23 de febrero de 2014

Mujeres Paraguayas que luchan

Mañana, 24 de febrero, se conmemora el Día de la Mujer Paraguaya. Pese a que el motivo de la recordación genera algunas polémicas –por tratarse del día en el que las mujeres de la sociedad paraguaya donaron sus joyas para solventar la Guerra contra la Triple Alianza (1864-1870)–, lo cierto es que desde entonces hasta hoy la sociedad, y sobre todo, el rol de las mujeres han cambiado bastante. Como homenaje, cuatro grandes expositoras de la labor femenina paraguaya en diversos ámbitos. Por Nancy Duré Cáceres, ABC Color y Mónica Bareiro, ABC Color
Rosa Brítez. Valiente y talentosa
ndure@abc.com.py
Doña Rosa Brítez, mujer luchadora, madre abnegada y sacrificada. Crio y educó a 13 hijos con su inigualable talento: moldear el barro. Vivo ejemplo de la mujer paraguaya.
Doña Rosa, artesana, talentosa y meritoria no solo en su habilidad para moldear el barro, sino también para construir una familia, aun cuando nunca sintió a la suya. Cuando solo tenía meses de nacida, fue entregada por su madre a doña María Dolores para que esta la educara.
El destino, a los seis años, nuevamente le arrebató a su madre postiza y quedó al cuidado de Simeona Cáceres, a quien debe su capacidad para crear cántaros.
Fue a la escuela hasta el tercer grado; después se puso a trabajar. “Basta ya de la escuela, me dijo Simeona en una ocasión. Vas a aprender a hacer cántaro; este oficio va a ser tu mamá, tu papá, tu esposo, tu sostén y si vos sos linda, tu trabajo va a ser lindo y si sos fea, tu trabajo va a ser feo, me decía”, cuenta doña Rosa.
Finalmente, quien le introdujo a los detalles fue Lotte Schulz, artista plástica y restauradora. “Un día, me dijo que le tenía que poner detalles a mis trabajos”, confiesa. Y así hizo. Aparecieron, entonces, sus primeros platos de pared con las figuras del sol y la luna. Más tarde, otras creaciones como el tatú bolita, sus carretas, jarras con uvas y otros objetos. Después vinieron las llamativas figuras con formas de parejas de enamorados o los groseritos. “En la Expo Sevilla, en el año 1982, el rey Juan Carlos de España compró toda la colección”, expresa orgullosa.
No solo a España llegó con sus obras, sino también a los Estados Unidos, Buenos Aires, Chile, Uruguay, Alemania, Japón, Corea, China, México, Francia, Ecuador. Y esta misma tenacidad puesta en el arte volcó en su hogar. Crio y educó a 13 hijos: Víctor José, Darío Javier, Graciela Concepción, Carlos Efraín, Isidro Alaín, Sergio Raúl, Ramón Wilfrido, Héctor Jesús, Clyde Lorenza, María Cristina (fallecida), Rosa Natalia, Víctor Manuel y Pedro Darío. “Amongakuaa la che memby kuerape, les di de comer, les eduqué, compré remedios, les vestí con mi trabajo”, afirma.
Y agrega: “No hay quien me alcance. Mi vida es de lucha. No conocí a mi verdadera mamá hasta los 19 años. Igual nomás les mimé muchos a mis hijos. Nunca les dejé, añapyti che kua´re ha amba´apo. Ellos no dormían todos juntos; los varones en una pieza, las mujeres en otra; mi marido y yo nunca tuvimos relaciones estando ellos. Tengo 13 hijos, 27 nietos y ocho bisnietos”.
Tiene más de 58 años de trabajo y continúa. Solo cuatro de sus hijos siguen sus pasos y moldean el barro, los demás tienen ocupaciones diferentes. Hoy, con 72 años, se distingue como una trabajadora abnegada, tenaz, sacrificada y silenciosamente luchadora. De igual forma es una extraordinaria madre y esposa. Hizo que todos sus hijos tengan estudios y puedan progresar. La historia no es nada sin el reconocimiento del esfuerzo, de las lágrimas y las alegrías de personas como ellas.
Rose Marie Lefebvre. Calidad sobre dos ruedas

ndure@abc.com.py
El valor y las garras de la mujer paraguaya no tienen edad. Rose Marie Lefebvre es una joven universitaria de 22 años que posicionó la bicicleta como un medio de movilidad.

