19 de mayo de 2014

Historias de familias que apostaron al amor para salir adelante

El Estado debe fomentar más fuentes de empleo en el Paraguay. Solo así se evitará que muchos padres abandonen su familia para ir a buscar trabajo fuera del país. Así lo creen Teresita y Juan de Dios Peña, que cumplen este año 45 años de casados y tienen cinco hijos. La ONU propuso el 2014 como “Año Internacional de la Familia” para plantear el importante papel de las mismas.
 El 15 de mayo pasado se conmemoró el Día de la Familia. La Organización de las Naciones Unidas decidió que la celebración de este año se centre en el descubrimiento de las políticas que ayuden a la familia y de las estrategias más adecuadas para afrontar la pobreza familiar, la conciliación de trabajo y familia y el fortalecimiento de la integración social de trabajo y familia, y el fortalecimiento de la integración social y la solidaridad.
Recomienda a los gobiernos que sean protagonistas en la promoción de esos objetivos para beneficio de todas las familias del mundo. En esta nota dos familias comparten sus experiencias.
“Lastimosamente hay mucho desmembramiento familiar en el Paraguay. Los padres viajan al extranjero en busca de trabajo, dejan a sus hijos a cargo de sus abuelas, tías o extraños. Y muchos papás y mamás se olvidan de sus hijos y vuelven a formar otra familia”, manifestaron los esposos Teresita Concepción Alonso Santander (66) y Juan de Dios Peña (67).

El matrimonio Peña, que cumple 45 años de casados este año, resaltó que la familia es la base de la sociedad y es el núcleo donde los hijos deben aprender los valores éticos, morales y espirituales que luego pondrán en la práctica en la sociedad.
“La sociedad es el fiel reflejo de que la institución familiar está en crisis. Los padres salen a trabajar y muchos niños y jóvenes no tienen la orientación adecuada en el momento oportuno. Si los padres son muy permisivos los hijos pasan muchas horas fuera de la casa y así son presas fáciles de los vicios como el alcohol y la droga. Hay que saber quiénes son las amistades con las que salen los hijos”, apuntó Juan Peña.
“La familia da la contención necesaria para los hijos en tiempos difíciles”, insistió Teresita Peña.
Afirmó que sus cinco hijos: Miriam Concepción (44), Liliana Raquel (41), los mellizos Juan Darío y Karen Teresita de 34 años, y Lourdes Natalia (29) son todos profesionales y ya le dieron cinco nietos.
Teresita y Juan Peña precisaron que son padres que enseñan a sus hijos que deben formar una familia estable para traer un hijo al mundo. Les enseñaron a respetar el valor de la vida, a no dejarse llevar por el consumismo, y a no salir a altas horas de la noche porque hay mucha inseguridad. Y añadió que todos sus hijos son muy respetuosos y obedientes.
Juan Peña resaltó que formaron a sus hijos en el amor a Dios.
“Mi esposo es una persona muy sacrificada y siempre se encargó de traer el sustento en el hogar. A sus 67 años él es un ejemplo de padre y de marido. Gracias a Dios nunca trabajé fuera de casa, me tocó la administración de la economía del hogar. Ahora está jubilado e igual sigue trabajando”, dijo Teresita y resaltó orgullosa que todos sus hijos trabajan y tienen una buena formación académica.
Teresita afirmó que el secreto de estar 45 años casados es recordar a cada instante que nadie es perfecto. Y tratar de buscar la coincidencia y no las diferencias en la crianza de sus hijos y en el compartir diario con su esposo, que no tiene vicios y es muy hogareño.
“La tolerancia y comprensión es fundamental para la armonía familiar. Siempre debe haber uno que ceda cuando hay una discusión. La verdad es que cada día que pasa nos necesitamos y nos queremos más. Todas mis hijas y mi marido colaboran activamente en la iglesia del barrio. Son muy serviciales y humanitarios”, significó.
Mucha fortaleza
“Para mis hijas soy el espejo donde se miran, lo que me compromete cada día a no decaer ante las dificultades que deparan la vida. Les enseño los valores de la honestidad y la perseverancia. Con cada desafío diario, me siento más fortalecida, porque todas mis angustias y preocupaciones las pongo en manos de Dios”, dijo Marta Roa, quien desde el 2004, a raíz del incendio en el supermercado Ycuá Bolaños, sobrelleva como desafío permanente la lucha por la vida de su hija Rossana, quien ya fue intervenida en más de 100 cirugías.
“Mis tres hijas son una bendición para mi vida”, significó. Y recordó que Rossana estuvo tres meses en la Argentina entre la vida y la muerte en el 2004.
“A veces decaigo en mi lucha diaria, pero el amor de mis hijas me vuelve a levantar y hace seguir la lucha”, manifestó y dijo que heredó la fortaleza de su madre Elina Dionicia Ortiz Sosa (80), quien siendo soltera la sacó adelante, y hasta la fecha la ayuda a cuidar de sus hijas.
Dijo que Rossana está hoy relativamente bien. Trabaja, y trata de hacer una vida normal. Aún debe someterse a una cirugía de piel (de la espalda y el rostro) en Argentina, que por falta de apoyo económico del Gobierno no se puede hacer. Necesitan más de 200 millones de guaraníes para el viaje.

“La vida de Rossana es un milagro que como madre debo agradecer a tantas empresas y personas de buen corazón, que nos ayudaron y principalmente a Dios”, indicó Marta y añadió que la abuela paterna, Isolina Delgado viuda de Cristaldo (90), también le ayudó mucho en la crianza de sus niñas.
“Me siento bendecida, porque cuando mis niñas estaban pequeñas pude salir tranquila a trabajar gracias a sus abuelas. Estaban bien cuidadas”, dijo.

Apuntó que muchas humillaciones y ofensas ya pasó. “Lloré muchas veces en la lucha por la vida de su hija Rossana, pero me sacudo y al día siguiente, me levanto con más fuerzas. Porque ese es el papel de una mamá”, añadió.
Recordó que tiene con su hija Rossana un peregrinar de diez años. “Mi hija es un ejemplo de lucha por la vida, mientras hay muchos jóvenes que malgastan su tiempo y su salud llevando una vida desordenada con vicios”, dijo.
Rossana pasó más de tres meses en terapia intensiva en un hospital de Buenos Aires para recuperarse de las graves quemaduras sufridas en el incendio del 1 de agosto de 2004. Ella es la del medio de tres hermanas. Tuvo quemaduras en 42 por ciento de su cuerpo, las dos manos, espalda, cabeza, rostro, oreja y el pulmón está trabajando a medias.
Fuente: ABC color

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.