8 de diciembre de 2012

8 DE DICIEMBRE: TUPÂSY KA'AKUPE ÁRA - DÍA DE LA VIRGEN DE CAACUPE


Por: David Galeano Olivera. Cada año, desde hace muchísimo tiempo, los paraguayos acuden el 8 de diciembre, hasta la Ciudad de Caacupe a venerar a la Inmaculada Concepción, más conocida como la Virgen de Caacupe. 
Sin lugar a dudas, se trata de la mayor festividad religiosa del Paraguay. Anualmente más de un millón de personas se congregan en la Basílica, ubicada en la Ciudad de Caacupe (distante 54 kilómetros de la Ciudad de Asunción, Capital del Paraguay). La gente procede de todo el país e incluso del exterior, a fin de pagar las promesas elevadas a la Virgencita Azul. 
La celebración se inicia con el novenario, que se extiende hasta su día: el 8 de diciembre; y culmina con la octava. Durante ese tiempo, la Ciudad de Caacupe se llena de peregrinantes. En efecto, la tradición hace que cada año miles de personas lleguen peregrinando a pié hasta Caacupe.
Algunos caminan desde Asunción, otros lo hacen desde Ypacarai o desde la cima del cerro ubicada en el kilómetro 48. Los que vienen del interior tienen la costumbre de caminar desde la Ciudad de Coronel Oviedo o desde el desvío a Piribebuy. Muchos llegan en caravanas de carretas y otros en motos o bicicletas.
Los “promeseros” suelen vestirse con los colores de la virgen: ropa y gorro de color blanco y capa de color azul. Conviene destacar que las promesas incluyen de todo: algunos llegan de rodillas, desde varios kilómetros, hasta la imagen de la Virgen; otros, llegan con alguna carga sobre la cabeza (ladrillos o piedras); algunos lo hacen transportando una pesada cruz de madera. Todo vale a la hora de agradecer a la Virgen por los favores recibidos.
En todo el Paraguay, más de uno guarda en la memoria alguna anécdota de algún milagro de la Virgencita de Caacupe.
En las horas previas al 8 de diciembre, se suele realizar una serenata a la Virgen con la presencia de numerosos artistas. A partir de la medianoche, cada una hora, se suceden las misas (en Guarani y en castellano); siendo la de las 6 AM la denominada Misa Central.

Los peregrinantes, una vez “pagada” la promesa, suelen transladarse hasta el Tupâsy Ykua (el pozo de la Virgen), mítica naciente de agua fresca y bendita; donde a más de beber, los peregrinos se refrescan y llevan el Agua de la Virgen en algún recipiente.

Alrededor de la Basílica y en torno al Ykua abundan los puestos de venta de artesanías que son vendidas con la tradicional inscripción “Recuerdo de Caacupe”. También, están las famosas “calesitas”; donde la gente se entretiene. En la plaza “Teniente Fariña” y en las veredas de la Basílica y del microcentro miles de personas, cansadas y con los piés llenos de “ampollas”, se sientan, se recuestan y… duermen sobre los cómodos “piri”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.