30 de noviembre de 2013

En Paraguay artistas le ponen música a la indignación ciudadana

Músicos que se sintieron conmovidos por las movilizaciones ciudadanas contra la impunidad en el Parlamento, compusieron canciones "de escrache", que van desde la cumbia al rap. Son los himnos de los indignados. Aquí pueden conocer y escuchar algunas de ellas. 
Por Andrés Colmán Guitérrez (Ultima Hora).
"¡Pueblo, levántate...! / ¡Paraguay, con los puños al aire!/ ¡Volvieron a ser nuestras estas calles!/ ¡Nosotros no callamos como antes...!", dice la canción en estilo rap, que suena desde el potente altavoz de un automóvil, estacionado junto a la plaza del Congreso, mientras una docena de manifestantes hacen flamear banderas bajo la lluvia, en la frustrada movilización del #28Npy.
"¿Quién es el que compuso la canción?", le preguntamos a Topo Toppone, uno de los organizadores de la marcha ciudadana. "Es un rapero paraguayo llamado Fredo, al que aún no conocemos personalmente. Nos hizo llegar la canción, ya alzada en YouTube (el canal de videos en internet). A todos nos copó, al igual que la cumbia que también hizo otro músico luqueño. Desde entonces, junto a otra canción de Mario Casartelli, las usamos como himnos en nuestras marchas", explica el activista.

    

Fredo es el nombre artístico de Federico Álvarez, un joven exponente del reggaetón y del hip hop paraguayo, ex vocalista del grupo Klan 595 y actualmente solista, quien compuso la letra de la pegadiza canción "¡Pueblo, levántate!". La grabó con la producción de Sergio Giménez y la participación de Enrique Villanueva en el cover.

Tras una elaborada edición de la propia voz del senador Víctor Bogado, (anunciando primero que se iba a poner a disposición de la Justicia, pero luego, con el voto de los 23, evitó ser desaforado), Fredo dispara una rápida andanada de versos, en el característico estilo del rap:
"En mi querido Paraguay/ la realidad es absurda/ el pueblo les reclama/ y los políticos se burlan/ en la cara de la gente / que laburando se mata/ pero el pueblo sigue vivo/ y esta guerra así se gana/ senarratas facturando/ como cuarenta millones/ y como si no es suficiente/ como en cinco instituciones/ están sus hijos cobrando/ sueldos de siete millones/ y en las calles nuestros niños/ cayendo en nuevas adicciones/ y el hambre crece, la inseguridad crece/ mi país es rico, pero pese a quien le pese/ hay parásitos que se hacen/ millonarios en unos meses...".
Acerca de su obra, Fredo cuenta: "Surgió cuando el productor Sergio Gimenez (del sello Sonideros) y yo estábamos hablando en el estudio, y nos dimos cuenta de que hacía falta expresar toda la indignación que también nosotros sentíamos por todo lo ocurrido. Entonces él tocó unas notas en el órgano y a partir de ahí empecé a componer, lo hicimos en tres sesiones de grabación".
"Cuando la canción ya estaba por quedar finalizada, le comenté al diseñador Javier Villanueva sobre el proyecto, quien sin dudar se ofreció a aportar con el diseño de la portada. Entonces fuimos los tres los que pusimos cada uno de lo suyo para que este tema quede lo mejor posible", agrega.
Fredo dice que el estilo del tema corresponde más a un rap, porque tiene un coro no muy melódico. "Quería que la letra tenga un toque diferente y, más que una voz de protesta, sea una voz de aliento para todo el pueblo, para todos quienes acudimos a las manifestaciones", explica.
La canción se acabó de grabar el 25 de noviembre y fue subida a la página web Paraguay hit, como a YouTube. Néstor Núñez Benítez editó un video clip, con fotografías tomadas de los principales diarios paraguayos, y el tema se convirtió en un éxito sin precedentes, viralizado en las redes sociales. 
Una cumbia luqueña, nacida con mucha rabia.
Julio César Ferreira es un ciudadano luqueño, músico de corazón, aunque su actividad principal es la de gestor y vendedor. Es conocido por haber compuesto varios temas musicales, algunos serios y otros satíricos, para la emisora radial Azul y Oro.
Es también el autor de "A la puta", una cumbia tropical dedicada a los 23 senadores que votaron por la impunidad de Víctor Bogado. "El título que le puse ya demuestra la indignación que me provocó la actitud de esos políticos sinvergüenzas, sentí que tenía que expresarlo en una canción", explica Julio.
La canción se terminó de grabar el 24 de noviembre, con letra y música de Julio Ferreira, y la orquestación de Cristian Chaparro, y aunque la idea era que la cante otro amigo cantante, tuvo que grabarla el propio Julio.
"Ya estaba todo para que la grabe un amigo músico, pero al conocer la letra, se echó atrás, me dijo que no, porque él tiene parientes en la Dinac (Dirección Nacional de Aeronáutica) y además no quería ir contra González Daher (Oscar, senador luqueño con mucha influencia política en la región, uno de los 23 repudiados por la ciudadanía). Es parte de la cobardía ciudadana, que está fuertemente arraigada y la debemos superar, poco a poco", relata.
    


