13 de julio de 2014

Tiempo de tentación

Desde hace unas semanas, la vera de la ruta Areguá-Ypacaraí se volvió a llenar del colorido de los puestos de venta de frutillas. En los campos son intensos los trabajos de recolección de esta deliciosa tentación, que atrae a miles de personas hasta la localidad de Estanzuela. Por Mónica Bareiro, ABC Color.
Estanzuela es una comunidad ubicada entre los distritos de Areguá e Itauguá, en el departamento Central, reconocida en todo el país por su excelente producción de frutilla. Los agricultores de la zona heredaron esta ocupación de sus antepasados, que gracias a la riqueza de la tierra que linda con el lago Ypacaraí conseguían una excelente calidad de producción, a pesar de no contar con las facilidades que brinda hoy la tecnología.
Hace unos 20 años, en vista a que empezaban a experimentar tropiezos por la falta de mercado  y mucha fruta se perdía en los campos, decidieron dar valor agregado a esta y emprendieron la elaboración de mermeladas, jugos y postres, que vendían a la vera de la ruta Areguá-Ypacaraí. La publicidad de “boca en boca” fue más rápida de lo que ellos pudieron haber esperado. Sin embargo, se las ingeniaron y hoy disfrutan del éxito y de considerables ganancias.

Quince años atrás, mediante la gestión de la Cooperativa de Producción Agropecuaria, Forestal e Industrial (Copafi) se organizó la primera Expo Frutilla y el éxito obtenido fue aun mayor, pues la gente empezó a acudir desde todo el país.
Con esta feria, también eliminaron uno de los factores que les impedía mejorar sus ganancias: los intermediarios. Vendiendo en sus propias fincas o sobre la ruta se benefician todos, según Carlos Quintana, presidente de la Asociación de Productores de Frutilla y Afines de Estanzuela. Esta iniciativa lleva al consumidor final a pagar alrededor del 50 % menos de lo que pagaría en las tiendas y supermercados que comercializan esta fruta.
Los cultivos
Quintana explica que, actualmente, en Estanzuela existen entre 60 y 70 ha cultivadas con frutilla de las cuatro variedades: Dober, Sweet Charlie, Early Brite y Camino Real. Son casi 400 productores los que se dedican al cultivo de esta preciada fruta. El rendimiento aproximado es de 300 g por planta, que en total suele alcanzar los 2 millones de kg al año, dependiendo de las condiciones climáticas. “Además de los cuidados culturales, los productores de frutilla dependemos directamente del clima, porque necesitamos humedad, pero no en exceso como tenemos ahora. También de las bajas temperaturas, que posibiliten la polinización de las frutas, sin lo cual no podemos aspirar a una buena calidad del producto”, indica Quintana.
El cultivo de las plantas se inicia entre marzo y abril; como ahora se hace en macetas, el periodo de germinación y fructificación es más rápido: 60 días, y no 90 como era con el método tradicional. Actualmente, se están cosechando las primeras parcelas; tarea que se extiende hasta agosto.
Cada productor posee, aproximadamente, ½ ha y, dependiendo de la planta y su fructificación, puede recuperar toda su inversión en dos meses, es decir, todo lo vendido en agosto se considera ganancia. Durante el resto del año, los productores se dedican a otros cultivos menores, como la horticultura de autoconsumo, que les ayuda a alivianar su costo de vida.
Postres
Ramona Báez, una de las vendedoras, comenta que se dedica a hacer los postres una vez a la semana y el resto del tiempo se queda en su puesto a la vera de la ruta. “Antes hacíamos apenas jugos, mermeladas y tortas, pero tímidamente. Ahora, nos vemos obligadas a preparar licores, tartas, piononos. La producción se diversifica cada vez más y tenemos que adecuarnos a esto, porque los clientes piden”, dice. Mientras, en su casa quedan su marido e hijos para continuar con el cultivo y los cuidados que necesita la huerta.
Vida de campo
Quintana creció entre los frutillares; sus padres y abuelos se dedicaban a esto. “Desde chico anduve por los campos de cultivo y siempre me gustó. Mi padre me enseñaba cómo manipular los plantines y le fui tomando el gusto a la vida de campo. Sé que con esto uno no se hace millonario, pero es un rubro que da para vivir dignamente. Fui un tiempo a trabajar a Asunción, pero no aguanté mucho, porque implicaba viajar una hora y media de ida e igual tiempo para volver; son tres horas de vida que uno pierde viajando. Acá, en la chacra, trabajamos de 6:00 a 18:00, no hay domingos ni feriados; es realmente sacrificado, pero es una labor que dignifica y llena de orgullo”, comenta.
Sin embargo, no oculta su temor ante el “desarrollo” que invade a la comunidad. “Hoy en día, la gente quiere casas lindas, camionetas de lujo y bienes materiales que no se pueden adquirir con la agricultura y, para lograrlo, venden sus parcelas. En la zona, cada vez se construyen más casas y locales comerciales que van desplazando a las chacras. Los jóvenes ya no quieren sacrificarse, buscan trabajos con horarios livianos, lo que no se consigue en agricultura, por lo que tememos que esto se pierda con el paso de los años. Es importante entender y fomentar la instalación de pequeñas industrias que pueden ser muy rentables, como una dulcería, pastelería o licorería con materia prima local y en lo que se consiguen óptimos resultados económicos”, expresa.
Expo
La 15.ª edición de la Expo Frutilla se desarrollará del 2 de agosto al 2 de setiembre. Como todos los años, se ofrecerán variados productos con importantes descuentos. Además, habrá festivales artísticos y otros atractivos. Más informes al teléfono (0981) 169 060.
Producción: Ruth Ruiz Díaz. Modelo: Natalia Prieto, para Sight Talent Agency. Maquilló: Fabián Bareiro, para Joseph Mundi Mark. Prendas: Si.mona. Calzados: Aldo. Accesorios: Coco complementos. Foto: Gustavo Báez, ABC Color
mbareiro@abc.com.py 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.