2 de enero de 2012

Falleció Hermann Guggiari, escultor paraguayo destacado en el mundo

Falleció el 1 de enero de 2012, a los 87 años, el gran escultor paraguayo, don Hermann Guggiari, a causa de graves problemas del corazón, y complicaciones debidos a la diabetes que lo aquejaba desde hace algunos años.
El mismo estuvo acompañado por todos sus hijos, nietos y amigos en el momento de su deceso, que se dio en el Sanatorio La Costa, donde fue ingresado hace dos semanas. “Papá se fue apagando como una vela, lentamente, y ahora ya descansa en paz”, manifestó Sebastián, uno de sus hijos.
Hermann Guggiari es reconocido mundialmente por sus grandes obras en metal, especialmente en acero inoxidable, con temáticas diversas, pero siempre rondando la libertad y lo ecológico.
Deja un gran legado en obras en diversos formatos, desperdigados en toda el Paraguay y en otros países de América y Europa. Fue ganador de muchos premios, y obtuvo otras distinciones del gobierno, e instituciones culturales.
Con él se va un innovador en materia de escultura, a la que siempre fue fiel. El metal fue su material preferido y en su taller, ubicado en España y General Santos, quedan como mudo testigo de genial manufactura. Ahí mismo había fundado y mantenido lo que se dio en llamar el “Bosque de los artistas” una exitosa feria de arte y artesanía que se realizaba anualmente en la época de Navidad.
El artista
Hermann Guggiari, nacido en Asunción el 20 de marzo de 1924, hijo de Ana Brun y Pedro Bruno Guggiari, para muchos el más notable intendente municipal con que contó la ciudad de Asunción a lo largo de su vida independiente.
Realizó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio San José de Asunción y los de ingeniería y escultura en Buenos Aires, en la Escuela Superior de Bellas Artes “Ernesto de la Carcova”, institución en la cual, en contacto con Libero Baadi, Alicia Peñalba, Lucio Fontana y Curatella Manes, aprendió a valorar el arte vanguardista de entonces. Era fanático del club Tembetary y era jefe de su hinchada organizada.
Su exilio
Sus ideas libertarias y democráticas le valieron el destierro luego de la sangrienta guerra civil de 1947 –hasta 1954- y la marginación cultural y el apresamiento en varias ocasiones durante la dictadura de Alfredo Stroessner.
Ante la carencia de un Salón Nacional de Artes Plásticas en el Paraguay, organizó anualmente –desde 1970 hasta 1995- exposiciones-ferias en la temporada navideña, en el denominado “Bosque de los Artistas”, de su propiedad. La Feria del “Bosque…” se constituyó, con el paso del tiempo, en un encuentro obligado de la producción artística, llegando a contar con doscientos cincuenta participantes en sus últimas ediciones.
Su vida familiar
Casado con Deidamia Banks, quien falleció hace casi un año, fue padre de ocho hijos, cuatro de los cuales mantienen viva la llama familiar del amor por la escultura, en metal y madera en “Guggiari Arte Areguá”. De los ocho hijos, sobreviven siete, la que falleció a poco de nacer fue Ana Rosa María de Lourdes, y los que viven son Bruno Benjamín, Javier José, Hermann Gustavo, Carlos Luis, Sebastián Lorenzo, Justo Patricio y Ana Rosa.
Sus obras
Entre su obras escultóricas destacan las que tienen a la libertad como eje temático: En 1959 realizó “Hungría o Libertad”, que recibiera en la V Bienal de São Paulo una mención especial; en 1965, “Kennedy”, que obtuvo el primer premio en escultura en el Salón Esso de Artistas Jóvenes de América Latina, organizado por la OEA; en 1971, su temática moral se dio en su “Cristo”, cuyo original se centra en la Iglesia de la Crucecita, en el Barrio de Sajonia, en Asunción. Una réplica de esta obra se presentó en la X Bienal de São Paulo (1971); en 1995, “Rejas”, inspirada en las prisiones de la dictadura stronista; “NN.UU.”, una estructura de siete metros de altura que se encuentra en la entrada del campo de concentración de Dachau (Alemania) y simboliza a las Naciones Unidas en una forma cercana al edificio, sede de la entidad, con perforaciones heridas de dos frentes –Naciones Unidas de nombre, pues sigue la violencia en el mundo- y como signo de esperanza en cada boquete de la violencia un nido de palomas reales con arrullos de paz, obtuvo una Medalla de Oro. A propósito de esta exitosa participación expresó el crítico de arte Arnold Kohler, de Suiza, en el periódico “Tribune de Geneve”: “Hay dos artistas en la Bienal de São Paulo, ambos escultores, quienes habiendo seguido pasos diferentes, uno figurativo, el otro abstracto, llegaron a un muy alto grado de perfeccionamiento y espiritualidad. El primero, Hermann Guggiari, paraguayo –creó una forma de ángel emergiendo de la pared, un trabajo dramático y sublime”.

En 1991 Realizó asimismo el monumento al “Periodista mártir Santiago Leguizamón”, que se encuentra sobre la Av. Carlos Antonio López y la calle que lleva el nombre de Leguizamón, hombre de prensa víctima de balas asesinas. En 1994 realizó un “Homenaje a Miró” en un congreso internacional en Panamá.

Como un homenaje a los sueños no realizados, lo que no pudo ser, esculpió “Ara rupi’a” obra acerca de la cual expresó Livio Abramo en ocasión de su presentación: “Por la capacidad de adecuar su profunda sensibilidad artística al espíritu de nuestra época, Hermann B. Guggiari ocupa lugar singular en las artes plásticas paraguayas y del continente”.

En 1995 fue condecorado por el Gobierno paraguayo con la “Orden Nacional del Mérito” en el grado de Comendador. Fue declarado unánimemente por la Junta Municipal de la capital paraguaya como “Hijo dilecto de la ciudad de Asunción”, junto con la destacada artista plástica Edith Jiménez.

Es autor además de otros “Cristos”, asociados al campo ecológico, tales como el del templo de María Auxiliadora, de Asunción, y el “Cristo clavado por los troncos quemados” de los pocos bosques que restan en el Paraguay. Dentro de este eje temático, realizó “Cruz ametrallada” en homenaje a los campesinos cristianos de las ligas agrarias paraguayas asesinados durante la dictadura de Stroessner.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.