6 de enero de 2014

Descanso en un paraíso

Si todavía no tenés pensado qué destino tomar en estas vacaciones, la granja Don Papalo es una buena opción. Con hermosas y cristalinas piscinas, rodeadas del verde de la ciudad de Altos, espera a los visitantes para días de placer y descanso. Por  Nancy Duré Cáceres, ABC Color.

La granja ofrece todos los servicios propios de los hoteles rurales y no hay que ir muy lejos para descubrirlo. Ubicado en la ciudad de Altos, este complejo turístico supone un viaje imaginario por lugares como Cancún, ya que precisamente este lugar de nivel internacional sirvió de fuente de inspiración a la familia Amarilla para convertir la casa familiar en una alternativa de turismo interno.

Así como en pocos años la isla de pescadores rodeada de selvas vírgenes se transformó en el centro turístico más importante, Don Papalo, la granja de descanso, rodeada de montes vírgenes, tuvo notables modificaciones, y se convirtió en un destino preferido por propios y extraños.

Cuando la familia se reunió y decidió convertir la casa familiar en un hotel para acercar a los huéspedes a sitios del mediterráneo, aplicaron las ideas que trajeron de sus numerosos viajes de vacaciones, siempre teniendo en cuenta nuestra realidad, con un resultado único. “Surgió de uno de los tantos fines de semana en la granja; coincidimos y decidimos poner manos a la obra”, cuenta Viviana Amarilla.
La granja dispone de once habitaciones en suite, cuatro bungalows, decorados en tonos claros y climatizados. La gastronomía incluye platos variados y exquisitos, además de los sabores de comida rápida. “Brindamos un servicio de primer nivel, los menús a la carta incluyen recetas típicas e internacionales, además del tradicional asado de los domingos, de manera que los huéspedes se sientan como en casa”, afirma la propietaria.
La propuesta se completa con salas de juegos con entretenimientos varios como ping pong, pool, karaoke, sala de televisión, un espacio para juegos de mesa y otro para la tertulia. Los comedores amplios, tanto para menús a la carta como parrilla; el parque para niños con toboganes y cama elástica, además de las hamacas paraguayas que cuelgan coloridas bajo las sombras de los árboles que forman parte de la naturaleza, invitan a vivir días lejos de la preocupación.
El nombre es en honor al patriarca de la familia, ya que fue el que construyó la granja. Don Isaac Alfonso Amarilla, cariñosamente Don Papalo, fue el artífice del lugar. “Tiene mucho de la personalidad de mi abuelo, él dio ideas, acompañó la construcción, de hecho quiso que los tolditos de paja estén en el entorno de la piscina”, revela la nieta. “Es más, sirve de guía los fines de semana para nuestros pasajeros. Él se acerca, conversa con la gente, es muy sociable, se ocupa de que todo esté en orden y principalmente que la gente disfrute”, añade.
La filosofía de la granja está basada en el respeto a las personas, a la naturaleza. “Ofrecemos nuestro mayor agrado en la atención al público y nuestro deseo es que las personas pasen lo mejor posible, en un entorno protegido con todas las comodidades que la ciudad ofrece”.
Es así. Recorriendo las instalaciones se puede apreciar un paisaje moderno, tranquilo, con los sonidos de la naturaleza, especial para el descanso y el olvido de toda preocupación. El entorno también proporciona innumerables actividades para desarrollar: desde paseos por las cercanías, tanto a pie como en bicicleta o a caballo. Es que Altos, en realidad llamada Altos de Ybytyrapé y antiguamente San Lorenzo de la Cordillera de los Altos del Ybytyrapy (o Ybytyrapé, que en guaraní significa “sendero del viento”), es una de las ciudades más antiguas y de elevada latitud que ofrece paisajes únicos que alegran la vista y el alma. Además, su colorida y llamativa artesanía en talla de madera de timbó con formas de animales, seres mitológicos y máscaras también sirve como parte del turismo que ofrece Don Papalo. “Tenemos todo lo necesario que para pasen bien durante los días que decidan. Nuestras instalaciones son confortables. Las decoraciones son sencillas, pero con buen gusto. El ambiente, las distribuciones fueron bien cuidados, pensados para las vacaciones”.
Así que si decide pasar por la ciudad de Altos para conocer esta u otras de las varias alternativas hoteleras que ofrece, no se arrepentirá. Al tiempo que disfrutará de sitios paradisíacos, conocerá la ciudad y recibirá también sus bellos paisajes, estará convirtiendo sus días de reposo en inolvidables.
Fuente: ABC color

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.