22 de diciembre de 2013

Paraguay es el país con mayor potencial de desarrollo de América Latina

Por Hugo Ruiz Olazar(ABC color). El politólogo argentino Sergio Berensztein (Ph.D.), director de la consultora argentina Poliarquía, catedrático de Desarrollo Económico de América Latina en la Universidad Torcuato Di Tella de Buenos Aires, analiza el panorama que se le abre al Paraguay en esta coyuntura de retorno al Mercosur. 
En esta entrevista, luego de encontrarse con el presidente Horacio Cartes y su gabinete, insiste en que el país debe combatir su aislamiento con la internacionalización, para montarse al carro del desarrollo. “Al margen de la ideología, los países tienen intereses y el interés nacional es más importante que la ideología”, afirma. 
–¿Cuál es su perspectiva?
–Paraguay tiene una oportunidad extraordinaria que puede aprovechar. Es el país con mayor potencial de desarrollo de América Latina en este momento. Sus recursos naturales, sus recursos humanos, con la población más joven de la región, su bono demográfico excelente, son fortalezas claves para trazarse objetivos pretenciosos y realizables en un plazo de 10 a 12 años.

–¿Qué hay que hacer?
–Se podría reducir el nivel de la pobreza a la mitad en 10 años, con inversión, infraestructura, capital humano, mejorando la calificación Paraguay puede hacer la diferencia rápidamente. Países como México y Brasil han reducido en forma extraordinaria la pobreza. Lo han logrado con empleo moderno, decente, con inversión extranjera, capital humano. Lo mismo hicieron Perú, Colombia, Chile.
–¿Qué se necesita?
–Requiere de un plan estratégico, una visión de conjunto. Involucra a los principales actores económicos, políticos y sociales para aliviar esfuerzos y entender que el potencial que tiene este país es extraordinario, tanto en agricultura, ganadería, energía, servicios obviamente, también sectores industriales seleccionados con inteligencia para no depender de políticas proteccionistas. Este es un país que puede tener una economía abierta, dinámica, con sectores modernos que generen muchas fuentes de trabajo. Hay que focalizar en algunas áreas como infraestructura.
–Una obra de infraestructura en este país dura por lo menos tres períodos presidenciales, como la Costanera.
–Hay que imprimirle un ritmo más acelerado. Hay que reconocer que la dependencia de los créditos de organismos multilaterales es mucho más lenta. Debería recurrirse a los créditos privados que agilizan la inversión, que aprovecha un contexto de mucha liquidez, porque el mundo está muy líquido en estos tiempos.
–Se le tiene un poco de envidia cuando el presidente Felipe Calderón de México viene aquí y nos cuenta que comenzó y terminó una supercarretera durante su mandato.
–Todo es inversión privada. Se puede hacer. Hay que aprovechar.
–Nosotros tuvimos expresidentes y exministros que eran más conocidos como “palada inicial”. Nunca terminaron lo que comenzaron.
–El hecho de que Cartes proviene del sector privado le puede dar otra dinámica a la ejecución.
–Hay todavía esperanza, pero ya tuvimos uno que fue un desastre, Wasmosy.
–Me acuerdo. Era otra época, otra situación doméstica e internacional.
–Prometió avanzar 50 años en cinco años. Fue al revés. Es motivo de sorna siempre.
–Es cierto que se pudieron haber hecho mejor las cosas. No existía la soja en esa época. No existía la ganadería que tienen hoy. El valor de la tierra es diferente, se valorizó muchísimo.
–Los indicadores de corrupción son muy malos.
–Exactamente. No son buenos. El perjuicio es mayor porque muy poca gente conoce Paraguay. Paraguay tampoco hizo un esfuerzo para ponerse en el mapa, para salir a vender el proyecto Paraguay.
–La marca Paraguay se comenzó a vender bastante bien desde que fuimos excluidos del Mercosur. Por eso es que se lo critica a Cartes, por blanquear a Venezuela.
–Fuera de episodios concretos, que obviamente tienen que ser resueltos de acuerdo a derecho, cuando uno mira en el mediano y largo plazo, las grandes decisiones estratégicas tienen que tener una meta generosa y mirando el horizonte, un desarrollo de largo plazo. Así se formaron los procesos de integración en el mundo: Canadá con Estados Unidos, la Unión Europea, Asia.
–¿Qué puede hacer el presidente Cartes con gobernantes que se proclaman de izquierda y se pasan fustigando, insultando a los que no son de su gremio, mientras elucubran cómo perpetuarse en el poder?
–Cuando el joven Felipe González llegó a la presidencia de España y miró el mapa de Europa, lo tenía al socialista Miterrand en Francia. Se esperaba que fuera el que más lo ayudara. Al final de su gobierno, no fue Miterrand el que lo ayudó. Fue Helmut Kohl de Alemania.
–Era demócrata cristiano.
