19 de julio de 2011

LA IMPUNTUALIDAD, HÁBITO QUE HABLA MAL DE TODOS

Nos vemos a las seis, hora paraguaya.

“¡Ey, Lucas, hace rato que te espero! ¿No era para las seis el encuentro? Sí, pero eso no significa que llegues tan exacta”. La popular “hora paraguaya”, que supone que uno puede presentarse 20 o 30 minutos más tarde de lo acordado, es un mal hábito que denota una falta de respeto hacia el valioso tiempo de los demás. Aunque muchos consideren la impuntualidad como algo normal y justificable, en realidad constituye un factor de atraso para el país. Por Gabriela Marmori.
Cuando uno tiene un compromiso, ya sea un acontecimiento familiar o una reunión laboral, y acude al lugar media o una hora después de lo establecido, demuestra la poca o nula importancia que le da a esa actividad. Al intentar justificarse, las excusas nunca faltan, como por ejemplo que había mucho tránsito, que no sonó el despertador, etc., pero casi nadie se traga el cuento.
Llegar tarde una vez o esporádicamente por motivos de peso es comprensible bajo cualquier punto de vista. Sin embargo, cuando esto se convierte en una costumbre, se generan contratiempos y conflictos en el entorno.
El problema es que cuando a una persona se la conoce por su impuntualidad adquiere una imagen de irresponsable y dejada, lo que automáticamente la relega a un segundo plano y hace que sus conocidos no tengan mucho interés en contar con ella para tareas trascendentes y valiosas dentro de una institución.
Muy por el contrario, quien se caracterice por cumplir con los horarios es visto con buenos ojos, como alguien formal, que toma sus obligaciones con seriedad. Por eso, el día que surja un imprevisto que le impida presentarse a tiempo, todos lo entenderán.
Los malos hábitos como este solo perjudican a uno mismo y de más está decir que urge modificarlos. No en vano la “hora paraguaya” se encuentra entre los siete pecados capitales de nuestro pueblo, pues es tan tradicional que hasta se la considera como normal.
Aunque gran parte de la población esté a favor de esta tradicional práctica, es preferible marcar la diferencia y ubicarse en el grupo de los pocos que apoyan la puntualidad y los modales responsables.

1 comentario:

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.