7 de julio de 2011

Aumenta tensión y atropellos policiales a inmigrantes en PG, Maryland

CASA de Maryland colecta denuncias y ofrece ayuda legal.

por ANDREA ACOSTA. El Pregonero
Por ofrecer su ayuda a vecinos en problemas, el inmigrante Cruz García recibió golpes de parte de la policía y probablemente será deportado. Eran las tres de la madrugada cuando fue a recoger a la madre de su hijo al salir de un restaurante en Riverdale, Maryland. Pudo ver a una persona ensangrentada bajo la custodia de la policía y unas veinte personas diciéndole: “Tú lo golpeaste”. Luego llegaron varias patrullas y los oficiales pidieron que se desaloje el estacionamiento. Al irse, Cruz sugirió que se llame a CASA de Maryland o a algún abogado.
Esta intervención molestó a uno de los policías a tal punto que procedió a darle un golpe a Cruz en la cara, lo empujó contra un auto, lo agarró del hombro y lo echó al piso. Lastimado, fue llevado hasta la patrulla donde otro funcionario le preguntó a Cruz: ¿Quieres un abogado? Seguidamente le dio un golpe del otro lado de la cara y exclamó: “Aquí está tu abogado”.
Luego lo amenazaron con la deportación, lo arrestaron bajo cargos criminales y sus abogados dicen que lo pueden deportar.

También víctima de maltrato policial, Marina Manzano no teme contar su historia ni ser deportada. El 19 de junio pasado estaba con su esposo en un estacionamiento cuando se acercó un oficial a preguntarle qué estaba haciendo allí. Aunque ella dijo que estaba visitando a un familiar, aunque había otros autos en el lugar y aunque no había rótulos indicando una prohibición; el agente le dijo que no podía permanecer allí.
Entonces llegaron más patrulleros y le ordenaron a su esposo que salga del auto, pero como él no entiende inglés atinaron a apuntarle con una pistola en la cabeza. Marina reaccionó con gritos y llanto, por lo cual el oficial abusivo le dijo que se callara y la obligó a salir del auto. La revisaron y registraron su automóvil para luego llevarla detenida por seis horas. “Seguramente la policía pensó que éramos indocumentados, pero llegamos a este país legalmente y no tenemos miedo de hablar”.
Patrón común
Hay muchas más historias en la calle, pero las víctimas sí tienen miedo de denunciar los atropellos -según los activistas de CASA de Maryland, organización que en respuesta a estos incidentes ha lanzado la campaña "Verano de Derechos Civiles". La iniciativa busca informar a la comunidad sobre sus derechos civiles y registrar las denuncias de conducta impropia e ilegal por parte de la policía.
CASA presentó estos casos de abuso y los detalles de su iniciativa el martes pasado en el centro multicultural de CASA de Maryland (8151 15th Avenue, Langley Park, MD 20783).
La iniciativa se implementó por el aumento del número de denuncias de abuso desde junio, cuando la policía de Prince George incrementó el patrullaje y las revisiones en las calles en cinco sectores: Langley Park, Riverdale, Suitland, Hillcrest Heights y Glassmanor.
La organización ha recibido últimamente docenas de reportes de atropellos policiales y sigue recibiendo de tres a cuatro casos nuevos cada semana. Al mismo tiempo ha ido creciendo la preocupación de los defensores de los inmigrantes y el clima de tensión entre vecinos y oficiales de policía.
“Han elegido cinco comunidades de bajos ingresos para aumentar la presencia policial. Ello significa que gente inocente, caminando por la calle, sufrirá abusos”, según Enid González, directora del departamento legal de CASA.
Los líderes comunitarios reconocen que hay necesidad de combatir el crimen en estos vecindarios, pero lo que se está viendo son múltiples ejemplos de rastreo, intimidación, acoso, allanamientos y detenciones ilegales, paradas a vehículos, automovilistas y peatones inocentes.
“Tienen que centrar sus esfuerzos en el crimen verdadero, no en acosar a los residentes”, reclaman los organizadores comunitarios que ya están planeando una manifestación en defensa de sus derechos.
Con la iniciativa “Verano de Derechos Civiles”, los vecinos conocerán sus derechos civiles y aprenderán a proceder para defenderlos. CASA ha entrenado a un equipo de voluntarios para atender la línea de denuncias, evaluar las quejas y procesarlas. Les apoyan estudiantes de leyes, ayudantes de abogados y el equipo legal de CASA.
Ante el aumento de casos, la organización está contratando más abogados para asistir a estas personas víctimas de abuso a los derechos humanos.
“No queremos más abusos de la policía ni discriminación, queremos paz”, dijo la vecina del sector y voluntaria de CASA Carmen López en la conferencia de prensa. "A pesar de que estamos luchando contra el crimen en nuestra comunidad, estamos siendo tratados como criminales por la policía solo por el color de nuestra piel o el idioma que hablamos”.
Prince George participa en el programa de inmigración "Comunidades Seguras" desde diciembre del 2009. Al colaborar la policía local con las autoridades de inmigración (ICE), cualquier contacto con la policía puede llevar a la deportación. Según CASA, Prince George tiene el segundo nivel más alto en el país en deportar a personas con delitos menores o sin antecedentes penales.
Hay evidencia de policías hostiles haciendo arrestos falsos, incluyendo a madres de familia arrestadas después de quejarse de violencia doméstica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.