5 de abril de 2013

Fue a España y volvió a sus pagos con nuevas técnicas agrícolas

Pedro Villalba, poblador de la compañía Planchada de Paso Yobái, viajó a España en busca de mejores horizontes, donde trabajó en huertas, sembrando todo tipo de verduras. Cuando se dio cuenta de que podía aplicar en nuestro país las técnicas utilizadas allí, decidió volver y actualmente obtiene muy buenos resultados en su chacra.
 PASO YOBÁI, Guairá (Alberto Guido Pérez, corresponsal ABC color). La crisis económica obligó a muchos paraguayos a buscar mejores horizontes en el Viejo Continente. Pedro Villalba (45 años) es uno de los que se aventuraron en ir a España a probar suerte.
En tierras españolas, Villalba se dedicó al cultivo de distintas hortalizas, con técnicas nuevas para él. Con el tiempo, se dio cuenta de que podía aplicar su modo de trabajo en nuestro país, y decidió volver a este distrito luego de 2 años y 8 meses.

Villalba comentó que cuando retornó, lo primero que hizo fue golpear las puerta del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), pero no recibió una respuesta positiva. “Me remangué solo, y hoy tengo el resultado. Lo primero que hice fue mandar analizar el suelo, y con base en ese resultado le proporcionó lo que hacía falta”, expresó.
Construyó un galpón totalmente cubierto por un material especial, que mantiene una temperatura ideal y la humedad concentrada en el techo cae de vuelta sobre las plantas. La plantación tiene un sistema de riego manual; la preparación de suelo se realizó con mucha antelación, y para la fertilización se utiliza exclusivamente estiércol de vaca y gallina, para que el producto sea orgánico. “En Europa no se utilizan productos químicos para la fertilización”, dijo Villalba.
En el galpón tiene 862 plantas de tomate, que comenzaron a madurar. Tendrá un promedio de 8 a 10 kilos de frutas por planta, que madurarán por completo en estos días.
“En la primera semana de recolección, la venta se realiza entre los vecinos, pero cuando madure más cantidad se tendrá que vender en ciudades más importantes. El precio actualmente es de G. 4.000 por kilo. Este proceso lleva 100 a 110 días desde sus preparación de suelo hasta recoger la última fruta”, dijo Villalba.
Según el productor, conviene mucho más que cualquier otro rubro agrícola, ya que con este tratamiento la calidad es mucho mejor que el tomate brasileño o el argentino. “En el momento de vender, uno no tiene problema: el comerciante o el ama de casa sabe la calidad de lo que va a comprar. Producir en el Paraguay sale más barato que producir en España; acá tenemos todo a mano, es cuestión de ingeniarse y tener ganas”, manifestó Villalba.
La inversión hasta comenzar a cosechar alcanzó la suma de G. 19 millones. Las ventajas son que se puede realizar en terrenos pequeños y en cualquier época, hasta tres veces por año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.