23 de octubre de 2011

Se enciende la lamparita y cambia todo

UNA BUENA IDEA QUIEBRA EL ABURRIMIENTO.

Sin que haga falta componer diez sinfonías para superar a Bethoveen o crear un estilo de música que muestre la identidad de un país –como lo hizo Luis Alberto del Paraná–, podemos encender la lámpara –aunque sea con leña mojada– para hacer reales ideas que salgan de la línea de la rutina. La creatividad es un talento, es inteligencia, pero con poner en actividad la imaginación y la lectura, la inventiva encontrará tiempo y lugar para armarse un festín sin invitar al aburrimiento.Por Carlos Neumann (18 años)
Tal vez en la isla más pequeña de nuestro cerebro, en un cofre descolorido y polvoriento encontremos, con algo de esfuerzo, esa capacidad que tenemos los seres inteligentes de crear, hacer o decir algo diferente a lo que estamos acostumbrados y aburridos de experimentar.
Es bueno ser exigente con uno mismo, pero no hace falta reproducir mejores guaranias que Luis Alberto del Paraná o crear un nuevo estilo musical que represente la identidad de un país; con que se encienda la lamparita y salte a la luz una idea de contenido peculiar se puede romper con la rutina y el ocio.
Un poco de creatividad exige algo de actividad y una pizca de actividad puede hacer que el día se pinte de colores llamativos. La capacidad de crear es un talento, un tesoro. Esto pueden asegurarlo Steve Jobs, Augusto Roa Bastos, Ludwig van Bethoveen, y muchos más. Estos personajes viven para siempre gracias a su entusiasmo, inteligencia y voluntad. Esos son los ingredientes para encontrar la inventiva necesaria, para, en algunos casos, cambiar la historia de una sociedad, y en otros, la vida personal.
¿Qué hubiera sido de nosotros si Mark Zuckerberg no imaginaba hacer sólido su sueño de crear una red social revolucionaria? A la mayoría de los Homo sapiens que residimos en este planeta no nos hubieran “gustado” muchas cosas.
Si bien el título de Creador es para Dios, los humanos tenemos la suficiencia de hacer alguna cosa distinta a la que se ve normalmente. Podemos intentar realizar una obra que mande a la Monalisa a un baúl o escribir poemas que hagan chiquito a Pablo Neruda, pero no solo en esos casos se es creativo. Este talento nos puede hacer compañía en cualquier camino, solo es preciso negarse a hacer algo de tal o cual manera, porque “así siempre se hizo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.