31 de diciembre de 2011

Feliz año bisiesto

Este 2012 es año bisiesto; es decir, tendrá 366 días; uno más que se agregará, como cada cuatro años, al mes de febrero. Por Marisol Palacios (Abc Revista).
 Eso significa que por fin, después de una larga espera, 177 infantes paraguayos de cuatro años festejarán oficialmente su primer año de vida. Complicado, ¿no? Esta intrincada forma de medir el tiempo se la debemos a los antiguos emperadores y sabios religiosos. Aquí va la historia de lo que significa un año bisiesto.
Según el libro Civilizaciones de Occidente, de Edward MacNall Burns, algunos historiadores elogian al emperador Julio César como el salvador de su país y el estadista más grande de todos los tiempos; otros piensan que sus reformas no fueron fundamentales; sin embargo, hay una que marcó la historia: el calendario juliano.
Julio César era un gran admirador del calendario egipcio, por lo que hacia el año 46 a.C. decidió que el calendario se ajustara al girar de los cielos, y encargó al astrónomo Sosígenes que lo adaptase para uso de los romanos. Este sabio de Alejandría ideó entonces el calendario juliano, de 365 días con algunos meses de 30 días y otros de 31, pero al darse cuenta de que cada cuatro años iba a faltar un día, consideró necesario reponerlo.
Entonces, Julio César ordenó modificar el calendario oficial y agregó un día después del sexto día de las calendas de marzo (última semana de febrero). De allí vino el nombre bisextus, que en castellano derivó en bisiesto; es decir, el año en que a febrero le toca 29 días. Y así nació el año bisiesto.
Este se identifica fácilmente: debe ser divisible por cuatro. No obstante, en el calendario juliano, la palabra bisiesto no aludía al año de 366 días, sino al 24 bis de febrero, porque ese era el sexto día anterior a las calendas de marzo. Cuando se instituyó el 29 de febrero, el 24 bisiesto (del latín, bisextus) pasó a ser el 25.
Pero el cálculo que había hecho Sosígenes no fue muy preciso. Porque el sobrante de cada año no llegaba a las seis horas (un cuarto de día). Al hacer las cuentas, se complicó todo. La diferencia, aparentemente mínima, entre el redondeo en 365,25 días y el año astronómico de 365,24219 días se tradujo en casi 12 minutos por año. Provocó una acumulación de 10 días al llegar el siglo XVI de la era actual.
Entonces, el papa Gregorio XIII aprovechó la imprecisión para elaborar otro calendario acorde con las festividades católicas. Suprimió los diez días sobrantes y estableció que no serían bisiestos los años correspondientes a cada fin de siglo, para compensar las futuras diferencias. Así nació el nuevo calendario, inaugurado en 1582.
Los nacidos el 29
Más allá de las intrincadas telarañas de la historia, la realidad es que existen personas a las que celebrar su cumpleaños les resulta complicado por haber nacido un 29 de febrero. A veces, el hecho es objeto de bromas entre los propios bisiesteros.
Según datos del Registro Civil de las Personas, en el último año bisiesto (2008) fueron registrados 177 nacimientos. En el análisis de Yolanda Barrios, del Departamento de Investigación y Análisis de las Encuestas de Hogares, de la Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos, no existe una cantidad estimativa de personas nacidas en años bisiestos porque las encuestas de hogares toman un número reducido de personas.
“Quizá los entrevistados tienden a omitir esta fecha y directamente se consideran como nacidos el 1 de marzo. De 20.000 personas más o menos que entrevistamos anualmente en la Encuesta Permanente de Hogares, no más de 15 personas declararon haber nacido un 29 de febrero, cantidad muy irrelevante para hacer inferencias estadísticas a nivel poblacional”, explicó Barrios.
Lo llamativo es que estas pocas personas son menores de 50 años. “Lo cual indica que hay un sesgo de personas adultas mayores de 50 que ni siquiera consideran declarar el 29 de febrero como fecha de su nacimiento”, agregó.
