25 de marzo de 2014

Discográfica más antigua del Paraguay atesora música en discos de vinilo

El popular vinilo o elepé –como se conoce al disco negro de circunferencia similar al de una pizza y que incluían unas diez canciones– reinó en el ámbito musical mundial entre fines de 1940 y mediados de 1980.
Este soporte mundial también tuvo un sello discográfico paraguayo: Guarania. Pionero en el sector de la grabación sonora, fue creado por el matrimonio formado por Jorge Coco Urdapilleta (1917-1978) y Perla Stewart de Urdapilleta para apoyar a los artistas locales.
En la discográfica Guarania, fundada el 13 agosto de 1955, se editaron varios vinilos, así como dos materiales de 78 RPM –aún más antiguos que los elepés– registrándose a artistas de la talla de Félix Pérez Cardozo, Epifanio Méndez Fleitas, Los Tres Sudamericanos, Mauricio Cardozo Ocampo, entre otros más.
PIONERO. Antes de 1950, paraguayos como Agustín Pío Barrios, José Asunción Flores y otros artistas debían registrar sus músicas en Argentina, debido a la falta de un estudio de grabación en Paraguay.

“A mi padre le apenaba la situación precaria y humillante en la que viajaban los artistas paraguayos a la Argentina, donde iban a grabar. Eso le impulsó a abrir un estudio”, contó Jorge Urdapilleta (hijo) sobre los orígenes del sello, en donde aún se conservan algunos de estos materiales.
A mediados de 1950 aparecen los dos primeros discos de 78 RPM (revoluciones por minuto) hechos en el país, que contenían las guaranias India y A mi pueblito Escobar, así como la mexicana La Hamaca, según relató Urdapilleta. Agregó que en estas grabaciones participó el religioso mexicano fray José Francisco de Guadalupe Mojica, renombrado actor y cantante que brilló en Hollywood hacia los años 1930.
Además de registrar musicalmente a cientos de artistas, el sello lanzó la primera grabación del Himno Nacional paraguayo en soporte de vinilo y produjo las primeras bandas sonoras de filmes como El trueno entre las hojas (1958) y Burrerita de Ypacaraí (1962).
La histórica sede del estudio –hoy una casa comercial– estaba sobre Antequera 662 entre Herrera y Azara, y en local contiguo operaba la antigua estación de radio Ñandutí.
PROCESO. Según Urdapilleta (hijo), quien sigue la herencia familiar editando discos con su estudio en Luque, el anterior proceso de registro discográfico era artesanal. “Antes se grababa el audio en cintas”, indicó.
Hacia los 50, según relató, su padre compró los mejores equipamientos de EEUU de la marca Ampex y micrófonos de la línea Electro-Voice. “Registrado el sonido en Asunción, mi padre procesaba y ecualizaba la grabación en el estudio Fonalex y Laboratorio Álex (de audio para cine) de Argentina. La reproducción en material vinílico también se hacía en ese país”, concluyó.
Fuente: Ultima Hora

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.