5 de febrero de 2012

DE VACACIONES: San Cosme y Damián

Distante a 333 km de Asunción, San Cosme y Damián guarda atractivos únicos que justifican plenamente una incursión de fin de semana. Las Ruinas Jesuíticas, el centro astronómico y las imponentes dunas de arena situadas en el lago Yacyretá invitan a la aventura.
San Cosme y Damián es una de las gemas del departamento de Itapúa. Si bien pasó casi desapercibida por mucho tiempo, desde hace unos años su fisionomía se muestra renovada y organizada, producto del trabajo conjunto entre la Secretaría Nacional de Turismo (Senatur) y los lugareños. Hoy, los visitantes llegan en considerable número cada fin de semana y los servicios básicos existentes para ellos se convirtieron en un rubro floreciente que sirve de sustento para muchas familias de la zona.
Para llegar al lugar, se debe tomar la Ruta I hasta el desvío ubicado en el Km 306, desde donde se transitan otros 27 km que conducen al casco urbano del pueblo. La postal que antecede la llegada a la ciudad es digna de ser plasmada en un lienzo; el verde del suelo y el celeste del cielo embelesan la mirada que descansa irremediablemente en el horizonte.
Una vez allí, se encuentran carteles que orientan el camino que conduce hasta la primera parada de esta aventura: el Centro Astronómico Padre Buenaventura Suárez, nombrado así en honor al primer astrónomo de América y autor del legendario libro titulado Lunario de un siglo. El sacerdote desarrolló la mayor parte de sus estudios y observaciones astronómicas en esta comunidad jesuítica durante el siglo XVIII.

El sitio cuenta con equipamiento de punta distribuido en una sala de proyecciones, un moderno telescopio nocturno y un planetario con una cúpula que emula las constelaciones. Su mayor y más reciente atractivo es la esfera armilar, un antiguo instrumento empleado en la navegación marítima que servía para determinar las coordenadas celestes de los astros. Hasta la actualidad, las referencias respecto del desplazamiento de los planetas, de la Luna, de los solsticios de verano o invierno se pueden ubicar perfectamente en el “plano” celeste representado en esta esfera. San Cosme es la cuarta ciudad en el mundo que posee este dispositivo, luego de Houston (EE. UU.), Ginebra (Suiza) y Pekín (China).

Las ruinas

Durante un largo periodo, el único producto turístico de San Cosme y Damián fueron las Ruinas Jesuíticas, cuya estructura aún se conserva parcialmente en pie. Esta reducción fue fundada en 1632 por el padre Adriano Formoso en la zona del Tape (Brasil), trasladándose más de una vez hasta instalarse definitivamente en Itapúa, entre 1718 y 1732.

Allí se pueden recorrer todos los sectores que integran las ruinas, entre ellos las iglesias Mayor y Menor, las casas de indios y la plaza. Aparte de estas edificaciones, otros atractivos son el reloj de Sol, construido por Suárez (que funciona con notable precisión hasta hoy) y las figuras de madera policromada, talladas por los artesanos indígenas que habitaron las reducciones.

Las dunas

Una verdadera travesía es el viaje hasta las famosas dunas de San Cosme y Damián. Estas montañas de arena, de más de 30 m de altura, son el remanente del monte Ybycuí, ubicado en el centro mismo del lago Yacyretá, formado por las aguas del río Paraná. Es posible llegar a ellas a bordo de una lancha dando un paseo de una hora de duración, como promedio. El costo de la excursión para cinco personas es de G. 500.000 y G. 600.000 hasta diez personas.

La inmensidad de esta isla de fina arena blanca no hace otra cosa sino remontarnos a la imagen de un desierto rodeado de agua transparente donde, debido a lo cristalino del lago, se pueden visualizar a los peces que se acercan hasta la base misma de las dunas. Es recomendable no desprenderse del chaleco salvavidas si se piensa pasear por el borde, ya que puede notarse un declive pronunciado hacia la profundidad del agua.

Historia, paisaje, calma y una experiencia palmo a palmo con la naturaleza son los mejores promotores de esta herencia cultural, que está a unas cuatro horas de traslado sobre cuatro ruedas desde nuestra capital. ¿Hace falta esperar más para darse una escapadita hacia el Sur?

TURISMO Y HOSPEDAJE EN SAN COSME Y DAMIÁN

Los habitantes del pueblo valoran la importancia del turismo en su zona; muchos de ellos abren las puertas de sus viviendas preparadas especialmente para recibir a visitantes de distintos puntos.

El lugar cuenta con una variedad de posadas turísticas montadas en residencias familiares, que ofrecen habitaciones con todas las comodidades (aire acondicionado, ventilador, baño compartido y desayuno. Algunas sirven almuerzo y cena).

Los precios diarios oscilan entre G. 50.000 y G. 60.000.

OPCIONES DE ACTIVIDADES Y COSTO

La tarifa de entrada al centro astronómico es diferenciada: extranjeros, G. 25.000; paraguayos, G. 15.000; e itapuenses, G. 5.000. Informes con Carolina Ibarra al (0985) 110-047, guía local.

El acceso al centro astronómico incluye, además, una visita guiada a las ruinas de San Cosme, Jesús de Tavarangué y Trinidad, ubicadas a 130 km y 120 km de la ciudad de San Cosme, respectivamente.

Texto David Messina || david.messina@abc.com.py

Fotos Gentileza de Senatur y MDZM.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.