3 de noviembre de 2011

¿Por qué, señor White?

No sabemos qué motivos llevaron al señor Richard Alan White a crear dudas sobre nuestra historia patria en este año del Bicentenario de Independencia. Su insólita y contundente afirmación de que estamos cometiendo el error más grande del mundo al conmemorar equivocadamente la fecha de nuestra independencia llenó de sorpresa y estupor a muchas personas. Por Margarita Velilla Talavera.
Un revisionismo no se puede hacer con verdades a medias.
Apuntamos algunas objeciones a tan audaces declaraciones: Deseamos saber ¿por qué no menciona que Velasco solo figuró en el Triunvirato Provisorio y fue apartado de él antes de la reunión del I Congreso Nacional, no figurando en el gobierno de la Junta Superior Gubernativa, que fue nuestro primer gobierno nacional?
¿Cómo interpreta entonces la destitución de los cabildantes y el cierre de la Casa de Gobierno, que se hallan explícitos en la intimación de Caballero a Velasco? (Ver Autos de la Revolución del 15 de Mayo de 1811. Vol. 213 S.H. del Archivo Nacional de Asunción).
Acercamos algunas consideraciones que podrán ilustrar el comportamiento de los autores y defensores de nuestra independencia y las condiciones en que esta se produjo.
Como detonante del golpe, se usó el peligro portugués para imponer a Velasco las condiciones de los patriotas. La posible alianza con los portugueses (misión de Abreu) fue un desesperado intento de mantener el yugo español contra los conatos de subversión ya latentes por la postergación de los nativos en la provisión de cargos en la colonia.
“Como hábil estratagema para impedir la reacción españolista, se pensó en conservar a Velasco en el gobierno que se originó con el golpe, pero asociado a dos diputados puestos por los revolucionarios”, afirma el historiador Efraím Cardozo.
El Paraguay fue, desde el 15 de mayo de 1811 al 12 de octubre de 1813, una provincia independiente con autoridades locales en todo ese tiempo.
El juramento de fidelidad a Fernando VII fue una de las hábiles maniobras de los próceres para justificar su insubordinación a la usurpación francesa en España y poder aplicar el principio de la soberanía popular: “cuando el gobierno se halla acéfalo, la soberanía revierte en el pueblo”, y este lo ejerce por derecho propio hasta que vuelva a hallarse a la persona que lo representa.
Nada más acertado que para emanciparse del yugo español se aluda a la acefalia del gobierno legítimo y su fidelidad a este, mientras se consolida la soberanía de las colonias que hasta ese momento dependían de la corona española.
El Dr. Francia, que formó parte del I Gobierno Nacional (1811-1813), en su discurso inaugural enfatizó: “La Provincia del Paraguay, volviendo del letargo de la esclavitud, ha reconocido y recobrado sus derechos y se halla hoy en plena libertad, para cuidar y disponer de sí misma y de su propia felicidad”.
El Dr. Francia no avalaría un gobierno dependiente de España, de Buenos Aires ni otro alguno que retaceare autonomía a la nación.
Lo que faltaba era la ratificación de un hecho y según los considerandos del Acta del Congreso de 1842: “Nuestra emancipación es un hecho solemne e incontestable en el espacio de más de treinta años, desde que la República del Paraguay se segregó con sus esfuerzos de la metrópoli española para siempre…”.
Concluimos
Paraguay es independiente desde el año 1811 sin que nunca más volviera a caer bajo yugo alguno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.