La canción tiene alegres sones tropicales y una letra bien directa: "Y dieron la cara/ las nuevas niñeras del parlamentario/ veintitrés rastreros héroes/ defensores de la impunidad/ a estos inmorales nada les importa/ el clamor del pueblo/ que pide justicia y que se destierre tanta impunidad/ pero despertaron al gigante dormido/ el pueblo está de pie para defender /con valor, coraje, amor, patriotismo/  de tanta injusticia nuestro Paraguay".

Donde realmente se nota la indignación el músico es en el estribillo: "¡Tapehopana a la puta/ partida de sinvergüenzas!/ roperdema la paciencia/ corrupcióngui ore kuerái/ ¡Basta ya de impunidad! / ¡Hoy reclamamos justicia!/ y hasta que ustedes lo admitan / estoy ya no va a parar...".
Julio Ferreira dice que particularmente le indigna la corrupción, porque los directivos de una cooperativa de Luque Limitada despidieron a una de sus hijas. "Yo denuncié a sus directivos por graves hechos de corrupción, pero en una actitud cobarde y mezquina castigaron a una inocente. Por eso siento fobia contra los corruptos", sostiene.
Otro rap convoca a limpiar el Paraguay.
El músico, dibujante y poeta Mario Casartelli compuso especialmente el rap "Limpiemos el Paraguay" para la movilización del #15Npy, la que dio inició a la indignación de los ciudadanos y ciudadanas contra la impunidad de los parlamentarios.
"Escribí la letra rápidamente, tras una conversación con los organizadores de la marcha, porque necesitábamos una canción que motive a la gente. Utilicé una base musical que ya había compuesto para otras movilizaciones", señala Mario.
"Ñandeningo ya pagá/ ñande ña mandavera/ limpiemos toda la mierda/ que existe en el Paraguay", dice el estribillo de la canción de Mario, que empezó a sonar desde la primera concentración en la Plaza Uruguaya, junto a otros temas de artistas internacionales, como "Multiviral", del grupo portorriqueño Calle 13.
"Esta historia se repite/ en la pública función/ y  no hay casi nada libre/ de su contaminación/ vyrorei ningo dengue/ vyrorei polución / vyrorei ñande lago/ verdoso peligrosón/ ni que decir de ese antro/ lujoso de corrupción / que mantiene a sus actores/ en un plato volador/ con algunas excepciones/ todos, todos, allí son/ chanchos de un mismo chiquero/ con variopinto color...", dice la canción, con el peculiar estilo de versos satíricos de Casartelli.
     

El aporte de los músicos y artistas a las movilizaciones de los indignados le da una gran fuerza a la ciudadanía, para seguir en pie de lucha, destaca el activista Topo Toppone.
"Estas canciones son la mejor muestra de que toda esta lucha caló muy hondo en el sentimiento ciudadano, y se expresa en estas creaciones artísticas, que nos animan a seguir movilizándonos, porque hay muchos otros reclamos por conquistar, y no vamos a bajar la guardia tras haber logrado el desafuero de Víctor Bogado", asegura Topo. 
Fuente: Diario Ultima Hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.