4 de mayo de 2014

Tradicional festividad del Kurusu Ára renovó fe de familias enteras

Con miles de chipas colgando de su estructura de madera en un nicho natural adornado con ramas de ka’avove’i o laurel, cientos de familias, apoyadas por sus vecinos, recordaron en la víspera la festividad del Día de la Cruz o del Kurusu Ára.
Esta evocación que conjuga lo popular y lo religioso movilizó a barrios enteros para la elaboración del tradicional alimento, que es servido con un cocido bien caliente a las personas que acuden a orar ante este símbolo de la Iglesia Católica.
Otra costumbre muy arraigada en esta jornada es la de visitar cementerios para cambiar los paños de las cruces de los seres queridos, o que viajeros prendan velas ante aquellas que se encuentran a la vera de los caminos.
TRADICIÓN. Antar es el apellido de una de las familias que desde hace 75 años ornamenta la cochera de su residencia del barrio Ciudad Nueva, para instalar un altar natural con una gran cruz en su interior.
Cándido Antar, uno de los organizadores, explicó que como cada año se preparan unas 3.000 chipas y 1.500 rosarios hechos con maní y caramelos para entregarlos a la gente que participa de la Santa Misa que se celebra en el lugar.

Agregó que la tradición fue iniciada por sus bisabuelos y que actualmente ya hay cuatro generaciones de su familia que se encargan de los preparativos para honrar esta fecha.
HISTORIA. Hay cruces que gozan de la fama de ser milagrosas. Una de ellas está clavada sobre la tumba de un niño mártir muerto el 16 de agosto de 1869 en la batalla de Acosta Ñu, cerca de la ciudad de Eusebio Ayala, el cual es hoy un sitio de peregrinación. Otra es conocida como Kurusu San Roque, de Yaguarón. También está el Kurusu Cadete, en Trinidad, donde fue asesinado el cadete Alberto Benítez. Se suma el Kurusu Lidia Rosa, en las calles Luis de Granada y Murillo, en el barrio Jara de Asunción, donde una estudiante de ese nombre fue violada y muerta; además del Kurusu Bartolo, junto al arroyo Bartolo, en el camino de Villarrica rumbo a Rosado. En Concepción se tiene el Kurusu Isabel.
En la cima del cerro de Caacupé se encuentra el Kurusu Peregrino y Campesino, erigida en tiempos del entonces obispo Demetrio Aquino. También está el Kurusu Jegua, en barrios y compañías de Caacupé. (Darío Bareiro Fariña, corresponsal).
Fuente: Diario Ultima Hora

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.