12 de abril de 2014

Domingo de Ramos: Cómo trenzar el pindo

Desde hace medio siglo, las rugosas manos de Ña Aparicia entretejen el pindo, formando artísticas figuras para la procesión del Domingo de Ramos, que marca el inicio de la Semana Santa. La artesana revela los secretos de una antigua tradición popular.
Los dedos apergaminados de Ña Aparicia juegan con las delgadas y finas láminas vegetales del pindo, mientras van y vienen, trazando arabescos en el aire, convirtiendo el trozo de rama con hojas de palma en un artístico dibujo, al que luego le agregará coloridas flores de siemprevive y aromáticas ramitas de ruda y romero.
"Esto es como dibujar en el aire. A mí me enseñó mi abuela, cuando yo era todavía una mitakuña'i, y ahora yo le enseño otra vez a mi nieta Analía, para que la tradición no se pierda. Así, a la gente no le va a faltar su pindo karai para llevar a la Iglesia en este Domingo de Ramos", dice Ña Aparicia, amable y dicharachera, mientras le pide al periodista que marque el tiempo que le lleva trenzar una rama de pindo con la figura de una "rosa".

Ella tiene 66 años de edad y hace medio siglo que se dedica a la venta de pohã ñana (plantas medicinales), en el Mercado 4. Acostumbra viajar todas las madrugadas desde la ciudad de Villa Hayes, en el Chaco, hasta su puesto ambulante sobre la vereda de la calle Silvio Pettirossi, casi República Francesa.
"Hay plantas que se venden todo el año y otras solo en algunas épocas, como el pindo para el Domingo de Ramos. Yo misma voy al campo a cortar las hojas de palma, para traer. Es una tradición muy fuerte y hay que darle un tratamiento especial, que requiere todo un arte, porque la gente quiere llevar algo lindo. Cada vez somos más pocas las artesanas que sabemos trenzar bien esta palma, para hacer el pindo karai", explica.
Ella empieza seleccionando un trozo de rama de pindo con varias hojas, a las que corta los elementos sobrantes con un machete. Enseguida comienza el operativo trenzado, que le lleva casi dos minutos. Entrecierra los ojos y sonríe, mientras sus dedos trabajan de memoria. 
Fuente: Ultima Hora

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.