13 de julio de 2013

Aspecto del lago Ypacaraí mejora, pero persiste la alta contaminación

En las playas de San Bernardino, el lago Ypacaraí ya no tiene el aspecto verdoso que tenía meses atrás por la afloración de variedades de algas tóxicas (cianobacterias), cuya presencia en las aguas se confirmó en setiembre del año pasado.
Sin embargo, el último informe del Centro Multidisciplinario de Investigación Tecnológica (Cemit), de la UNA, culminado a fines de junio y dado a conocer recientemente, advierte que las cianobacterias no desaparecieron, solo disminuyeron a causa de las lluvias y los vientos recientes.
El informe. No solo las algas persisten en el lago Ypacaraí, de acuerdo con datos brindados por el Centro de Investigación, sino también la cantidad de nutrientes, como fósforo, que superan ampliamente los niveles permitidos en la Resolución n.º 222/02 de calidad de aguas, de la Seam.

“La cantidad de agentes contaminantes en el cauce es similar a lo hallado en setiembre del 2012, cuando afloraban las algas”, apunta la directora del Cemit, Inocencia Peralta. En ese sentido, el nivel de fósforo total encontrado en el último muestreo en el muelle del Club Náutico de San Bernardino fue de 0,147 miligramos por litro, mientras que lo permitido es de 0,025 miligramos por litro.
Además, la cantidad de nitrógeno que se encontró en el mismo sitio es de 1,500 miligramos por litro, pero lo permitido para aguas de clase 1 es de 0,3. Las aguas de clase 1 son las que pueden ser utilizadas para la recreación.
Aguas turbias. “Se sigue observando una elevada concentración y biodiversidad de cianobacterias que pueden dar lugar a una floración de algas tóxicas en cualquier momento, cuando las condiciones ambientales sean favorables”, reza el informe del Centro de Investigación. La directora del Cemit, Inocencia Peralta, explica que en sitios como Areguá, donde el lago todavía está verde, la presencia de estas algas alcanza hasta 130.000 células por mililitro, mientras que solo se permiten hasta 20.000 células para la recreación, según la Seam.
El año pasado, el máximo de algas tóxicas presentes en el lago llegó a 2 millones de células por mililitro.
“Para que hoy veamos una disminución tuvieron efecto las intervenciones a empresas por parte de la cartera ambiental, pero no es suficiente para erradicar las algas del lago”, lamenta Peralta.
La experta recuerda que varias propuestas fueron remitidas a la Seam para colaborar con la limpieza del cauce, sin obtener ninguna respuesta.
“Es lamentable que hasta ahora en la Seam no nos hayan aprobado un solo proyecto, pese a que seguimos todos los pasos que nos pidieron”, reclama igualmente el secretario general de la Municipalidad de Areguá, Miguel Troche.
Mientras, las algas tóxicas permanecen en el agua y los nutrientes que los alimentan van en aumento. También reaparecen los insectos del lago en San Bernardino, que ahuyentan a pobladores y visitantes de la playa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.