24 de octubre de 2013

Jesuitas piden apoyo para que los pobres estudien

La Fundación Jesuita, que trabaja en la educación de unos veinte mil niños, jóvenes y adultos de bañados y zonas rurales del país, necesita benefactores para seguir con sus obras. Su director, el padre José María Blanch, indicó que mensualmente necesitan más de G. 30 millones para solventar los gastos.
La Fundación Jesuita se creó en octubre de 2010 y su objetivo es apoyar el trabajo social que realiza la Compañía de Jesús en el área educativa.
La obra más grande de los religiosos, sin dudas, es Fe y Alegría, que es un programa educativo que actualmente tiene 20.000 alumnos, entre niños, jóvenes y adultos. Estos últimos estudian para terminar la Educación Escolar Básica. Son 4.000 repartidos en las zonas rurales. Los otros 16.000 alumnos estudian en 34 escuelas y colegios de zonas muy pobres. El servicio es gratuito.
Blanch explicó que el Ministerio de Educación aporta, pero hay rubros que se deben conseguir, aproximadamente un 30%. Estos representan entre G. 30 y 40 millones mensuales para abonar los salarios; además se debe pagar el mantenimiento y la limpieza del edificio.

Según el sacerdote, estos últimos gastos se solventaban con aportes del exterior, pero han disminuido y actualmente es muy difícil sostener las 34 escuelas y colegios sin apoyo de afuera.
Para buscar fondos y apoyar estos emprendimientos, se creó la fundación, con el objetivo de asegurar el servicio educativo y que no tengan que cerrar los colegios.
Blanch dijo que actualmente hay un boom de la educación y mucha gente quiere ayudar, y lo que se desea es que canalicen sus aportes a través de la fundación, que luego hará llegar los beneficios a los alumnos.
La Compañía de Jesús también tiene otros proyectos con los indígenas y campesinos de Misiones, Caazapá, Guairá y San Pedro, con quienes se trabaja para formar cooperativas e industrializar sus productos. Ya han logrado elaborar azúcar orgánico, aceite de sésamo, coco y maní. El objetivo es dar mayor valor agregado a sus productos.
Para Blanch, la fundación nació para juntar aportes de empresas y socios en Paraguay. Actualmente tiene más de 400 socios. Ellos aportan una cuota mensual para fortalecer la obra.
En este proceso de captar socios se visita a empresas para que aporten una parte de sus ganancias a la educación, dentro del programa de responsabilidad social.
“Hay mucha gente que quiere hacer el bien, y analiza programas, sin embargo la fundación ya tiene proyectos hechos, y si envían sus aportes irán a niños, jóvenes y adultos de los bañados y zonas rurales muy necesitadas y que quieren estudiar”, remarcó.
Al ser consultado acerca de si el Gobierno recortó su aporte, Blanch sostuvo que no, pero hay rubros que no paga, como los de director, sicólogo, bibliotecaria, ni el mantenimiento y otros gastos. Resaltó que en Paraguay, si se quiere trabajar en educación, se debe comprar el terreno y edificar, es decir, se está complementando la labor del Gobierno, que no logra satisfacer lo mínimo necesario.
El ingeniero Víctor Hugo Basili, exalumno del Cristo Rey, apuntó que la Compañía de Jesús tiene una tradición en la educación y su enfoque actual es ir a los lugares más pobres, básicamente llegar a la gente y ofrecerle una educación con el estándar de los jesuitas.
Agregó que la educación que prestan los religiosos requiere de complementos para que sea de buena calidad y para eso se necesitan fondos.
Los interesados en colaborar pueden depositar sus aportes en las cuentas: Banco Itaú Cta. Cte. Nº 50021493/0 y Sudameris Bank Cta. Cte. Nº 199471/4.
También se puede llamar al (021) 446554, para cobro a domicilio.
Fuente: Abc color

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.