6 de noviembre de 2011

Amistad y diversión en la tercera edad

Compatriotas le encuentran el sabor a la vida sin importar la edad.
Bailan, cantan, recitan, escriben poemas y cuentos, debaten y participan de temas actuales, y hasta hacen yoga y tai chi, como una forma de mitigar su soledad y sentirse vitales nuevamente.
Música, algarabía, canto, baile… ¿Una discoteca? No, es el Centro de Educación Permanente de Adultos Mayores (Cepam), un lugar de intercambio, encuentro y amistad creado para ellos. De esta forma, además de divertirse, se sienten útiles en una sociedad que, debido al ritmo de vida actual, tal vez sin querer, los va dejando de lado.
Ni bien se ingresa a Cepam, se pueden apreciar en las paredes las fotografías de antiguos participantes. “Son nuestras raíces”, dice Pablina Abdo, presidenta del centro, y agrega que la entidad tiene más de 20 años de existencia, mientras nos muestra uno de los cuadros en los que consta que fue creado en 1988. “Uno de los fundadores fue el licenciado Carlos Cristaldo”.
La institución, que tiene la misión de promocionar el bienestar sicológico y social de las personas mayores, funciona por la tarde, de lunes a viernes, de 15 a 17 h.
 “Las clases están distribuidas en talleres dirigidos tanto para mejorar la salud física y mental del adulto mayor como para fomentar la recreación, porque después de las clases compartimos un cocido en la cocina y, ya relajados, cada uno cuenta chistes o anécdotas antes de regresar a su casa”, comenta, mientras de fondo se escucha la música y el intenso trajinar de sus compañeras, que posan para nuestro fotógrafo. “¿Y usted?”, preguntamos. “No, yo no quiero fotos; yo estoy conversando contigo”, es su respuesta contundente. “Además, no traje mi ropa de baile”.
Estas actividades posibilitan que el adulto mayor ocupe su tiempo en sí mismo, porque generalmente está en una casa en la que si no está solo, es como un agregado al trajín diario de la familia, cuyos miembros están todos ocupados: estudian, trabajan, etc., explica Pablina. “Y el adulto mayor es relegado, porque, aunque lo estimen, todos están tan embebidos en sus actividades que no pueden estar charlando con su abuela; entonces, de alguna manera está solo. Por lo tanto, el objetivo de este centro es que el adulto comparta con otros y enriquezca sus horas, días, y la pase bien; que se vaya contento de aquí”, continúa.
Entre las bailarinas radiantes de alegría, notamos que hay algunas muy jóvenes para ser consideradas “adulto mayor”. “Ahora ya no ponemos límites de edad, porque nos integramos fácilmente. En algunas clases, como las de canto, hay gente joven, de cuarenta y pico”, comenta al respecto, y subraya que en el centro está “prohibido” hablar de penas y enfermedades. “Es muy raro que venga una persona realmente enferma y cuente el drama que hay en su casa o que ella misma esté pasando. No es que no nos propongamos a hablar de eso; no es una vida de fantasía la que vivimos, pero evitamos tocar temas relativos males o competir a ver quién tiene más enfermedades, como se hace en un consultorio médico”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.