estrategia en esta carrera. Mi mayor anhelo ahora es consagrarme, estar segura de mí misma y llegar al punto de estar cómoda como lo hacía en el Washington Ballet, ya que eso te hace crecer”.
“Mucha gente se pregunta cuáles son los pasos para llegar a donde uno quiere y la verdad nada está estipulado, todo es muy relativo. Lo más importante es trabajar y superarse a uno mismo, encontrar la forma de exponerse y saber aprovechar las oportunidades que se presenten a veces sin involucrar el corazón”.
“Cuando uno sale afuera uno puede sentirse carente sentimentalmente, sin la cercanía de la familia, pero así es el sistema de una compañía profesional”, señaló finalmente la bailarina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.