27 de julio de 2011

Las Amenazas Actuales en el Paraguay – Una reflexión ciudadana

Por Coronel (SR) Juan Torres, consultor en temas de defensa desde Paraguay.
Actualmente en el Paraguay, como en casi todos los países, la llamada Guerra Convencional ya no es la Amenaza vigente pero no por eso el país no tiene amenazas que conspiran contra su Desarrollo y Prosperidad sino que fue reemplazado por otras amenazas “no convencionales” como el Narcotráfico, el EPP, el Crimen Organizado, los “Campesinos sin tierra” (en el campo) y los “Motochorros”, los “Polibandis”, los “Peajeros” y otras modalidades (en la ciudad) que, encubiertos generalmente como “gente que busca reivindicaciones sociales” convierten en feudos suyos ciudades, pueblos, extensiones de terreno cultivados, bosques, imponiéndose a la Ley y al Ordenamiento Constitucional amparados por Autoridades Departamentales y a veces referentes del propio Gobierno Nacional. La percepción de la Falta de Seguridad es grande y la ciudadanía se protege de variadas maneras aumentando el descrédito de los estamentos encargados de mantenerla (la Policía Nacional) a quienes en el sondeo público lo acusan de venderse a los delincuentes haciendo que los ciudadanos normales o comunes se encuentren huérfanos de la protección estatal que les corresponde por derecho; los Sindicatos aprovechándose de la falta de Gobierno realizan paros por cualquier motivo y el ciudadano común es el que sufre las consecuencias con el tránsito paralizado, los ómnibus en huelga ya sea choferes o transportistas, los nativos ocupando Plazas y cerrando calles, sindicatos de maestros no dando clases, obreros paralizando fábricas o estaciones de salida o entrada de pasajeros.
 Pese a que el Paraguay es considerado un país de “tránsito” las estadísticas actuales dan cifras alarmantes de adictos, consumidores, traficantes de sustancias nocivas y tóxicas de venta y comercialización prohibidas (drogas); la marihuana producida en la zona Norte es una de las mejores en calidad en el mundo y su cultivo lo protegen los propios campesinos, el EPP, bandas de delincuentes comunes nacionales y extranjeros (Brasil).
El delito de “moda actual” es el de la invasión de tierras productivas alegando títulos falsos, excedentes, que están en manos de extranjeros o de “brasiguayos”, ahuyentando con estos actos a productores y a futuros inversionistas dejando de a poco sin capital que apoyarían el desarrollo del país. En las ciudades, ante la inacción de la Policía (por incapacidad o corrupción) proliferan los Motochorros: personas que se desplazan en motocicletas de a uno o dos y actúan acercándose a las personas con los cascos puestos y ya sea de un tirón o con amenazas de armas blancas o de fuego les arrebatan bolsos, carteras, celulares, billeteras o cualquier otro objeto de valor que posean escapándose del lugar en sus motocicletas que no tienen placa por lo que no se los puede identificar si no se les detiene en un mínimo de tiempo. Los Polibandis: personal de la Policía que integran las bandas que asaltan Financieras, Bancos, domicilios particulares o a personas que acaban de retirar altas sumas de dinero para Empresas u otras Instituciones Públicas; los Peajeros: personas que se instalan en esquinas oscuras o en las cercanías de un Estadio de Futbol (cuando se realizan encuentros deportivos) o en los conciertos y cualquier otro evento que aglutine a cantidad de personas intimando a las mismas a entregarles una suma de dinero para su tránsito por las calles de esa zona. Todo lo que se relata mas arriba son los que contribuyen a hacer que el ciudadano viva encerrado en sus casas y aumenta la sensación de Inseguridad que es el común de la vida diaria del paraguayo.
Próxima entrega: como reacciona el Estado, la Policía Nacional y las FF.AA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.