2 de agosto de 2011

De niño de la calle, a pasos de convertirse en joven ingeniero

Un paraguayo que ve sus sueños hecho realidad.
Gustavo Vallejos es un ejemplo de superación. Creció en un hogar donde fue llevado por el maltrato que recibía de unos tíos. Hoy es uno de los mejores alumnos y quiere dar a su hijo lo que él no tuvo.
Por Claudia Cardozo.UltimaHora.com.
Tenía 7 años cuando el niño de ropas harapientas fue rescatado de las calles de Ciudad del Este, en el Alto Paraná. Antes de eso, vivió las más graves dificultades. Pero un hogar lo acogió y pudo salir adelante pese a todas las adversidades. Gustavo tiene hoy 24 años y cursa el cuarto año de la carrera de Ingeniería Eléctrica. El joven demuestra con su vida que no hay obstáculos si uno tiene deseos de superarse.
Esta es la historia de Gustavo Vallejos. Un joven que se siente orgulloso y feliz de poder estudiar en la universidad. El que no haya crecido con su familia biológica, sino en el Hogar Bethel, ubicado en el barrio Remansito de la capital departamental, no fue impedimento para crecer. Sus proyectos son varios y entre ellos, formar una linda familia y brindar a su hijo todo lo que él no tuvo de sus padres.
Gustavo recuerda que su madre lo abandonó luego de nacer en casa de sus abuelos y vivió con ellos hasta los 6 años en un pequeño pueblo de Paraguarí. Luego una tía lo trajo al Alto Paraná con la intención de hacerle estudiar y trabajar. "Por las mañanas vendía empanadas y por la tarde iba a la escuela", rememora.
Un día decidí escapar de la casa porque mis tíos me pegaban mucho por cualquier cosa. A veces faltaba un poco de dinero por las ventas de empanadas y no me perdonaban. Solo acababa de cumplir 7 años y no tenía noción de lo que pasaba, no soporté seguir con ellos", cuenta en medio de algunas lágrimas.
Gustavo manifiesta que el día en que escapó, deambuló por las calles del kilómetro 7 de la localidad y durmió bajo un vehículo estacionado. No olvida que estuvo más de una semana en esa situación y que en todos esos días un hombre del barrio le invitaba de su desayuno y almuerzo. "Ya no recuerdo el nombre de ese hombre, pero su rostro jamás olvidaré. Gracias a él no pasé mucha hambre", señala.
Tras la desaparición del niño, sus tíos dieron aviso del caso e iniciaron la intensa búsqueda. Los vecinos de la familia denunciaron que el chico sufría severos castigos y cuando lo encontraron, fue llevado al hogar.
SUPERACIÓN. Vallejos vivió en el hogar desde los 7 hasta cumplir 20 años. Allí recibió todo lo necesario para salir adelante. Cursó sus estudios en un colegio privado de la ciudad de Presidente Franco y culminó el bachillerato siendo mejor egresado.
El joven también aprendió a ejecutar guitarra y cantar, por lo que siempre supo aprovechar el tiempo en el hogar. "Él es como un hijo más para mí y nos sentimos orgullosos de tenerlo cerca. Vivió en el hogar hasta los 20 años y siempre fue un chico impecable", explica Antonio Rodríguez, director del Hogar Bethel.
Don Antonio rescata que Gustavito siempre tuvo un espíritu fuerte y muchas ganas de superarse, por lo que supo pasar todas las barreras que le aparecieron en el camino. "Nunca desistió y ahora está a punto de ser un flamante ingeniero. Siempre demostró interés en sus estudios y crecer en esta vida", indica.
EJEMPLO
Gustavo Vallejos es considerado un ejemplo para los 36 niños que actualmente viven en el Hogar Bethel.
El joven actualmente vive en un departamento particular, trabaja y se prepara para los últimos dos años de su carrera, que cursa en la Facultad Politécnica de la Universidad Nacional del Este.
Por todo su esfuerzo y dedicación, el año pasado recibió un reconocimiento en un evento donde se valoran a las personas que sobresalen en la comunidad. "Doy gracias a todos los que me apoyaron de alguna u otra forma y ánimo a todos los que quieran salir adelante. Todo se puede con Dios en el corazón", refiere el universitario mientras ensaya uno de los tantos trabajos de la facultad delante de la computadora.
Dice sentirse orgulloso e invita a los demás niños y jóvenes a imitarlo estudiando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.