29 de diciembre de 2012

Revalorizar la filigrana

Cuando Laura González empezó la tesis de grado de la carrera de Diseño Industrial, no imaginó que acabaría siendo premiada en el viejo continente. Inspiración para la artesanía local. Por David Messina, ABC Color.

Fueron días de incertidumbre que transcurrieron disfrazados de un poco de despreocupación. María Laura González, egresada de la carrera de Diseño Industrial en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Arte de la Universidad Nacional de Asunción, se postuló a un certamen sin esperar demasiado. Una amiga suya, que sabía de su inclinación y vinculación con el trabajo de los artesanos locales, le contó acerca de un llamado a concurso. Meses más tarde recibía la noticia de que su tesis obtuvo el galardón Tenerife al Fomento y la Investigación de la Artesanía de España y América, otorgado por el Cabildo de Tenerife.

Recién llegada de España, y tras recibir un premio en efectivo y otras menciones, la joven diseñadora habla de su labor. “Se trata de una tesis de diseño industrial, porque esta carrera tiene dos énfasis: uno en productos y otro en gráfica. Mi proyecto surgió luego de decidirme por el énfasis en diseño de productos”, explica María Laura, quien años atrás había revelado su interés por la orfebrería elaborada por manos paraguayas.
“Estando en la facultad ya había hecho una pasantía en el Instituto Paraguayo de Artesanía, donde trabajé como un apoyo en el área de diseño. Ahí empecé mi tesis. La idea era tomar un tema real. Al comienzo quería crear un auto eléctrico, pero en esa época era imposible hacerlo sola, entonces me jugué por algo más tangible y tomé la artesanía. Como hay muchos tipos de esta en nuestro país, opté por enfocarme en la filigrana”, indica.
Con un plan y rumbo asegurados, María Laura dio el primer paso para concretar su propósito. A través de una serie de reuniones con integrantes de la asociación de joyeros luqueños, fue delimitando el planteamiento y nuevas propuestas aparecieron en el camino. “Como toda tesis, fue enriqueciéndose sobre la marcha. Inicialmente pensaba desarrollar una colección que innove, que es lo que hoy más se ve en el mercado. En estos últimos años hay muchos diseñadores que están trabajando con un híbrido entre el diseño de productos y el diseño de moda”, detalla la profesional.
Gestión en comunidad
Las actividades de María Laura no solo se centraron en el esbozo de nuevos artículos, sino más bien apuntaron a la gestión de toda una cadena que involucra a los distintos actores. “Es algo mucho más holístico, no es solamente el producto en sí, sino que también está la marca, toda la cadena productiva, los proveedores y compradores. El objetivo era establecer una interrelación y dentro de la investigación empecé a ver cómo se vendía, y también hice todo un estudio de mercado. Así fue aumentando cada vez más la tesis y tras terminar el diagnóstico me percaté de que el problema estaba en la innovación, que hacía falta capacitación para lograr un cambio de fondo”.
Fue así que María Laura emprendió el reto de impartir un taller integral, en el cual los artesanos no solamente aprendían de diseño, sino también interactuaban con sus pares, compradores, proveedores, diseñadores e inclusive arquitectos en un curso de corta duración, teórico y práctico. Del mismo surgieron doce colecciones de filigrana, de tres piezas cada una. “Al final de todo, lo importante es que el artesano pueda seguir progresando y vinculándose con otros integrantes de la cadena de la artesanía a medida que el mercado va creciendo”.
Similitudes
María Laura alistó maletas y abordó el avión que la llevaría a dar a conocer el caso de estudio por el cual fue distinguida. Ya en Tenerife, España, y luego de los actos protocolares de premiación, abordó una suerte de intercambio de experiencias y pareceres con artesanos locales. Conversó con ellos y encontró puntos en común con la vivencia de los artesanos luqueños de la filigrana. “Encontré una realidad bastante similar: los artesanos no están muy abiertos a la innovación, más que nada por el miedo”, refiere.
Pero más allá de los cheques y laureles, María Laura experimentó una gran satisfacción al ver el fruto de su esfuerzo materializado por otras personas con desafíos coincidentes. “Los representantes del Cabildo de Tenerife me comentaron que tomaron mi tesis y están generando capacitaciones a artesanos locales, a partir de lo que fue mi proyecto”, revela con satisfacción.
“Me llevaron al centro de capacitación y pude ver algo muy parecido al ñandutí: la roseta, que sería el antecedente de este. Eso también fue muy valioso para mí, porque las artesanas me veían como alguien mucho más cercano, pues dentro de la tesis también hice el curso de joyería; es como permitirme estar más cerca de ellos”, finaliza.
“Lo importante es que el artesano pueda seguir progresando y vinculándose con otros integrantes de la cadena de la artesanía a medida que el mercado va creciendo”
Fuente: Abc color.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.