9 de julio de 2011

En Paraguay sobran abogados, pero faltan ingenieros

Empresarios de diferentes ámbitos manifestaron su preocupación por la escasez de profesionales tanto para la ingeniería, así como personas capacitadas para el ámbito económico. Ambos coinciden en que si en el futuro no se invierte en la educación de más profesionales, se corre el riesgo de que se forme un “cuello de botella” para el desarrollo del Paraguay.Por Antonella Brignardello
Al año se reciben alrededor de 800 abogados de la Universidad Nacional de Asunción, sin contar con aquellos que se reciben en las universidades privadas. En contra partida, cada año solo se reciben unos 100 ingenieros, tanto en el área civil como en el área industrial e incluso mecánico, así como médicos que a veces llegan a 130 o menos.
Estas cifras demuestran la gran diferencia que existe en el país a la hora de formar profesionales. Según el Colegio de Abogados de cada 10 abogados, seis estan sin trabajo, o cumpliendo otra función totalmente diferente para la cual se formó.
Ni siquiera vamos a abordar la calidad de la educación pues es otro punto aparte que merece un espacio mucho más extenso con la opinión de más profesionales.
Alberto Acosta Garbarino, presidente de Banco Familiar, había dicho que el país debe celebrar la bonanza que está experimentando pero no dormirse en los laureles porque los ingresos aumentaron en tan solo un año. Su experiencia le enseño que si el dinero no se invierte debidamente, dificilmente se obtengan ganancias en el futuro. Es así que plantea que ese auge económico debe destinarse en primer lugar a la educación.
Estudiar y trabajar se vuelve difícil compaginar, porque ambos exigen mucho tiempo y dedicación.
“Tenemos 40 nuevas sucursales en el país, pero nos cuesta encontrar gente capacitada para que atienda a los clientes”, expresó al turno de advertiir que si esta problemática no se zanja, el futuro se podría ver comprometido con un cuello de botella causado, no por una crisis económica o la baja del dólar, sino por la falta de gente capacitada para el ámbito económico.
El ex presidente del Instituto de Previsión Social, Pedro Ferreira, es ingeniero civil e industrial. El mismo forma parte del directorio de un puerto privado que se encuentra actualmente en desarrollo y buscando profesionales para ocupar los puestos que se van creando.
Ferreira relató que es dificil conseguir un ingeniero que quera trabajar en un puerto, porque no hay, pese a que el sueldo que se ofrece para estos puestos es de unos G. 4.000.000 para estudiantes y entre G. 8.000.000 a G. 12.000.000, a parte de los beneficios sociales.
Busqué estudiantes, y nada, busque profesionales y nada, decía Ferreira en un tono de desazón y evidente cansancio. Su experiencia en el ámbito público le demostró una situación un poco desagradable “la gente quiere sentarse y cobrar dinero, sin hacer nada”.
¿Por qué?
¿Por qué hay tan pocos ingenieros, médicos y economistas? Si analizamos tenemos varios argumentos. En primer lugar el bajo salario y el costo alto de vida: se suele escuchar decir a la gente que actualmente se trabaja solo para comer y vivir, pero que el dinero no alcanza para otras inversiones importantes como la educación.
El trabajo se convierte en el segundo problema a la hora de estudiar por el horario que uno debe trabajar que es mucho más que las ocho horas que estipula el Código Laboral. Trabajar y estudiar se convierte en un gran desafío por el desgaste físico y mental que produce, que afecta la concentración y el aprendizaje.
En tercer lugar, el alto precio de las carreras y el tiempo que se debe dedicar para las mismas. Un libro cuesta G. 50.000 en adelante y se requiere de por lo menos dos a tres libros por materia, lo que se vuelve a multiplicar año a año mientras dure la carrera.
El costo de ser abogado e ingeniero
Un bajo salario no permite ahorrar en Paraguay.
Solo para comparar el precio de estudiar abogacía e ingeniería tenemos algunos datos facilitados por ambas facultades.
Para estudiar Derecho se debe abonar G. 800.000 que es el costo del cursillo de cuatro meses. Posteriormente, se debe pagar para el examen de ingreso G. 600.000, y si se supera la prueba, se abona una matricula de 500.000 y una cuota anual de G. 200.000. En total, el gasto se puede redondear a G. 2.100.000 que es lo que exige la Facultad, pero sin sumar el costo de los libros los cuales orillan entre G. 35.0000 y G. 150.000 y la manutención.
Estudiar ingeniería, cualquiera sea la especialidad, tiene otro costo. En primer lugar el estudiante debe pasar el Curso de Nivelación, con una duración de cinco meses, que cuesta G. 500.000 la inscripción, más cinco cuotas de G. 250.000. El examen final cuesta G. 500.000.
La segunda etapa, es otro curso previo al ingreso de tres meses, cuya inscripción cuesta G. 100.000, más tres cuotas de G. 250.000 y el examen final se abona G. 25.000. Superadas estas dos pruebas, uno puede matricularse abonando G. 350.000, más una cuota mensual de G. 85.000 durante los cinco años que dura la carrera. Si sumamos estos primeros gastos tenemos que la carrera cuesta unos G. 3.560.000. Claro que tampoco aquí se suma el costo de los libros, manutención y otros gastos.
Una persona de nivel medio para abajo no tiene la posibilidad de acceder a estudiar alguna carrera de ingeniería, puesto que no existe manera de solventar esos gastos dependiendo exclusivamente de la familia. Si este es el plan, obligatoriamente deberán de trabajar en forma paralela para cubrir estos gastos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.