28 de julio de 2013

Tribus de amigos

No tenían nada en común, pero terminaron siendo muy amigos y amigas. Desde los círculos que frecuentan, desde los objetivos que los unen, conformaron “tribus urbanas” y, a través de ellas, nuevos afectos. Hoy disfrutan de este valor esencial en la vida de todo ser humano: la amistad.
 En verdad tenían poco en común, o por lo menos eso creían, pero hoy no comienzan su jornada sin darse los buenos días o armar una reunión para pasarla bien. El punto de encuentro y de partida para los momentos agradables es siempre el centro terapéutico Ravenna.
Es que “las chicas” se conocieron “persiguiendo" el mismo objetivo: bajar unos kilos de más. Era lo único que tenían en común, pero con los encuentros sucesivos fueron notando que tenían muchas más afinidades que la balanza y fueron forjando una amistad inquebrantable, pero por sobre todo divertida. “Llegamos por diversos motivos: algunas por estética, otras por salud.
Luego de las sesiones, trasladamos nuestros encuentros a otros lugares y fortalecimos esos lazos. A una ya le conseguimos novio, a otra estamos a punto”, expresa Deisy, rompiendo el momento serio de la nota.
Entre risas fueron contando sus vivencias. Francis de Sánchez está casada y es madre de tres hijos; Belén Franco de Sosa es sicóloga, también casada y con un hijo; Clara Reichert es soltera, pero con novio en puerta gracias a la perseverancia y la dedicación de sus amigas; Deisy Perales es economista y dueña de una boutique, madre de dos hijos; Sonia Insfrán, contadora, y Celeste Villalba, nefróloga. “No solo salimos a caminar todas las tardes a Ñu Guasu, también mantenemos permanente contacto a través del WhatsApp. Nuestro grupo se llama “Minirunning” y la primera que se levanta da los buenos días. Si alguna está en baja, le animamos a continuar y no decaer; intercambiamos opiniones o anécdotas de los hijos, estamos conectadas las horas que no estamos juntas”, expresa Francis, catalogada como la “mamá del grupo”, la que alienta a seguir con las indicaciones del Centro.
“Sin querer o sin tener nada en común, pasamos a tener mucho en común”, agrega Belén Franco. “Ella es toda dulce”, a decir de sus amigas. “Pero tiene un carácter firme, decidido”, coinciden.
“Nos ayudamos desinteresadamente, sin esperar nada a cambio, y nos aceptamos tal como somos", dice Clara, “la del estilo inglés”, la que gusta de tomar el té; “la chúlina”, cuentan en medio de risas, mientras sacan a la luz otros rasgos de su personalidad.
La fashionista, la asesora de imagen, RR. PP., “ere erea”, Deisy Perales... “vive en la clínica: está a la mañana, a la tarde, a la noche; sabe todo lo que pasa acá. Todo lo ve, todo lo sabe y todo lo cuenta”, se escucha en medio de las risas.
La formal, la seria, que encamina hacia la meta a sus amigas es Sonia Insfrán. Celeste Villalba, médica, cierra el círculo amistoso. “Manejamos muchos códigos, términos que solo nosotras entendemos, como ‘toas cosas’ o ‘perro de raza tiene dueño’, etc. En realidad, formamos un lindo clan que se apoya mutuamente, que nos hace sentir que no estamos solas. Si una necesita, la otra está ahí para sostenerle; todas para una. La relación fue más allá de lo que significa perder peso. Hoy nos buscamos, nos extrañamos. Profundizamos la amistad a través del trato y el cariño... Y es bueno saber que una tiene a alguien en quien confiar, a quien llamar cuando tiene problemas o que cuenta con un grupo, con nuestra tribu, con el que compartir actividades como disfrutar de una caminata”, afirma Francis.
Alejandra Chamorro, gerente del lugar, expresa que es necesario tener algo en común para que la amistad sea verdadera y estable. “Por ahí, una misma carrera, un entretenimiento; en este caso, una meta en común”, señala Alejandra.
Ya lo dice el refrán: “Aficiones y caminos hacen amigos”. Y claro que para el 30 de julio están pensando en algo grande para cultivar esa amistad que las une. ¿Y qué van a hacer? “Toas cosas”, exclama Deisy, generando risa y otros comentarios jocosos.
Definitivamente, un grupo que prueba que existen diversos lugares donde conocer a nuevos amigos: en un parque, en el gimnasio o en un centro terapéutico de decenso. Hacer nuevos amigos es abrir horizontes, descubrir nuevas facetas de la vida... y, cuando se los encuentra, hay que cuidarlos.
Pedaleando
Otra tribu amistosa es la de Bicicentro. El mentor del grupo, Fernando Rodríguez, motivado por reactivar la vida del centro de Asunción, creó la “tribu” Bicicentro. El parque Carlos A. López fue el lugar elegido para la producción fotográfica de este grupo que hoy aglutina a más de 2000 amigos en el Facebook y que reúne a unos 50, aproximadamente, todos los lunes, miércoles y viernes, a las 20:00, frente al Panteón de los Héroes como punto de partida para paseos por diversos itinerarios. Y así también, gente que nunca se vio en la vida desarrolló una amistad genuina, o personas que vivían en la misma cuadra sin conocerse, actualmente, estrechan vínculos muy sólidos. Y es que la amistad es eso, precisamente: un vínculo que proporciona la posibilidad de compartir experiencias; en este caso, pasión por los pedales.
Fernando se emociona con lo que logró a través de una página en las redes sociales, hace unos pocos meses. “Comenzó de casualidad. Tenía una vieja bicicleta que quería vender, la llevé para la venta y conseguí más de lo que me esperaba, así que me compré otra más completa y comencé a pasear solo hasta que dije: ‘En el centro debe haber más personas que gusten de este deporte’, y través de Facebook y Twitter comecé a convocar”.
¿Cuál fue su sorpresa? Que la cifra aumentó rápidamente y a la fecha son más de 50 los que se reúnen frente al Panteón de los Héroes como punto de partida para otros rumbos. Personas de diferentes profesiones y edades conforman esta tribu urbana. Felipe Díaz (15), Leo Acosta (19), Rocío Pérez Tenace (36), Santiago Sartorio (16), Manuel Rodas (17), Cristhian Arevalos (20), Carolina Ayala (24) y Fernando, por supuesto, participaron de la charla con ABC Revista. Ellos resaltan “la buena onda” del grupo y la solidaridad que mantienen. “Es bueno ver cómo valores como la lealtad, la solidaridad se consolidan. El bien de uno es el bien de todos”, expresa Fernando. “Se formaron amistades que en otros contextos no se hubiesen dado”, añade. “Los viernes salimos a comer todos juntos. Puedo decir con total certeza que se formaron buenos amigos”, aporta Rocío.
Para Fernando es fantástico ver, en estos tiempos tan acelerados, cómo la amistad fluye. “La velocidad de tiempo actual se está comiendo el diálogo entre nosotros. Cada vez tenemos más amigos virtuales y menos amigos reales, pero desde Bicicentro estamos rompiendo eso. La presencia de amigos es importante para cualquier ser humano, y contribuir a eso es muy lindo realmente".
Para celebrar el Día del Amigo, van a organizar una cena en la terraza de su casa. “Es una fecha que hay que celebrar”, coinciden. Y sí. El hecho de contar con alguien a quien recurrir cuando la vida invade de buenas o malas noticias es motivo para festejar. ¡A no olvidar la sana costumbre de rodearse de buenos amigos!
Por Por Nancy Duré Cáceres ndure@abc.com.py ABC color

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.