Conformó el grupo Paraguay en bici te ves mejor, a través del cual impulsa el uso de este vehículo como medio de transporte por los múltiples beneficios que otorga. “En conversaciones con un profesor de facultad surgió la idea de organizar un grupo a través del cual motivar la bici como un medio de traslado. Los dos utilizamos esta opción, así que no nos fue difícil concretar la iniciativa”, cuenta Rose Marie, quien todos los días llega a la oficina y va a la facultad pedaleando. De hecho es el único medio que utiliza. “Voy a todas partes, incluso a cenar con mi novio, salvo que tenga una cena de gala o una salida familiar”, cuenta.
Sin duda, la bici tiene innegables ventajas: además de reducir la contaminación, genera muchos otros beneficios como ahorro energético, tiempo, espacio, economía y salud. Está comprobado que constituye una de las actividades más completas y universales. “Por todos los beneficios es que queremos promover una vida sana, un estilo de vida y ganar cada vez más gente que se sume o elija la bici para moverse”, dice Rose Marie.
Pero no solo de esta iniciativa es responsable. Es también una de las precursoras de Masa Crítica. “El objetivo de juntar gente, una masa que se mueva en bicicleta, que genere cambios de hábitos, se está logrando. Y esto nos motiva a trabajar en proyectos que hagan posible que la gente pueda moverse en bicicleta para ir al trabajo”.
Rose Marie, ni bien termine una tesis para la facultad, se va a abocar de pleno a trabajar en planes y propósitos precisos para luego presentar a las autoridades correspondientes. Mientras tanto, las actividades de concienciación continúan. Junto a otras organizaciones, tuvo una activa participación en lo que fue el Día Mundial sin Auto. Es una persona convencida de que la bici es un medio sustentable y apunta a incluirla entre los medios de movilización, logrando la construcción de vías exclusivas, con leyes que respalden a los ciclistas y con reglamentos. Quiere cambiar el hábito y la calidad de vida de los asuncenos. Un aplauso para ella.
Maris Llorens. Ejemplo de trabajo y éxito
mbareiro@abc.com.py
Una paraguaya por elección, Maris Llorens, ni bien llegó en 1985, se enamoró de este país. Hoy es una de las empresarias más influyentes de nuestro medio, dando trabajo a miles de compatriotas.
Luego de haber tenido una infancia muy feliz en los campos de su padre y rodeada del idílico paisaje suizo, Maris Franca Antognoli –nombre de soltera– llegó al Paraguay en 1985 y se enamoró de esta tierra. “Mi marido, Gilbert Llorens (†), quería vender la propiedad que tenía aquí, pero no le dejé porque me encantó esta tierra. Hoy me considero una paraguaya más”, expresó la empresaria ganadera.
En el ámbito empresarial, sus inicios no fueron fáciles. “Cuando falleció mi marido –enero de 2000– todos pensaban que yo no sabía nada ni de vacas ni de ganado, pero no fue así (...). Ingresar al mundo ganadero no fue fácil porque es un entorno mayormente masculino, entonces, al llegar como mujer, siendo extranjera, con esfuerzo y mucho trabajo pude sorprenderlos a todos”, explicó.
Naturalizada paraguaya en 1992, expresa admiración hacia la mujer paraguaya por su gran valentía. Se considera afortunada porque, a pesar de los duros desafíos que afrontó, pudo cumplir todos sus sueños. “Me apasionan los elefantes y recuerdo que hace muchos años mi marido existía escuchado que había una posibilidad de que vendieran a la elefanta Maia y la quise tanto. Pero al final fueron solo rumores. Nunca pensé que me encontraría con ella hoy en el Zoológico y que podría mejorar su calidad de vida. Era un sueño para mí y obviamente que no me pertenece, pero el cargo –directora del Zoológico de Asunción– me da la oportunidad de hacer algo por ella y es un sueño cumplido”, expresa. La tarea le fue encomendada el año pasado por el intendente de Asunción Arnaldo Samaniego (ANR).
Llorens es propietaria, entre otras empresas, de la ganadera Viradolce que tiene el hato ganadero más grande del país, está reconocida internacionalmente por calidad de semen y embriones, además de poseer el mayor hato de la raza Brangus en el mundo. Finalmente, Llorens dijo que “las mujeres tenemos que poner bien en claro que no somos seres inferiores. Valemos mucho, no tenemos que permitir que nos maltraten ni nos humillen y nunca tenemos que perder nuestra autoestima”, expresó.
Lira Giménez. Luchadora de lazo rosa
mbareiro@abc.com.py
Una profesional incansable, que no dejó de trabajar aun en sus batallas más duras contra el cáncer, Lira Giménez alienta a las mujeres a aferrarse a la vida, ofreciendo un ejemplo de amor incondicional.
Lira Giménez es directora de Gestión y Calidad del Instituto de Previsión Social (IPS), esposa y madre. En 2008, cuando solo tenía 39 años, le comunicaron que padecía cáncer de mama y aunque anteriormente había tenido unos quistes en el pecho, nunca se imaginó que el resultado de la biopsia daría ese resultado.
Se considera afortunada por tener un marido que la apoyó en todo momento. “En ese momento mi familia fue mi motivo de lucha, me aferré a ellos y a la vida. Gracias a Dios puedo decir que aunque padecí la enfermedad, nunca estuve enferma porque no dejé que este problema fuera el eje de mi vida. Seguí trabajando normalmente, excepto los días en los que tenía intervención o quimioterapia y eso fue muy bueno para mí porque nunca decaí”, explica.
Lira es presidenta de la Asociación de Mujeres de Apoyo contra el Cáncer de Mama (Amacma), a través de la que impulsan el control permanente que se debe hacer toda mujer para detectar a tiempo la enfermedad. La nucleación reúne a unas 20 pacientes oncológicas y pretende extenderse este año para llegar a los colegios y difundir el mensaje de que un diagnóstico temprano puede hacer la diferencia.
“Antes, los casos de cáncer eran solo de uno por cada diez mujeres. Hoy, es uno por cada ocho y es una cifra preocupante. Sabemos que no se puede prevenir, pero luchamos para que, por lo menos, las condiciones sanitarias y la calidad de los medicamentos estén aseguradas para evitar al máximo perder a más valiosas mujeres en nuestro país y el mundo”, finalizó.
Actualmente, Lira, aunque con la enfermedad tuvo que cambiar varios hábitos, lleva una vida normal y, como recompensa a la vida, está enfocada en ayudar a las mujeres a afrontar sus batallas contra esta enfermedad, que si se detecta a tiempo puede ganarse.
Fuente: Revista ABC color

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.