10 de agosto de 2011

Alternativas de Solución al Problema de seguridad – Importancia de la Población

Siguiendo con las entregas semanales para los lectores de Ecos del Paraguay hoy el Cnel Torres, nos presenta aternativas de solucion al problema de seguridad en Paraguay.
La solución al Problema presentado en la entrega anterior no se circunscribe a un solo aspecto sino que es un conglomerado de acciones y actitudes que se deben encarar en forma conjunta por varios estamentos de la sociedad paraguaya encabezados por una demostrada Voluntad Política de parte del Gobierno de turno y solo de esta manera se obtendrá el éxito deseado en la lucha contra estos flagelos que conspiran contra el desarrollo de toda la Nación. Lastimosamente existen intereses particulares que atentan contra el Interés Común y son los marcan la pauta en el accionar de estas Instituciones haciendo difícil la tarea de la lucha contra las Amenazas no Convencionales. Los ejemplos comentados anteriormente y el vivir el día a día en este hermoso país hace que nos pongamos tristes al ver que subsistan dichos problemas pudiendo ser resueltos en poco tiempo solo con la voluntad de, en primer término, el gobierno de turno acoplándose a ello las otras Instituciones involucradas en el tema de Seguridad y Defensa. Al persistir los mismos presentan un terreno fértil para el desarrollo de actividades ilícitas como Narcotráfico, Crimen Organizado, Bandas de Delincuentes, Corrupción, Lavado de Dinero, Tráfico de Órganos y Personas y otros dejando en la indefensión total a los ciudadanos de bien que trabajan en este país tanto nacionales como extranjeros.
 Dentro de las alternativas para la solución de los problemas se deben dar en primer término un cambio de actitud del Gobierno, de los encargados de la Justicia y del pueblo que con su constante denuncia de hechos delictivos, no importando de donde provienen, harán que disminuyan los mismos y que los órganos responsables cumplan mejor sus deberes. El ciudadano debe reconocer y valorar su posición dentro del esquema de la Nación y forzar con su participación el accionar de los órganos encargados de la Seguridad y la Defensa que son los encargados de proporcionarle el marco de seguridad para que así pueda desarrollar sus actividades económicas, sociales, comerciales y deportivas en pos de su beneficio personal y por ende el de toda la Nación.
El ciudadano paraguayo es un ser sencillo, pasivo, paciente, permisivo, condescendiente; lo que hace que aquellos que detectan el poder pasen por encima de los derechos del ciudadano amparados por el déficit en Justicia, Leyes, que ampara y cubre todos los desvíos que se cometen en todos los campos. Nuestro pueblo debe acostumbrarse a reclamar lo que le corresponde ante las autoridades pero así también cumplir con todas sus obligaciones como ciudadano para así tener la Moral necesaria para exigir el cumplimiento de sus derechos. Es hora de que exijamos la moral, el patriotismo, la honestidad y los valores éticos de quienes fueron depositarios de nuestra confianza quienes, en plena campaña electoral realizaron promesas de un Paraguay mejor con prosperidad y bienestar de todos los que habitamos esta bendita tierra.
Al acabar esta serie de Reflexiones en voz alta de lo que pensamos acerca de la Defensa y Seguridad visto desde nuestro país esperamos haber contribuido aunque sea con un granito de arena con conceptos que tocan el Tema y pedimos a aquellos oyentes que tienen críticas, diferentes puntos de vista sobre lo tratado o deseen agregar algo sobre el mismo, lo hagan llamando o escribiendo a ECOS DEL PARAGUAY que con gusto les responderemos o trataremos de aclarar con sumo placer, las dudas o ponencias que tengan al respecto. Afectuosamente Cnel (SR) Juan Torres – Asunción Paraguay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.