7 de septiembre de 2011

Meliá dice que podemos aprender mucho de los pueblos indígenas

MADRID (EFE, por Emilia Pérez). Si algo puede aprender el mundo desarrollado de los pueblos indígenas, es “la moderación en el uso de los recursos” y “la solidaridad”, según el jesuita hispano-paraguayo Bartomeu Meliá, quien hoy recibe el premio Bartolomé de las Casas.
“Son muy pobres, pero no hay miserables entre ellos”, señala en una entrevista con Efe el también escritor, investigador y lingüista.
El padre Meliá (España, 1932) ha sido reconocido con el galardón, en su vigésima edición, por su entrega a las causas de los pueblos indígenas de Paraguay, Brasil, Argentina y Bolivia y por su defensa de la lengua guaraní.
Hace 57 años que el jesuita llegó por primera vez a Paraguay, para estudiar guaraní, y allí volvió en 1969, fecha a partir de la cual combinó las clases en la universidad con estancias con pueblos indígenas, como los mbyá, avá y los pãi tavyterã.
De aquella época recuerda, por ejemplo, el interés de estos últimos por aprender a leer y escribir. “Nosotros, para no darles textos que no fueran de ellos, les preguntamos qué es lo que querían que se pusiera en los textos para sus hijos y recibimos una lluvia de ideas extraordinarias” que dio lugar a dos pequeños libros”, destaca.
Fue en Paraguay donde sufrió “más presiones” por su labor a favor de los aché- guayaquí, un grupo muy primitivo que sufría “un verdadero genocidio”, y que culminó con su expulsión del país en 1976.
Tras un “exilio” en el Vaticano de “poco más de un año”, su siguiente destino fue Brasil, donde pasó a integrar un equipo que trabajaba con un pueblo con el que se acababa de establecer contacto y del que también formaba parte el misionero español Vicente Cañas, quien sería asesinado años después por su firme posición en defensa de una reserva en la Amazonia.
Meliá destaca la “gran espiritualidad” y “la gran humanidad” de las comunidades indígenas hasta el supuesto patriarcado de algunas de ellas. “Las asambleas de los guaraníes son solo de hombres, pero nunca se llega a una decisión el primer día. Y yo, que siempre he vivido en las casas de los indígenas, oía cómo durante la noche la que hablaba era la mujer. Y lo que el hombre dijo blanco, al día siguiente era negro”, indica.
El padre Meliá está convencido de que son muchas cosas las que el mundo considerado desarrollado podría aprender de comunidades catalogadas como primitivas. “A mí personalmente me ha hecho mucho bien el contacto y la vivencia con los pueblos indígenas”, destaca el jesuita, muy crítico con la deforestación que ha sufrido la selva en países como Brasil y Paraguay, como consecuencia del cultivo masivo de soja.
En Paraguay “solo queda el 2% de la selva que había” y esto se ha producido “en los últimos 70 años”, continúa el experto. Meliá ha conocido la devastación, ahora va por la selva y no reconoce nada: “Son campos de soja”.
“Esto es una barbaridad, incluso económicamente, por mucho dinero que se haya sacado. Porque, además, ese dinero tampoco ha ido para el bien del país”, señala el galardonado con el Premio Bartolomé de las Casas, que convocan desde 1991 la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional de España y la Casa de América y tiene una dotación de 50.000 euros (unos 70.000 dólares).
También hace hincapié en el acoso, cada vez mayor, que sufren las poblaciones indígenas, sobre todo en Paraguay y Brasil, frente al “resurgimiento” que se ha vivido en Bolivia “con Evo Morales” que, a su juicio, “tiene sus más y sus menos”.
Lo positivo, asegura, es “el reconocimiento de la plurinacionalidad de Bolivia” y “la recuperación de territorios indígenas”; lo negativo, “que no siempre la práctica coincide con la política proclamada”, aunque “en parte por la gran oposición” que existe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.