12 de agosto de 2012

Las exposiciones comestibles, una novedosa tendencia artística

Dos tradiciones bien paraguayas, como las chipas del Kurusu jegua y el carrulim para renovar la sangre, inspiran exposiciones de arte, que además tienen otra característica en común: son comestibles. Por Rcio Cáceres (Ultima Hora).
Muestras novedosas, que además de deleitar visualmente, también complacen los sentidos del olfato y del gusto, están habilitadas en el Teatro Agustín Barrios del Centro Cultural Paraguayo Americano y en el Centro de Artes Visuales Museo del Barro.
 La primera es la exposición colectiva Agosto, vaka piru, tuja ha guaigui rerahaha, de Artistas Solidarios del Paraguay e incluye pinturas, cerámicas, dibujos, vídeos y una instalación, que están inspiradas en la tradición del carrulim, bebida popular que se ingiere cada 1 de agosto para contrarrestar las malas energías y renovar la sangre y el espíritu.
"Es la segunda de una serie de exposiciones que la Asociación realizará durante el año y forma parte de un proyecto titulado Recuperación de la Memoria Cultural, comenta Liliana Segovia, una de las expositoras. Aclara que el proyecto abarca tres festividades tradicionales: la Fiesta de San Juan Ára en junio, Carrulim en agosto y Karai Octubre en octubre.

"El objetivo principal es la recuperación de la memoria a través de nuestras tradiciones y de esta manera reafirmar nuestra identidad y reconectarnos con nuestras raíces".

El principal atractivo de la muestra es el carrulim, el tradicional brebaje preparado con caña, ruda y limón; y que se sirve a quienes visitan la muestra.

Exponen Adriana Villagra, Osvaldo Camperchioli, Adriana Duarte, Enrique Espínola, Ángel Jara, Andrea Martinessi, Liliana Segovia, Osvaldina Servián y Marta Benítez.

La segunda muestra, titulada Arbotantes para un museo. Un diálogo sentimental imaginario, se basa en la tradición paraguaya del Kurusu jegua, festividad que se celebra para rendir homenaje a la memoria de un pariente o amigo fallecido y que contempla el montaje de una especie de altar, que se adorna con rosarios de maní y chipas de todos los tamaños y formas.

CHIPAS COLORIDAS. La artista francesa Dorothée Selz se inspiró en esta tradición para realizar su instalación que incluye chipas de colores con novedosos diseños.

"No es la primera vez que trabajo con materiales comestibles, ya lo he hecho varias veces, pero nunca lo hice con chipa", comento la artista, que comenzó su proyecto con la delicia gastronómica luego de descubrir documentación sobre el Kurusu jegua.

"A la gente le gustó bastante, fue bien acogida", agrega Selz, que ya apostó antes a las exposiciones colectivas en Europa, Barcelona, Buenos Aires, Río de Janeiro y muchos otros sitios.

"Hace mucho que trabajo con esto. A Paraguay vine invitada por la Alianza Francesa", agrega la artista que quedó fascinada porque "el público paraguayo es muy curioso y cálido".

Las coloridas chipas creadas por la francesa también se pueden degustar en el museo.

DETALLES

Agosto, vaka piru, tuja ha guaigui rerahaha

Lugar: Galería Agustín Barrios (España 352)

Cierre: Viernes 17

Visitas: Lunes a viernes de 9.00 a 20.00.

Arbotantes para un museo. Un diálogo sentimental imaginario

Lugar: Sala Olga Blinder, Museo del Barro (Grabadores del Cabichuí casi Emeterio Miranda).

Cierre: 1 de setiembre

Visitas: Miércoles y jueves a la tarde, viernes y sábados de 9.00 a 12.00, y de 15.30 a 20.00.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.