4 de julio de 2012

El país del ñembotavy

“Ahí viene Juan, seguramente necesita plata. Añembotavýta chugui”, es la expresión que a menudo escuchamos, o proferimos, ante la presencia de algún compromiso innecesario. En estos casos, la antigua “ley del ñembotavy” es aplicada a rajatabla por el paraguayo. Nada que no tenga que ver con él podrá preocuparle, pues ¿para qué meterme en lo que no me importa?
Por José Riquelme (19 años).
Muchas son las peculiaridades que posee el paraguayo y que llaman la atención. Una de ellas es la forma en que se desentiende de cumplir algún favor o requerimiento, el ñembotavy. Aunque esta palabra tenga otros significados, es más usada como la manera de hacerse el tonto.
Decía el escritor Óscar Ferreiro que esta actitud “es una táctica que permite ganar tiempo para comprender lo que ocurre antes de arriesgar una posición”. Es por eso que el paraguayo analiza con detenimiento cualquier pregunta, propuesta o invitación, para no caer en un compromiso innecesario. Al menor pedido se hará de oídos sordos o de la vista gorda, claro, con gran astucia.

Por ejemplo, cuando le consultamos a una persona sobre un hecho en particular, primero pensará en las consecuencias que pueda acarrear su respuesta. Si nota algún peligro, evadirá la demanda o lo negará todo, pues como lo expresa monseñor Juan Sinforiano Bogarín: “La mentira la dice con la misma facilidad con que se chupa una naranja”.
Por su parte, el periodista Helio Vera menciona otro caso del ñembotavy: “El paraguayo asentirá todo”. Las frases más utilizadas en este orden son el “oî porâ”, “upeichaite”, “chéko ha’evoi kuri”, etcétera. Ninguna de estas afirmaciones encierra en sí un compromiso, sino una manera de evitarlo.
En fin, esta forma de ser, la de hacerse el tonto, es una de las tantas tácticas de supervivencia del paraguayo. Nada que no tenga que ver con él podrá preocuparle, pues ¿para qué meterme en lo que no me importa? Y si alguien quisiera cambiar esta modalidad, advierte Saro Vera: “En este caso del ñembotavy no hay otra alternativa que desistir del propósito de convencerlo y con mucha tranquilidad. Si usted pierde los estribos, se le reirá en sus adentros”. Sí, y como gran kachiâi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.