1 de julio de 2011

Felipe del Puerto Cerone, un inmigrante que adoptó al Paraguay como su patria.

Resaltando el aporte de los inmigrantes en el año del Bicentenario.
Durante los últimos 200 años muchos migrantes han llegado al Paraguay atraídos por su riqueza natural y la afabilidad de su gente. Hombres y mujeres de países limítrofes, otros de lejanos continentes han elegido vivir en tierras guaraníes, su esfuerzo, trabajo y perseverancia no solo les ha permitido sacar adelante a sus familias sino también han contribuido al desarrollo del país, apuntalando el progreso de alejadas comunidades rurales tanto en la región occidental como en la oriental.
Dentro de esta larga lista de inmigrantes destacados, sobresale la figura de Don Felipe Benicio del Puerto Cerone, uruguayo de nacimiento y paraguayo por adopción quien con su arduo trabajo, sus ideas y aportes ha contribuido preponderantemente al progreso de las Misiones, en especial de San Juan Bautista. Como uno de los pioneros de esta ciudad incursionó en diversas áreas de la vida, política, económica, social y cultural dejando un legado que hoy, no solo San Juan Bautista debe de reconocer y valorar, sino todo el Paraguay, como testimonio del agradecimiento a quienes sin haber nacido en el país han marcado un hito en la historia de nuestro pueblo.
A continuación una breve reseña de la vida de Don Felipe Benicio del Puerto Cerone desde su llegada al Paraguay en 1.885.
Ocupó el cargo de Vice-Cónsul de la República Oriental del Uruguay en San Ignacio, con Jurisdicción en todas las Misiones.
Siendo Don Juan Romero, Intendente de San Juan Bautista, se destacó siendo Presidente de la Junta Municipal por varios períodos.
Fue comerciante, ocupó un amplio local propio. Se dedica a los ramos generales (almacén, tienda, ferretería, talabartería, siendo el más importante del Dpto.
Fue importador y exportador: exportaba: lana, cuero y cerdas a Europa por el puerto de San José-mí (Ayolas), vía puerto de Nueva Palmira y Montevideo-Uruguay.
importaba: desde Uruguay a San Ignacio: tejidos, vinos y artíc. de ferretería, desde Europa. Operaba desde San Ignacio con firmas comerciales del Uruguay: Mac Gregor – Aitken y Cía. Braceros y Cía.
Contaba con dos establecimientos rurales:
a- San Juan Bautista de las Misiones, en Ipaú: DARITO con 2.900has.
b- San Miguel de las Misiones: TATA RECREO con 2.200has.
La propiedad estaba dividida en cinco potreros.
Barraca: que utilizaba para depósito y salazón de cueros.
Corrales: poseía tres en Urundey.
También se dedicó al acopio de frutos del país.
Su ganado vacuno era de excelente mestización.
Donó alhajas para la Comisión "Oro para la Victoria".
Colaboró enviando valiosas donaciones al "Batallón de los Exploradores Misioneros", acompañados por Mons. Rojas.
Fue miembro de la Comisión Pro-Frontis de lo que sería la actual Catedral de San Juan Bautis ta Misiones.
Fue miembro fundador y Presidente en el segundo período del Club social y Deportivo "24 de Junio" de San Juan Bautista.
Fue miembro fundador y entre otros ocupó, la Presidencia del Club Deportivo, Social y Cultural "1º de Enero" F.B.C. de San Juan Bautista.
Fue además miembro fundador del primer Club Social Sanjuanino.
Para la contienda chaqueña donó: mulas, ganado vacuno y una importante tropilla de caballos para el RC2 "Coronel Felipe Toledo", cuyo comandante era el cnel. Alfredo Patricio Ramos.
Su segunda esposa, Sra. Ana Dejesús Recalde González, cuando la Guerra del Chaco, contribuyó para la Defensa Nacional y para la Cruz Roja.
Dos de sus hijos: Benicia Guillermina del Puerto Recalde y Osvaldo Félix del Puerto Recalde, fueron ayudante de enfermería y soldado en la guerra del Chaco, respectivamente; este último desempeñándose como chofer de Guerra, de los Choferes del Chaco del Mcal. Estigarribia. El 29 de Septiembre del 2009 fue condecorado con “La Cruz del Defensor”, uno de los máximos galardones del ejercito y el 12 de Junio del 2011, recibió frente al Panteón de los Héroes, la Medalla del Bicentenario. Ambos oriundos de San Juan Bautista Misiones. Éstos veteranos de guerra, defendieron a su País con dignidad y patriotismo, valores inculcados por su padre Don Felipe Benicio del Puerto Cerone, quien desarrollara el sentido de PERTENENCIA, demostrado por su ilustre tarea ciudadana.
Fue Presidente de la Comisión Pro-Construcción de la Escuela Normal de Profesores Nª6 de San Juan Bautista. Una vez terminada la construcción del local escolar, siempre bajo la presidencia de ”Don Felipe B.”, el Gobierno Nacional, premió a San Juan Bautista por la excelente autogestión de sus pobladores, elevando la Institución a la Categoría de Escuela Normal (nombre anterior al impuesto por Alfredo Strossner). Cuentan los pobladores que para las fechas del 14 y 15 de mayo, este presidente de Comisión Pro- Construcción, daba una rica merienda a todos los alumnos para festejar la fiesta patria, haciéndolo en forma gratuita. En la actualidad el Historial del Colegio Nac. Victor N. Vasconsellos (nombre impuesto por Alfredo Stroessner), reconoce la presidencia de “Don Felipe Benicio del Puerto Cerone”.
Fallece en Asunción, el 11 de marzo de 1941 y a pedido del pueblo de San Juan Bautista-Misiones, sus restos fueron trasladados a San Juan, donde descansan actualmente en el Campo Santo. Deja los siguientes campos: una legua en Cnel. Oviedo, media legua en San José de los Arroyos y una propiedad en Asunción valuada por 60.000 guaraníes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.