24 de agosto de 2011

Del Chaco al Madison Square Garden

Tex Rickard fue uno de los empresarios deportivos más importantes de los Estados Unidos de América, allá por la década del 20. Su afán de hacer negocios le trajo a Suramérica, específicamente al Paraguay, donde fue empresario ganadero. Posteriormente regresó a su país y fue el constructor del célebre estadio Madison Square Garden de Nueva York. Por Luis Verón .
Un personaje de fama mundial, cuyo nombre está unido al de nuestro país, fue George Lewis Tex Rickard. Fue buscador de oro en Alaska, empresario de juegos de azar, ganadero en el Chaco paraguayo y uno de los más grandes empresarios del mundo del boxeo que conoció este deporte en los Estados Unidos de América.
Sus primeros pasos
George Lewis Rickard nació en Kansas, Missouri, el 2 de enero de 1870. Cuando apenas contaba con cuatro años de edad, sus padres se mudaron a Sherman, Texas, donde siguió sus estudios y transcurrió su juventud. De espíritu inquieto, vivió la época de la fiebre de oro, por lo que, hacia 1890, siendo un muchacho veinteañero se trasladó a Klondike, en el noroeste de Canadá, donde un pequeño río afluente del Yukón era célebre por las pepitas de oro que arrastraba y donde, hasta la actualidad, se explota esos yacimientos.
Como el trabajo de la búsqueda de oro era muy pesado y encerraba muchos riesgos, Rickard decidió hacerse de dinero no con el oro que pudiera sacar, sino con el dinero de los que extraían el oro. Se hizo empresario de casas de juegos. Posteriormente se trasladó a Nevada, célebre por sus yacimientos de plata y oro, donde fue uno de los pioneros de las casas de juegos, cuyas mecas estaban en Las Vegas y Reno.
De los juegos al boxeo
El Oeste norteamericano estaba poblado por gente ruda, pendenciera. La vida pendía, casi siempre, de un hilo. En ese ambiente, donde los problemas y discusiones se zanjaban a balazos o puñetadas, llevó a Tex Rickard a dedicarse a promover peleas, iniciándose en tal actividad en la ciudad de Goldfield.
De promotor de boxeo a estanciero en el Chaco
Luego de varios años dedicados a esa actividad y cuando juntó una buena fortuna, vino a Suramérica a tentar suerte. En 1912, invitado por empresarios establecidos en el Chaco Boreal, vino a realizar inversiones ganaderas.
Para llevar adelante su emprendimiento, el señor Rickard fundó la empresa Paraguayan Cattle Farms Ltd., y contrató y trasladó al Paraguay media docena de colaboradores, diestros en las actividades camperas, entre quienes estaba el que después fue célebre pionero chaqueño, George Lohman. La compañía ganadera de Rickard llegó a poseer más de 60 leguas cuadradas de tierras en el Chaco, además de un establecimiento ganadero muy bien montado a unos 25 km de Concepción. Además de Lohman, vinieron, como dijimos, otros muy diestros cowboys —diestros en las praderas del país del Norte—. En el Chaco, estos “avezados” cowboys resultaron un fracaso, pues los mismos se veían en aprietos para afrontar la arremetida de la ganadería criolla, impetuosa y fuerte; mientras que el tropero nativo, con su talabartería apropiada, su recado criollo y su largo lazo dominaba a maravilla el toro bravío y era maestro irremplazable en los trabajos de estancia que suponen destreza, buen brazo y habilidad.
Además, los cowboys resultaban caros a la compañía: cada uno ganaba 75 pesos oro y tenía todas las consideraciones de un técnico. Tiempo después —a raíz del fracaso de los cowboys—, el arriero paraguayo volvió a tomar su puesto, aunque siempre con escasos cinco pesos de salario mensual. El 14 de julio de 1915, Tex Rickard obtuvo del Gobierno paraguayo una concesión para la instalación de una planta industrial para el procesamiento de carnes, la que instaló en la localidad ribereña de San Antonio y que fue el origen del frigorífico de esa ciudad.
