20 de mayo de 2013

Paraguay visto como un imán para inversiones

La captación de inversión extranjera directa por parte de Paraguay creció un 27% en 2012, llegando a US$ 273 millones, según un informe de Cepal sobre países receptores de capital extranjero en América Latina y el Caribe. 
El porcentaje de crecimiento de nuestras captaciones está entre los más importantes en la región, aunque en volumen de ingreso de capital es el menos relevante, aunque suficiente para pensar en un arranque de confianza de empresas foráneas para radicarse en nuestro territorio. No obstante, hará falta un proceso de orientación hacia rubros de mayor impacto para nuestra economía y no solo para explotar recursos naturales.

 En 2011, el volumen total de ingreso de inversión extranjera directa al país fue de US$ 215 millones, para después aumentar al año siguiente US$ 58 millones y llegar a US$ 273 millones, 27% más, refiere el informe de Cepal. La región América Latina y el Caribe recibió en 2012 un récord de inversión extranjera directa (IED) de US$ 173.361 millones, un 6,7% más que el año previo, pese a la reducción de estos flujos mundiales en un escenario de crisis.
Para Cepal estas cifras se explican por el sostenido crecimiento económico de la región, los altos precios de las materias primas y la elevada rentabilidad de las inversiones asociadas a la explotación de recursos naturales. Para este año se proyecta que las entradas de IED a la región se ubicarán en un rango que oscila entre una caída de 3% y un aumento de 7%.
La IED es la colocación de capitales a largo plazo en algún país extranjero, para la creación de empresas agrícolas, industriales y de servicios. La IED se va orientando cada vez más hacia la explotación de recursos naturales, en particular en América del Sur.
Mayoría latinoamericana
La mayoría de los inversores identificados en la región son de origen latinoamericano (48%), seguidos por inversores norteamericanos (21%). Más atrás se encuentran las transacciones de inversores del Asia Oriental (14%), Europa (10%) y Oriente Medio (7%).
Países como Bolivia, Chile, el Paraguay o el Uruguay están seduciendo a empresas translatinas (principalmente procedentes de la Argentina y el Brasil). Las mejores condiciones que el Paraguay está mostrando actualmente para las inversiones genera un notorio y creciente interés por parte de capitalistas de São Paulo, Paraná y Santa Catarina, entre otros, para radicar empresas e industrias en este país, decía recientemente el presidente de Foro Brasil-Paraguay, Raúl Baginski.
Se puede notar una concentración de inversiones en el sector agrícola, que en el caso específico de nuestro país, no ayudará para modificar la estructura productiva de nuestro país y, lo que es peor, las ganancias generadas no se quedarán en las venas de nuestra economía porque volverán a origen apenas sean autorizadas.
Los gobiernos regionales han reaccionado ante este interés por adquirir tierras agrícolas, observa Cepal. Un claro ejemplo es la Argentina, donde se estableció la Ley Nº 26737, que contempla un Régimen de Protección al Dominio Nacional sobre la Propiedad, Posesión o Tenencia de las Tierras Rurales. Esa ley limita al 15% la posesión de tierra rural por parte de extranjeros (o empresas con mayoría de capital extranjero). En Bolivia, Brasil, Colombia y Uruguay también se están debatiendo proyectos de ley similares para limitar la extranjerización de tierras agrícolas. Asimismo, organismos internacionales como la FAO han promovido una serie de directrices voluntarias para incentivar inversiones en tierra que sean inocuas para el medio ambiente y que promuevan la inclusión social y la mejora socioeconómica de las poblaciones rurales. Además, es recomendable explicitar este tema en las agendas bilaterales entre países, como recientemente lo han hecho los gobiernos de Australia y China, estableciendo mecanismos de consulta y sistemas integrados de información para hacer más transparentes y legítimos los procesos de inversión extranjera en agricultura.
Cadena de valor
Es de notarse que las empresas especializadas en la producción de materias primas agrícolas formulan sus estrategias integrando todas sus actividades en la cadena de valor, de modo de optimizar la exportación global de materias primas. Para ello es esencial articular la producción agrícola, la logística, el negocio de fletes navieros y el procesamiento industrial, a fin de reducir costos y producir en forma competitiva. Dentro de esta lógica operan las cuatro grandes corporaciones procesadoras de granos del mundo: ADM, Bunge, Cargill y Louis Dreyfus, además de una gran variedad de otras empresas transnacionales importantes, pero de menor tamaño y algunas firmas transnacionales emergentes, como la empresa de origen chino Noble Group Limited.
Influencia en el crecimiento
Se considera que la IED tiene el potencial de influir en el crecimiento económico de una manera endógena, siempre y cuando genere retornos productivos por medio de externalidades y efectos de derrame tecnológicos u organizacionales. En este sentido, el régimen de políticas públicas y el marco institucional en general tienen un papel determinante en la promoción de la IED y en la absorción de sus efectos positivos en la economía interna, así como el proceso de acumulación de conocimientos, necesario en las economías para alcanzar este fin.
Es categórico que Paraguay necesita captar mucho más IED. Sin embargo, debe propiciar un escenario para que también nos quede la miel y no solo el panal estrujado.
48%
La mayoría de los inversores identificados en la región son de origen latinoamericano (48%), seguidos por los de EE.UU. (21%).
2013
Para 2013 se proyecta que las entradas de IED a la región se ubicarán en un rango que oscila entre una caída de 3% y un aumento de 7%.
Fuente: Por Benito Roa Abc color.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.