26 de diciembre de 2011

Poniéndole acción a los sueños

Bajo el nombre Shrine, una organización filantrópica busca devolver la ilusión a niños enfermos. Esta entidad, de origen estadounidense, fue fundada hace 137 años por un grupo de masones y se ha expandido a diversos puntos del orbe. Ahora llegan a Paraguay con el propósito de sumar un hospital infantil más a los 22 que ya tienen distribuidos en Estados Unidos, Canadá y México.
Shrine es una organización filantrópica nacida hace 137 años en Nueva York, EE. UU., fundada por un grupo de masones de alto nivel filosófico. “Fue conformado porque en esa época había muertes por epidemias de polio y, como el Estado no tenía la capacidad de resolver esos problemas, comenzaron a construir esta organización y a trabajar dotando de pulmones de acero a los pacientes para que sobrevivieran a la parálisis producto de la polio”, comenta Enrique Lau Cortés, past potentado de Shrine, quien junto a Rafael Cedeño, potentado, y Rodolfo Moreno, alumno, visitaron nuestro país.
Con el tiempo, la organización debió enfrentarse a nuevos desafíos. Actualmente, su labor se basa en la atención de chicos de 1 a 18 años con problemas de quemaduras, de columna vertebral, labio leporino o paladar hendido, entre otros. Estos son enviados a uno de los 22 hospitales distribuidos en Estados Unidos, Canadá y México, donde reciben la asistencia correspondiente.
“Los niños, para nosotros, no tienen nacionalidad; son seres del universo por los cuales tenemos que velar. Son niños enviados por nuestros nobles —así son llamados los que conforman la organización— a estos hospitales, donde reciben atención médica totalmente gratuita, desde que llegan hasta que son dados de alta”, relata Lau Cortés.
Según Cortés, tienen pacientes que han estado 16 años en el programa. Una persona con una quemadura grave, tratada en el centro de quemaduras de Shrine, tiene una posibilidad de sobrevivir mucho mayor que en cualquier hospital de Latinoamérica. “Por ejemplo, en Panamá, Colombia o Paraguay, una persona con una quemadura del 66 % de superficie en su cuerpo tiene una elevada mortalidad; en nuestros hospitales, con un 95 % de quemaduras tiene la posibilidad de salir viva”, resalta.
Además —prosigue— llega a tener múltiples secuelas y requiere de una cantidad importante de cirugías reconstructivas y plásticas, y la rehabilitación. “A los que les faltan miembros les proveemos la prótesis o la órtesis totalmente gratis”, sostiene.
Para Rafael Cedeño, potentado de Shrine, el motivo de su visita a nuestro país, principalmente, es la obligación de velar por los niños paraguayos. “Y colaborar con el Paraguay Shrine Club para que juntos tratemos que estas personitas tengan las mismas oportunidades; que una limitación no sea un impedimento para que ese niño maximice todas sus potencialidades y sea feliz. Así que hemos venido a apoyar esa misión que los nobles de Paraguay tienen”.
El sistema
El Paraguay Shrine Club cuenta con cerca de 50 miembros, que se encargan de contactar con niños que necesitan de atención médica y que ya están recibiendo tratamiento. Los niños son evaluados por una comisión médica internacional. Cuando Paraguay esté lo suficientemente organizado, se prevé traer una misión médica para concentrar a los pacientes y evaluarlos, y si califican —porque no todos lo hacen—, entonces se los envía a Estados Unidos.
En nuestro país, los nobles paraguayos han solicitado al Municipio de Luque la concesión de un terreno para edificar un futuro hospital Shrine, para manejar estas patologías localmente.
“Queremos que Luque se convierta en el centro de atención de pacientes del Cono Sur. Y hemos venido a apoyar a los nobles paraguayos, con entrevistas con el intendente y los ediles, y estamos muy felices porque hemos percibido en ellos una tremenda conciencia social y, sobre todo, un gran espíritu de colaboración para causas nobles como estas”, comenta Lau Cortés.
Cómo se sustentan
Shrine está compuesta por personas libres, conscientes de que ningún gobierno es autosuficiente para velar por toda su gente. La organización se mantiene a través de donaciones y de nobles fallecidos que donaron su legado a la fundación. Estos recursos son manejados internacionalmente con una prudencia extrema, cuyos rendimientos permiten financiar la operación de los 22 hospitales.
Aunque es una organización antigua, solo hace cuatro años están en Paraguay. “Pero hemos sentido una tremenda acogida de los nobles paraguayos, especialmente de César Balbuena y Carlos Cabrera, que han sido los impulsores de esto, pero tenemos 50 líderes, que, desinteresadamente, dan su tiempo y meten la mano en su bolsillo y contribuyen para que el mundo sea mejor”, detalla Lau Cortés.