Debido a lo problemático de mantener una empresa ganadera, y como su fuerte era la ganancia fácil, Tex Rickard transfirió sus acciones a la empresa Paraguay Land and Cattle Co. y retornó nuevamente a los Estados Unidos.
En la cúspide del boxeo
Luego de su aventura paraguaya, Tex Rickard volvió a su antigua pasión, los juegos, donde se ganaba mucha plata y fácilmente. Adquirió los derechos para promover espectáculos deportivos en el Madison Square Garden de Nueva York. En aquellos años —los locos años 20—, se formaban las sociedades conocidas como de tres vías (combatiente-encargado-promotor) para promover el deporte boxístico y atraer al público. En ese tiempo, el astro indiscutible de esta modalidad era el boxeador Gato Dempsey y, lógicamente, Rickard como promotor.
Representando a Dempsey, Rickard y sus socios ganaron 8,4 millones de dólares en cinco peleas entre 1921 y 1927 y el exestanciero fue el responsable de llevar el pugilismo a su edad de oro. En 1921, también realizó la primera transmisión en vivo por radio (Dempsey vs. George Carpentier, en 1921). En 1926, fue el promotor del histórico duelo entre Dempsey y el argentino Firpo.
En 1928, fundó el hoy célebre Jardín Cuadrado de Boston, o Boston Square Garden. Fue fundador del célebre club de hockey Rangers de Nueva York y de una empresa petrolífera, la Rickard Texas Oil Company. Contratado para la promoción de luchas en Miami, se encontraba en esta ciudad cuando un ataque de apendicitis acabó con su vida, el 6 de enero de 1929.
Rickard y el Madison Square Garden
La historia de Madison Square Garden o los Jardines Cuadrados de Madison arranca allá por 1871, cuando estuvo en el Madison Square Park y la calle 26 de Nueva York, en un antiguo galpón de ferrocarriles. Fue bautizado con ese nombre por P. T. Barnum, uno de los grandes personajes del espectáculo. Era el segundo más grande de la ciudad y en el que se realizaba todo tipo de espectáculos, entre los cuales, el boxeo era uno más.
Hacia 1890, la estructura original fue reemplazada por otra, diseñada por el famoso arquitecto neoyorquino Stanford White. No pasó mucho tiempo para que el boxeo fuera ganando preponderancia y en ese escenario tuvieron lugar las históricas peleas de boxeadores como Jack Dempsey y Bill Brennan, en 1920; Benny Leonard –uno de los más grandes boxeadores judíos de la historia– y Richie Mitchell, etcétera.
Para montar deportes sobre hielo, el Madison Square Garden se instaló en otro sitio, en un lugar comprado en seis millones de dólares por Tex Rickard, el principal promotor de boxeo de entonces, quien con un grupo de inversores, compró el terreno donde se construyó aquel mítico estadio. El lugar elegido estaba en la Octava avenida, entre 49 y 50, cerca de la zona de teatros y antiguamente pertenecía a una compañía de tranvías.
En ese nuevo local fue que, de la mano de Rickard, el boxeo llegó a su punto máximo y el Madison Square Garden se convirtió en la Meca del Boxeo. Fue en esa época que Tex Rickard fundó el equipo New York Rangers, de la Liga Nacional de Hockey.
Cuando Rickard murió a principios de 1929, sus restos fueron velados en el estadio Madison Square Garden, que también era conocido con el nombre del “El hogar que construyó Tex”.
"Rickard fue el fundador del Madison Square Garden, meca del boxeo. También creó el New York Rangers, de hockey."
"En 1912, invitado por empresarios establecidos en el Chaco Boreal, Rickard vino a realizar inversiones ganaderas."
"Luego de su aventura paraguaya, volvió a su antigua pasión, los juegos, donde se ganaba mucha plata y fácilmente." Fuente Abc Color.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.