29 de junio de 2012

Tres años sin Marco de Brix

Un 28 de junio del 2009 dejaba de latir el corazón de un hombre carismático, jovial y dotado de una voz prodigiosa. A tres años de su partida, seguimos recordando al cantante, olimpista y padre de familia. Marco de Brix fue un auténtico embajador de la cultura paraguaya y su canto sigue sin apagarse en la memoria de muchos paraguayos.
Marco de Brix vivió 45 años que le bastaron y sobraron para convertirse en ícono de la música popular paraguaya. Supo desenvolverse tanto en el folclore, como en el mundo de las baladas pop, inclusive compartió escenario con rockeros de la talla de Rolando Chaparro.
Es que si algo caracterizaba a "Marquito" - como lo llamaban cariñosamente allegados y admiradores - era esa apertura musical y su gran amabilidad.

Pero ese gran corazón se convirtió en su talón de Aquiles: En el 2007 fue intervenido quirúrgicamente por un desprendimiento de la arteria aorta, a partir de ahí su salud se fue deteriorando, hasta que dos años después ingresó al sanatorio La Costa aquejado por dolores en el pecho. Inmediatamente fue diagnosticado de una disección de aorta, dos días después se produjo su fallecimiento.
Una gran multitud de artistas, familiares, hinchas de su querido club Olimpia, chicos y grandes se congregaron para dar el último adiós a Marco de Brix en el cementerio de La Recoleta.
Muchos lo recordarán por ser el que llevó a un alto sitial el Paraguay en el festival OTI de la canción en el año 1983, o tal vez por sus inolvidables canciones con los arreglos de su entrañable amigo y colega músico Mauricio Cardozo Ocampo.
Hoy, a tres años de su partida, Marquito seguirá siendo recordado con nostalgia cada vez que atinemos a montarnos en ese loco carrusel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.