La razón sería que antes no se permitía registrar a las personas en esa fecha por una cuestión de practicidad. La Lic. Elva Carrera, jefa del Departamento de Estadísticas y Capacitación del Registro Civil de las Personas, refirió que en la actualidad no existe ningún impedimento para registrar a los niños nacidos un 29 de febrero. “Toda vez que los padres traigan su certificado de nacido vivo en esa fecha, se le anota sin problemas. Nosotros respetamos las leyes”, subrayó.
El comisario Gilberto Gauto, jefe de la Sección Judiciales del Departamento de Identificaciones de la Policía Nacional, señaló que tampoco hay impedimentos para inscribir a alguien nacido un 29 de febrero. Pero aclaró que la inscripción debe hacerse en el mismo año del nacimiento.
Desde la perspectiva médica, el ginecólogo Dr. Vicente Acuña Appleyard dijo haber asistido a partos de cesárea programada en esas fechas. Toda una experiencia.
Bisiestencialismo
Aunque realmente son pocas las personas cuyos padres registraron a sus hijos un 29 de febrero, los pocos que existen no ocultan el entusiasmo a la hora de contar sus experiencias.
Edgar Kowalewski, productor de televisión, de 31 años, comenta divertido que si se tienen en cuenta los años bisiestos, él tiene 8 años de edad. “Los años que no son bisiestos son los preferidos por mis amigos porque festejo tres días antes y tres días después. Los otros son normales”, contó y explicó por qué no encontramos a gente que fue anotada en esa fecha. “Según papá, en 1980 si nacías antes del mediodía, te inscribían el 28 de febrero, y si nacías después del mediodía, el 1 de marzo. Mi papá exigió que me anotaran ese día”, reveló. “Para mí, siempre fue divertido, aunque no dejó de tener su complicación. Recuerdo que hace unos años cuando con unos amigos quisimos inscribirnos en el calendario maya, yo no me podía inscribir porque no había 29 de febrero; tampoco en el Hotmail”. Como generalmente no le creen, siempre debe mostrar su cédula. “Lo único malo de haber nacido un año bisiesto fue que fumo desde los 4 años de edad”, bromeó.
Laura Valdovinos, administradora de empresas, también toma con buen humor su bisiestencialismo. “Tengo 31; es decir, años ochos“, comentó. Según ella, lo positivo es que la gente se asombra y bromea con respecto a los pocos años que tiene, pero que los años que no traen 29 de febrero son complicados. “Festejás el uno (de marzo), claro, por ser feriado. Y hay gente que te dice: ‘No te saludé porque no es tu cumpleaños este año’”.
Los que no pudieron ser inscriptos
Por ejemplo, Edgar Darío Valiente, chofer, de 31 años, cuenta que nació el 29 de febrero, pero que le anotaron el 28. “Por eso realmente tengo ocho. No sé por qué me anotaron el 28”, se pregunta y agrega que festeja su cumpleaños solo cada cuatro años. “Pero cuando (el calendario) trae 29 recién festejo en serio con familia, amigos y demás. La gente sabe, y todos se prenden para la farra”, comentó. A modo de anécdota, reveló que en 2008, el último 29 de febrero, el festejo fue inolvidable. “Mis amigos se juntaron y festejamos continuado desde el 28 de febrero hasta el 1 de marzo sin dormir”, contó entre risas.
Ercilia Pino Real, licenciada en Contabilidad y Administración, nació el 29, pero la anotaron el 28 de febrero. “En esa época no se permitía”, mencionó, y bromeó que va a cumplir 10 años. “Es notable, pero no sé si por haber nacido un año bisiesto la edad no se me nota. Cuando cuento mi edad, nadie me cree, porque aparento menos. No 10 años, obviamente, pero ni siquiera tengo canas”, reveló. “Ya me acostumbré a que nadie me crea. Además, se complica porque (esa fecha) no te acepta la computadora, entre otras cosas”, dijo Pino, quien le encuentra ventaja al asunto organizando una fiesta de cumpleaños de tres días.
En números. Desde el año 1932, Paraguay ha registrado un total de 3563 personas nacidas un 29 de febrero, según datos del Registro Civil de las Personas. El año con más bisiesteros fue 1996, con 313 inscriptos. El año con menor cantidad de inscriptos fue 1932, con 52 anotados.
Años Cantidad de bisiestos nacimientos registrados

1932 53

1936 58

1940 68

1944 58

1948 75

1952 96

1956 150

1960 185

1964 181

1968 187

1972 192

1976 206

1980 257

1984 283

1988 284

1992 306

1996 313

2000 276

2004 218

2008 117

Total 3563
Fuente: Registro Civil de las Personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.