–Al margen de la ideología, los países tienen intereses y el interés nacional es más importante que la ideología. No importa lo que uno piensa sino dónde está sentado. Estoy de acuerdo en que Paraguay adquirió notoriedad al ser excluido del Mercosur. Pero hay que superar esa etapa transicional y aprovechar. El mundo tiene déficit en alimentos y energía. Son cosas que Paraguay tiene en abundancia.
–Puede que le convenga Mercosur, pero Paraguay ya no puede arriesgarse a ser víctima del humor de sus socios. Por eso no puede dejar de lado esa oferta de la Alianza del Pacífico.
–Paraguay puede aprovechar la plataforma de Mercosur y paralelamente mejorar los vínculos bilaterales con otros países. Ese es el gran desafío. Si se analizan los números, Paraguay sale mucho mejor al océano por la hidrovía (Paraguay-Paraná). Si se llegan a complementar los negocios con Argentina, Brasil, Uruguay, se tiene todo para ganar. No hablamos siquiera del negocio del petróleo con Venezuela. Casi todos los países socios tienen reservas potenciales.
–¿Cómo lo ve a Cartes?
–Muy abierto a escuchar, aún las cosas feas. Los indicadores de gobernabilidad en América Latina no son alentadores salvo para Chile, Uruguay y Costa Rica. Cartes tiene unas ideas muy claras. Cuatro meses es muy poco tiempo para que el Gobierno esté sometido a una erosión muy lapidaria. La gente quiere soluciones rápidas. Se decepciona rápidamente y eso es un desafío para el Gobierno, para mantener la expectativa de cambio, de transformación, de compromiso. Probablemente necesite focalizar comunicacionalmente en algunos ejes para ordenar un poco el debate. El apoyo de su partido también es fundamental.
–Y ¿la corrupción? Un sacerdote argentino decía esta semana que la corrupción institucional es peor que el saqueo a los supermercados.
– Siempre va a haber corrupción. Es la naturaleza humana lamentablemente. La cuestión es disminuir progresiva, gradual pero sistemáticamente los estándares de corrupción. La corrupción es el efecto de la consecuencia de una sociedad fallada, con una justicia que funciona mal, una clase política parroquial, que no está internacionalizada, con un mercado de capitales no desarrollado, con una población poco educada. Hay escándalos de corrupción en todos los países del mundo. Hay sentencias duras contra los corruptos. En nuestros países, donde la justicia es débil, debemos insistir más en desenmascarar a los corruptos a través de los medios de prensa. Hay que ejercer la libertad absoluta de expresión y de prensa para estar permanentemente investigando a los corruptos. Hay otros mecanismos como oficinas anticorrupción, mecanismos de transparencia, mecanismos de acceso a la información pública, mejorar los contratos públicos, las compras del Estado –los focos más comunes de corrupción– por internet para que se hagan absolutamente transparentes.
–Los poderes fácticos son muy fuertes. Lo pueden golpear. El gobierno de Raúl Cubas fue derrocado en el 99 por unos corruptos. El Presidente del Gobierno que lo derrocó se fue preso por eso. Lo blanquearon en la segunda instancia judicial igual que a Wasmosy. La segunda instancia en este país suele ser el purgatorio de los corruptos.
–La independencia de la justicia es fundamental. Todos nuestros países tienen sus debilidades. Pasó en Perú con Fujimori. En la Argentina ni hablar. Sobre la familia de la Presidenta se recibe denuncias a diario. El presidente (Carlos) Menem sigue acusado aún siendo senador. (Fernando) De la Rúa es llamado periódicamente para comparecer. En Brasil están condenando a funcionarios que trabajaron muy cerca del expresidente Lula. La corrupción está generalizada lamentablemente. Lo importante son los mecanismos disuasivos.
–Tiempo para exorcismos no va a tener este gobierno para cambiar el statu quo.
–Ninguno puede cambiar demasiado nada solo. Hay que consensuar políticas en educación, infraestructura, reducción de la pobreza. Es la oportunidad para Paraguay.
–El peligro es que la credibilidad de los gobiernos es tradicionalmente precaria.
–La gente descree de los gobiernos por la falta de resultados. Uno lo ve en esas manifestaciones espontáneas de la ciudadanía como las que vimos aquí, se ve en la Argentina, lo vimos hace poco en Brasil. Se ve en los países centrales. Las olas de manifestaciones la vimos en el Medio Oriente. Hay que diferenciar la opinión de la ciudadanía de la opinión de los mercados. Aquí hace falta financiamiento para generar empleo... La madre de todas las batallas es conseguir financiamiento.
Paraguay tiene una oportunidad extraordinaria que puede aprovechar. Es el país con más potencial de desarrollo de América Latina.
Debemos insistir más en desenmascarar a los corruptos a través de los medios de prensa. Hay que ejercer la libertad absoluta.
holazar@abc.com.py
Fuente: ABC color

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.