3 de agosto de 2011

Reacción del Estado, la Policía Nacional y las FF. AA ante las nuevas amenazas

Entrega especial para Ecos del Paraguay, escribe desde Asunción el Coronel (SR) Juan Torres.
Dentro del contexto de las Nuevas Amenazas, el Estado y las Instituciones mas arriba nombradas tienen reacciones distintas con o sin segunda intención; el Estado: institución madre de una nación no reacciona ante los hechos, los descalifica en declaraciones en los medios de comunicación pero el paso siguiente (la acción) no lo realiza dejando un manto de dudas sobre su real intención de acabar con ellos o de proteger su accionar en complicidad con los mismos haciendo que broten opiniones diversas y discusiones callejeras donde se habla que desde el propio Estado se alientan estos hechos para crear un clima favorable a sus objetivos evitando estar en el día a día con sus aciertos (pocos) o sus errores (muchos) a fin de tratar de detener, sin éxito, el declinar del apoyo ciudadano del que hacían gala en el pasado. En el caso del EPP, por ejemplo nunca se tomó una decisión de acabar con ellos sino que se disponía acciones a medias lo que facilitaba ya sea la huida o el escape de los delincuentes antes de la llegada de los elementos del Orden y para estos las órdenes no eran claras siempre eran difusas lo que dificultaba un accionar directo sobre aquellos delincuentes de parte de las Fuerzas del orden.
 La Policía Nacional, es la que mas sufre ante el accionar poco claro del ejecutivo pues, dependiente del Ministerio del Interior (órgano del Poder Ejecutivo) se ve con las manos atadas para atacar de raíz al Crimen Organizado en sus diferentes versiones (EPP, Peajeros, Motochorros, Asaltantes, etc) a lo que se suma un alto grado de corrupción en sus filas lo que hace que la ciudadanía no confíe en ellos, desconfianza que se agudiza al ver en las noticias que en el 85% de los hechos delictivos que ocurren en el país a diario, se ven involucrados por lo menos un personal Policial en actividad o en situación de retiro.
 Las quejas a diario de los ciudadanos es que pareciera que el Personal Policial no tiene voluntad para combatir los delitos y a los delincuentes porque se los ve recorriendo las calles pero como con una actitud de Brazos caídos pues en sus narices o a cuadras de Comisarías se producen asaltos o robos y ellos siempre llegan tarde o no proceden con la celeridad requerida en estos casos ; este hecho se ve agravado porque cada año y algunas veces dos veces al año se aprueban incrementos elevados en su presupuesto para mejorar sus equipamientos (vehículos, armamentos, infraestructuras, etc.) y sus salarios sin que ello produzca un efecto multiplicador en su accionar. Las FF. AA.: sufre el mismo efecto por el accionar dubitativo del poder Ejecutivo ante las amenazas que sufre el país, se ve afectado en varias áreas de su estructura como ser su Organización: con las “barridas” de los altos mandos que realiza el actual gobierno en tiempos extremadamente cortos lo que afecta a la planificación de acciones contra las organizaciones delictivas (EPP), su Ejecución por las dudas en las Directivas y queda así en la nada toda la Instrucción, el Equipamiento y los gastos realizados para mantener Operativas al personal de las FF. AA. en acciones de esa naturaleza particularmente en zonas boscosas por lo que se caracteriza la zona de acción de este grupo facineroso. Se utiliza en el operativo primordialmente a la Policía Nacional que no esta instruida, equipada ni entrenada para ese tipo de Operaciones y por lógica todas las que emprende van destinadas al fracaso salvo algunas que pese al “éxito” este ya llega luego de mucho tiempo de haber sucedido los acontecimientos (secuestros, asesinatos, quema de instalaciones, amenazas, etc.)
Próxima entrega: alternativas de Solución del problema; importancia de la Población.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.