27 de junio de 2013

89% crecieron las remesas al Paraguay

En solo seis años, las cifras de los envíos al país pasaron de USD 336 millones en 2006 a USD 634,1 millones en 2012.
Las cifras de remesas al país desde distintos puntos del mundo han ido en aumento, pero no solo en los montos que ingresaron, sino también en las empresas remesadoras, que encuentran este negocio en pleno auge, pese a las crisis económicas que afrontan algunos países desde donde se realizan los envíos.
Para evitar malentendidos, el Banco Central de Paraguay (BCP) define las remesas como “fondos que los emigrantes envían a su país de origen, normalmente a sus familiares, sin contrapartida alguna”. De acuerdo a los datos del BCP, en su informe Remesas de trabajadores 2000-2012, el monto anual de remesas en el año 2000 fue de USD 152 millones; posteriormente mostró una tendencia decreciente asociada a la crisis de la economía argentina en 2002.
Pero desde el año 2003 en adelante fue evolucionando de manera creciente para llegar al 2006 con USD 336 millones. Durante el 2007, se aprecia un incremento marginal a USD 340,8 millones; en 2008 hay un leve aumento en USD 362.6 millones, en tanto que para el 2009 persiste la tendencia llegando a USD 377,3 millones (ver infografía).
Es así como en 2012 llega a USD 634,1 millones (según el BCP), lo que representa el 2,5 % del PIB. En tanto que los datos del informe Las remesas a América Latina y el Caribe en 2012: comportamiento diferenciado entre sub-regiones, del Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin/BID), no son iguales a los publicados por el BCP e indican que el ingreso por remesas del año pasado alcanzó los USD 804 millones. Estas diferencias se deben al mecanismo de recopilación de datos; el Fomin parte de encuestas realizadas con receptores de reservas, mientras que la banca matriz utiliza como insumo las transferencias efectuadas a través del sistema financiero.
De esta manera, de acuerdo a datos del BID, el país figura como el tercero con mayor aumento de remesas en Sudamérica, encabezado por Bolivia y Perú, con montos que llegan a USD 1.094 millones y USD 2.779 millones, respectivamente.
España se mantiene como el principal origen de las remesas paraguayas, por un total de USD 296 millones remitidos en el 2012, en tanto que Estados Unidos viene reduciendo su importancia relativa. Los datos sobre Argentina están subvalorados debido a que desde ese país llegan las remesas en un porcentaje importante vía empresas de transporte terrestre y personas físicas, las cuales están excluidas de los datos del BCP.
A pesar de la crisis en España, la mayor parte los envíos de dinero por parte de los compatriotas proviene de ese país, que implica alrededor del 63 % del total. De allí, en enero pasado, los paraguayos enviaron USD 28 millones, USD 3 millones más que en enero de 2012.
Las remesas desde Estados Unidos suman el segundo monto más importante de envíos de paraguayos desde el exterior, con una participación del 27 % del total.
Las tres vías de recepción de las remesas de trabajadores son el sistema financiero (bancos, casas de cambio y financieras); las empresas de transporte de pasajeros y cargas; y los familiares y amigos de confianza que trasladan los recursos financieros a través de las fronteras como si fueran de su propiedad. Esta modalidad en la actualidad es mínima y, complementariamente, se empezó a enviar por una de las operadoras de teléfonos móviles. La Balanza de Pagos solo incluye una de las vías de entrada de las remesas.
Nueve remesadoras
Las remesadoras inscriptas ante la Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero o Bienes (Seprelad), y que realizan operaciones de remesas de fondos a nivel nacional e internacional son nueve (ver infografía 2). Además, existen entidades bancarias, financieras y casas de cambios que brindan el servicio de remesas de fondos y giros; las mismas se encuentran bajo la regulación y supervisión de la Superintendencia de Bancos (BCP).
