15 de septiembre de 2013

Músicos apuestan al bandoneón, un instrumento en peligro de extinción

Es apreciado en el mundo, pero de difícil ejecución. Los alemanes dejaron de fabricarlo, y en  Paraguay pocos saben repararlo. El diario Ultima Hora entrevistó a adultos y jóvenes que siguen apasionados por el bandoneón. Por Rocío Cáceres (Ultima Hora)
La carrera de bandoneonistas no es fácil, porque aparte de que requiere años de estudio y mucha dedicación, el instrumento es muy costoso –cuesta alrededor de USD 6.000– y cada vez son menos las fábricas que se dedican a él. Pese a todas las adversidades, los músicos que eligieron el bandoneón no lo cambian por nada, ya que tiene muchas bondades, aparte de un sonido mágico.
Este instrumento de viento posee 71 botones, y fue diseñado inicialmente en Alemania. Al principio, su uso fue como órgano portátil para ejecutar música religiosa, y al llegar al Río de la Plata, de la mano de marineros e inmigrantes, fue adoptado por músicos de la época.

Actualmente se sabe de jóvenes que lo eligen como compañero musical. Este es el caso de Bruno Ocampos (14), Sofía Pereira (14) y Fabián Cardozo (11), quienes desde hace dos años estudian bandoneón con dos grandes maestros: don Bruno Cáceres y su hijo Hebert. Ellos conforman el grupo Fuelles libres. "Yo veía cuando actuaba el profe Hebert y ahí me empezó a gustar", cuenta Fabián, quien inició su formación a los 9 años. Su compañera Sofía también se interesó por el instrumento al ver actuar a su profe. "El instrumento es fácil si te gusta en serio y prestás atención", cuenta entusiasmada.
En tanto, Bruno asegura que desde niño le interesa el bandoneón. "Ya tuvimos varias actuaciones", cuenta el joven.
Para don Cáceres es todo un desafío transmitir los conocimientos. "Tengo muchos años en el bandoneón, enseñé a mi hijo Hebert, que desde chiquito dio muchas alegrías a la familia, y ahora enseño a estos chicos, que tienen mucho talento", afirma, y asegura que el secreto es la dedicación. "Hay que practicar y practicar. El bandoneón tiene mucha capacidad, es como una orquesta completa", dice.
Su hijo Hebert coincide con él, en cuanto al potencial de los chicos. "Los chicos son puro talento, oro en bruto, hay que pulirlos. Ellos tienen la oportunidad que yo no tuve, de estudiar en su pueblo", comenta, y agrega que el bandoneón se adapta a todos los estilos. "Puede entrar en cualquier ambiente, es muy completo; se pueden apretar ocho notas a la vez".
Hebert, integrante del grupo Generación, también tiene un grupo de alumnos en el conservatorio Ha che valle, de San Juan Bautista, Misiones. Otro bandoneonista que transmite sus conocimientos es Martín González, que enseña a un grupo de alumnos de Yacyretá.
cultores. Otros grandes representantes del instrumento son Juan Ramón González y don Nemesio Bordón.
El primero integra la Orquesta Folclórica de la Policía y el Conjunto Folclórico de Apa. "También tengo un trío, toco con Yoryi Torales y Alberto de Luque; tengo varios grupos", cuenta Juan Ramón. El músico rememora sus inicios, que fueron con el acordeón, pero que luego –dice– se "enamoró" del bandoneón. "Papá me consiguió un acordeón cuando era niño", apunta. A partir de allí se formó con Nicolás Yaratí, Cirilo Fretes Franco, Carlos Bordón y otros. "Es un poco complicado, pero es muy lindo. Yo enseño en casa, ahora tengo dos alumnos de 17 y 18 años; veo mucho interés", dice emocionado González, esperanzado en que perviva la carrera de bandoneonista, aunque reconoce que "el instrumento está en una etapa de extinción".
Don Nemesio (87), por su parte, trae el talento y el amor por el instrumento de cuna, ya que nació en Guarambaré, semillero de grandes bandoneonistas y en una familia de artistas: los Bordón. "Yo nací para esto, para la música", cuenta el creador de Bandoneón pu rory, Mi primera ilusión, Nicolasita, A mi novia, entre otros temas. "Nunca enseñé porque quiero que el alumno aprenda enseguida, y no se puede. Quiero que sea como yo, que escucho una música y enseguida toco, por eso no intento luego", concreta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.