18 de septiembre de 2012

“El sol cayendo sobre el Paraná”

Nancy Luzko, nació el 17 de agosto de 1974, en Encarnación, donde realizó sus estudios primarios y secundarios. Proviene de una familia de músicos; a los tres años ya ofreció su primer concierto. Cursó su estudio superior de piano en Varsovia. Es doctora en Artes Musicales por la Universidad de Miami.
Creció en un hogar colmado de música; su padre Gregorio (76) ejecutaba el acordeón y sus cuatro hermanos mayores, Jorge, María Teresa, Daniel y Dana (mellizos), el piano. “Son personas maravillosas y doy gracias a Dios todos los días por tenerlos”, dice. Asistió a la Academia de Música Chopin en Varsovia, Polonia. Nancy Luzko cursó la licenciatura en Música en la Universidad de Kansas, EE. UU.; fue asistente del maestro Kemal Geikic, mientras realizaba su masterado en Florida International University. Como tesis para el doctorado investigó sobre las obras de compositores paraguayos existentes en el repertorio pianístico.
En el 2009 lanzó el cedé Pianos Works (Obras para piano) y en el 2010, junto con su hermano Daniel (también doctor en música), compuso la primera obra para ballet que existe en el Paraguay para 60 instrumentos y de dos horas de duración: Elisa. Miguel Bonnin les encomendó a los hermanos Luzko Pas de deux paraguayo (2011) por el Bicentenario patrio. Recientemente, la compositora lanzó En el Paraná, obra para piano que ejecutó por primera vez en el Teatro Municipal de Asunción. En dicha visita también participó como jurado en el concurso Momento Musical Op. 2012, invitada por el Conservatorio Clave de Sol y Horowitz Producciones. La Municipalidad de Encarnación la convocó de manera especial como intérprete en la entrega de los Premios Karumbe.

¿Cómo está compuesto el material impreso que se publicó? Son en total cuatro libros. Uno con todas las obras del disco Piano Works (Obras para piano), que contiene nueve obras, con una edición de lujo (tapa dura de colección), y también tapa flexible para los estudiantes, además de mi última obra En el Paraná y otro libro con cuatro extractos del ballet Elisa para piano.
¿Qué estilo tienen tus obras? Son diferentes entre sí, ya que las compuse en diferentes momentos de mi vida en que fueron inspiradas. Algunas tienden hacia el estilo clásico-contemporáneo, como A través de la puerta o Sonatina. Otras usan ritmos de polca, como en Paraná y En el Paraná, y elementos de jazz como en Bliss, basados en improvisaciones y sonidos que fluyen en mi mente, los cuales intento capturar en papel; pero, muchos de ellos se escapan de la mente y nunca vuelven, por eso siempre tengo una grabadora o mi iPhone conmigo. También me gusta mucho utilizar la parte de adentro del piano, no solo el teclado, sino las cuerdas para crear diferentes e interesantes efectos sonoros.
¿Cómo es En el Paraná? Es la última obra que escribí este año (tengo otra que está en el disco que se llama Paraná que es una obra completamente diferente). En el Paraná está inspirada en mi ciudad, Encarnación, y pertenece a una suite, de varios movimientos, que está en proceso, llamada Suite Perla del Sur. En un comienzo, la obra fue pensada para ser cantada (también le estoy poniendo letra), pero al probarla en el piano me gustó, y la escribí también para piano. La toqué por primera vez en el concierto, el 25 de julio pasado, en Asunción como estreno mundial.

¿Cuál es la canción que más recordás de tu niñez, aquella que haya indicado tu interés por la música? Me encantaban las músicas de películas. Según mi papá, a los dos añitos ya tocaba Chiquitita, de ABBA.
¿Cuándo se inició tu formación musical? Comencé a estudiar piano con mi hermana María Teresa, quien ya era profesora de piano. A los tres años toqué por primera vez en público; ejecutamos a cuatro manos con mi hermana. De todos mis hermanos aprendí mucho. Estudié en el Conservatorio Josefina de Gehre, en Encarnación. Antes de ir al extranjero, me recibí de profesora superior de piano, teoría y solfeo. Mi meta era superarme y aprender. Luego seguí los pasos de Daniel, quien ya estaba formándose en Polonia; él me ayudó siempre, me llevó de la mano en mis comienzos y hasta ahora.
Si no era piano, ¿qué instrumento hubieses elegido y por qué? Me gustan todos los instrumentos, el cello, la percusión me vuelve loca, ¡me encanta! Pero si era por la practicidad hubiese elegido la flauta, porque la podría llevar fácilmente a todas partes.
¿Cuál fue la mejor lección que recibiste? Esas que no se olvidan porque sirven tanto para tu vida como para la profesión. Aprendí que nadie es más o menos que el otro. Somos todos iguales, que no importa cuánto dinero tengamos, quiénes somos o de dónde venimos; al final rendiremos cuentas a nuestro Creador, y que en esta vida estamos de pasada. En cuanto a la enseñanza, un profesor una vez me dijo: “Cuando enseñes, da todo de ti”.
¿Cuál es la mejor estampa de Encarnación para empezar una composición musical? Para mí, sin duda, el sol cayendo sobre el río Paraná. Encarnación tiene el atardecer más bonito que he visto.
¿Mantenés activa tu membrecía en la Academia de los Grammy? Este año no estuve muy activa porque estaba en otras cosas, pero desde el año que viene volveré a estar más activa con mi membrecía.
¿Cómo es Gustavo Graf, tu esposo? Es mi complemento ideal, es mi amigo; aparte de mi esposo, es un hombre muy bueno de quien he aprendido buenos valores y quien me ha hecho una mejor persona. Lo adoro. Nos casamos en el 2007. Es brasileño, ingeniero aeroespacial. Lo conozco desde mis tiempos en la Universidad de Kansas.
¿Cómo es Nancy dentro de casa? ¿Le gusta cocinar o prefiere los deliveries? Soy hogareña, me encanta cocinar chipa guasu, pastas, pescados, especialmente comida polaca que me enseñó mi mamá (Cristina Szostak, 73 años, que es polaca y siempre voy con mi matecito a cuestas. Me gusta caminar, bailar y mirar películas. Soy fan de las comedias y asisto cuando puedo a los shows de Improv en vivo; me encanta reír, ¡es lo mejor! Adoro la naturaleza.
Disco y libros
El disco Pianos Works (2009) aportó mucho a la carrera artística y docente de Nancy. “El tener un álbum grabado siempre es muy importante, porque es como tu carta de presentación como artista.
Mucha gente me escribe de diferentes lugares contándome que tienen mi disco”. Gracias a la tecnología de hoy se puede adquirir o escuchar desde cualquier parte del mundo. Desde ahora también ya existen todas las partituras del disco, para ser interpretadas por los pianistas que lo deseen. “Los alumnos podrán elegir obras de mis libros para presentar en próximos concursos. Una parte del concurso Momento musical Op. 2013 impondrá una obra de mi autoría”, puntualizó Luzko.
FUENTE: Revista Dominical Abc color. Articulo escrito por Lilian Sanchez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.