20 de agosto de 2011

Musico por accidente

El paraguayo Marcos Codas viajó a Canadá hace casi una década en el afán de obtener una mejor oferta académica en el futuro. Si bien sus ojos estaban fijados en la Ingeniería Aeroespacial, la música lo cautivó y lo llevó a formar Idillicah, una agrupación del estilo metal con la que busca romper fronteras y unir culturas. Por Sandra B. Ramírez Ortega.


Con fe y pasión denotada por la música, el paraguayo se refiere al camino del éxito en un país extranjero: “El éxito es difícil de conseguir, sin importar de la localización geográfica, creo yo. Ser extranjero en Canadá tiene dificultades más que nada sociales, pero a la hora de tener una banda y ganarse un público, creo que esas barreras desaparecen, sobre todo dentro del metal. El juicio se da por la música que uno ofrece, no por el color de tu piel o país de origen”.
Destacando los trabajos de Wisdom, The Force y Sabaoth, Codas está convencido que “las barreras del éxito están –en gran parte- en nuestra cabeza”.
“Esa famosa frase de "ser Paraguayito", y por eso no se puede salir adelante, es cada vez más un mito, no solo dentro de la música. Tenemos a paraguayos trabajando en películas internacionales y seguimos cosechando frutos del genio que tenía dentro suyo Mangoré de las manos de la genial Berta Rojas”, indica.
“Sí se puede y no parar hasta que sea así”, crear una conexión con el oyente, y promover un sentimiento a través de la música son solo algunas de las premisas diarias de este músico… por accidente.
Algunos de sus familiares ya se encontraban viviendo en el extranjero en tanto que otros tenían planes de migración. Fue así que Marcos Codas decidió viajar pensando en la posibilidad de un acceso a la educación post secundaria. Se sintió atraído por estudiar Ingeniera Aeroespacial en Boening, pero pronto, el arte llamaría a su puerta.
“Obviamente no vine pensando me voy a Canadá para ser músico. (…) Las vueltas que da la vida… ¿no? (…) Yo llegue a Canadá sin saber tocar siquiera Cielito Lindo”, comenta el joven de 25 años.
El origen de Idillicah
“Comenzó en realidad como un proyecto unipersonal mío, que después fue evolucionando a lo que es ahora. Si bien en teoría el grupo por lo tanto es "canadiense", siempre me consideré -y lo sigo haciendo- más paraguayo que la mandioca, y admiro muchísimo a los músicos Paraguayos”, explica al recordar el nacimiento de Idillicah en el 2006 y su consolidación como grupo este 2011.
En cuanto al nombre, señala mucho se debe a su pasión por la mitología griega marcada ya en la infancia. “La palabra "Idillicah" es una deformación de la palabra "idilica/o", que se usaba para describir los jardines Elíseos, donde descansaban los Dioses Griegos. Le agregué un par de letras para camuflarlo”, dice.
“La idea era hacer música de calidad mezclando el sonido clásico del Doom metal con factores del metal sinfónico. Los primeros demos lanzados en el 2006 ya darían la pauta de algo que marcaría la diferencia para Idillicah: colaboración”, acota.
De la mano del colombiano Carlos Pinto, Codas siempre intenta estar al tanto de lo que el mundo del rock y el metal de nuestro país tienen para ofrecer. Así lo revela el primer demo “Two coins for the ferryman” –que contó con la colaboración de Dayana Urunaga- y el disco “Rebirth of Future” concebido en el año 2010.
El compatriota reconoce que trabajar con artistas que se encuentran en otros países es complicado pero no menos gratificante. “Cuando contamos con colaboraciones de otros países, ellos me envían la pista que ellos grabaron por su parte (por internet) utilizando una versión "demo" que les paso yo, y luego me encargo de la mezcla de todas las pistas y la masterización final. Es un gran trabajo de logística, pero es algo que me permite estar más cerca de mis hermanos metaleros Paraguayos”, menciona.
El “Renacimiento del futuro”
En el primer trabajo anotaron su nombres Niahm Muireadach -de la banda “Muireadach”-, Liliana Díaz –integrante de distinguidas operas-, la guitarrista paraguaya Laura Pinto, Mauro Mercado y Adrian Benegas, miembros de la banda paraguaya “Pergana”, el vocalista del grupo nacional Ramnussia Weska Western y Giselle Gines también de la agrupación nacional “Shaking Hands”.
A través del sello discográfico “Hellbound records”, el sonido de Idillicah llega a radios de Argentina, se expande por Sudamérica y hasta aterriza en Estados Unidos, España, Escocia e Inglaterra, donde la prensa especializada no ignora su calidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.