Por su parte, César René Balbuena, uno de los miembros de Shrine Paraguay, expone que la labor en Shrine es un voluntariado y que para formar parte hay que ser miembro de la masonería regular, reconocido a nivel internacional. “Estos cuatro años nos hemos dedicado a formalizar la institución, con todos los instrumentos legales nacionales. Ahora, el Club Shrine del Paraguay ya tiene todos los documentos, tanto en las inscripciones de los registros como la resolución del Ejecutivo, del Ministerio de Salud y Bienestar Social, para que pueda operar; eso salió hace dos semanas. Si enviamos uno o dos niños al año, sería espectacular”, refiere Balbuena.
La educación
En palabras de Lau Cortés, lo más valioso que tiene Shrine Paraguay son los nobles, porque ellos son los que pueden cambiar el mundo. “He participado con ellos yendo a orfanatorios, a hospitales de niños, a comedores que los nobles financian de manera muy discreta. En mis viajes anteriores hemos ido a las fiestas de Navidad a llevar regalos a niños de zonas marginales. Estos hombres, silenciosamente, están aliviando las penas de gente menos afortunadas”. En su análisis, una forma de cerrar la brecha de inequidad que existe en nuestro continente es que la riqueza toque a todos y permita que cada quien pueda desarrollar su propio futuro. “Y eso se logrará a través de la educación. Aunque en Shrine trabajamos en el tema salud, estamos preocupados porque en los países latinoamericanos tengan educación y aspiramos como ciudadanos a que nuestros gobernantes dejen de preocuparse en las próximas elecciones”, analiza.
¿Cómo sería el trabajo con respecto a la educación, porque eso es mucho más difícil que curar a un niño? “El problema —responde Lau Cortés— no es solamente una educación llena de conceptos y memorística; es, principalmente, educar en valores; que la gente practique, por ejemplo, lo que es la paternidad responsable. No es solamente traer niños por traerlos a este mundo, y decidir todo por ellos: su religión, sus estudios, etc. Los padres deben guiar a esos niños para aprendan a elegir bien y darles herramientas para que cuando estén frente a las tentaciones de la vida puedan reaccionar correctamente”, dice, y resalta que los padres solo piensan en el éxito económico de sus hijos, sin pensar en que lo que importa es que el niño sea feliz.
Autosuficiencia
Según Enrique Lau Cortés, aspiran a que Paraguay en los próximos años crezca y se convierta en una organización independiente igual que Panamá. “Cumplimos con nuestra labor de sembrar la semilla y la diseminamos hasta que alcance su grado de madurez, y pongan la bandera de Paraguay a nivel internacional como una organización independiente y autosuficiente; estoy seguro de que lo van a lograr, y nosotros estamos aquí para acompañarlos”.
Por su parte, Rodolfo Moreno Caballero destaca que en su organización el valor más importante es Dios y luego la familia. “Porque entendemos que amar a nuestra familia es amar a Dios, e incorporamos la familia a la obra. Existe una organización de las damas de Abou Saad, que preside Ligia, la esposa de Cedeño, y ella con las esposas y los hijos de los otros nobles realizan actividades, recaudan fondos que se usan en los comités de niños”. Por ejemplo, cuando van los pacientes son los familiares los encargados de darles de comer, traerlos del aeropuerto, etc. Según Moreno, esto tiene un doble propósito: primero, vivir estos valores les hace felices por la satisfacción de poder ayudar; y segundo, por la educación que les están dando a sus hijos.
Los interesados en comunicarse con Club Shrine del Paraguay pueden hacerlo al (0984) 601-1000.
La inteligencia emocional. Lau Cortés explica que la felicidad consiste en que la persona tenga la capacidad de disfrutar lo que tiene y lo que hace con orgullo y calidad. “La felicidad no te la va a dar el título, incluso no es garantía de éxito. Conozco muchos ingenieros, médicos y abogados malos que no tienen nada de que enorgullecerse, así como gente, con una profesión técnica, tan buena que hay que quitarse el sombrero frente a ella. ¿Qué es lo que marca la diferencia? La inteligencia emocional. El cambio en el mundo comienza con nosotros mismos; tenemos que ver cómo cambiamos, cómo ser más solidarios, cómo cooperar para que no se erosione el medio ambiente”.
El fez. El tocado rojo con la borla de color negro es sinónimo de la nobleza y grandeza de la fraternidad y el patrocinio de la filantropía más grande del mundo, como son los hospitales Shrine para niños discapacitados. Su nombre proviene de la ciudad de Fez, Turquía. Fuente Abc color

3 comentarios:

  1. Por favor alguien publique el numero de telefono del Club Shrine del Paraguay ya que el (0984) 601-1000 parece estar equivocado.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Por favor nos puede publicar el numero de telefono correcto del Club Shrine del Paraguay.
    Muy agradecidos.

    ResponderEliminar
  3. Por favor alguien publique el numero de telefono del Club Shrine del Paraguay ya que el (0984) 601-1000 parece estar equivocado.
    Gracias.

    ResponderEliminar

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.