“La mayoría de las operaciones de remesas, particularmente las que tienen como destino nuestro país, en sus inicios tienen estrecha relación con lo que comúnmente se llama ayuda familiar. Es decir, dinero remesado por compatriotas a sus familiares. Hoy en día, se han ampliado grandemente los conceptos de remesas, ya que podemos señalar que, incluso, muchas empresas prestan servicios de pagos a proveedores por importaciones, por ejemplo DHL Paraguay SRL”, explica Oscar Boidanich, ministro de la Seprelad.
Otro fenómeno que se da dentro de este sector es la incursión de las empresas telefónicas al rubro, lo cual abre un abanico de posibilidades en cuanto al uso y destino del dinero, con Giros Tigo y Konecta SA (Personal).
Hasta el momento, una sola de estas empresas se encuentra registrada para operar en alianza con la firma de remesas internacionales Western Union, que es Tigo. Esta situación propicia que se reciban remesas del exterior mediante la cantidad de clientes con líneas habilitadas.
Sobre el punto, Rocío Giménez, brand manager de Mobile Financial Services de Tigo, cuenta que la telefónica presta este servicio en Paraguay desde marzo del 2012. Existen amplios rangos de envíos, pero los promedios se sitúan alrededor de G. 500.000 e inclusive más en muchos casos, dependiendo de la frecuencia del envío, que puede ser quincenal, mensual, entre otras.
Tigo cuenta con más de 2.000 puntos de recepción de remesas en todo el país. Pero ¿qué motivó a la compañía a ingresar en este negocio? Giménez responde: “Nuestro foco en los clientes y en las necesidades de los mismos, así como el espíritu de innovación que nos caracteriza, tienen como resultado servicios que facilitan la vida de nuestros clientes”. Añade que “Tigo Money acorta distancias, ahorra tiempo y dinero, y brinda a nuestros usuarios la posibilidad de estar de alguna forma cerca de los suyos”.
Otra firma que desde hace tiempo está en el negocio es Nuestra Señora de la Asunción (NSA). Anteriormente, quienes enviaban dinero a sus familiares, se lo entregaban al conductor de la empresa de transporte. “Nos enteramos de que los conductores hacían el favor y fue entonces cuando formalizamos, constituyendo una sociedad en Argentina, que es NSA Argentina, que empezó en el año 1985”, recuerdan en la empresa.
Es así como NSA comenzó a prestar el servicio de remesas en Paraguay, a nivel local, en 1990, incorporando a partir del año 1999 los giros desde y hacia Argentina; en 2006 a España y Estados Unidos, para llegar, desde 2009, al resto del mundo mediante una alianza con Western Union. Unos 60 mil giros mensuales se efectúan a través de NSA, con montos promedio que dependen de los destinos, pero oscilan entre USD 200 desde Argentina, USD 300 desde Estados Unidos y USD 400 desde Europa.
Western Union
Western Union actúa en Paraguay por medio de sus agentes, que son Financiera El Comercio, DHL y Nuestra Señora de la Asunción, con más de 1.000 puntos de servicio alrededor del país. Paula Barifouse, Corporate Communications Director of Latin America and Caribbean, indica que el límite establecido para envíos internos y externos es el equivalente de hasta USD 7.500. La compañía multinacional está en Paraguay desde 1995 y trabaja en más de 200 países.
Remarca que, de acuerdo a las estadísticas de la empresa, los consumidores paraguayos envían y reciben dinero de sus familiares y amigos en Argentina, España y Estados Unidos. Para el caso del envío doméstico, o sea, dentro de Paraguay, Asunción y Ciudad del Este son los ‘corredores’ más usuales. En general, los promedios de envío son de alrededor de USD 700 para el envío fuera del país y USD 400 dentro del mismo.
En 2012, The Western Union Company realizó 231 millones de transacciones en todo el mundo, en las que puso en circulación USD 79 mil millones de capital entre consumidores y completó 432 millones de pagos de negocios.
FUENTE; ABC color

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.