3 de agosto de 2014

Centro Cultural Chipá Literario

Sabor local y cultura se combinan en un espacio situado en el corazón de la ciudad de Eusebio Ayala, departamento de Cordillera, y dan como resultado el Chipá Literario, un lugar que se erige como un centro cultural donde se puede disfrutar del sabroso chipá y también de la literatura.
Un ambiente alegre, coqueto y acogedor con el envolvente aroma del cocido y el chipá recién salido del horno, muy diferente a las bibliotecas convencionales, nos recibe ni bien ingresamos en el Centro Cultural Chipá Literario, un lugar que combina el producto característico de la región con la literatura.
Situado en el centro de la ciudad de Eusebio Ayala, 72 km al sureste de Asunción, el centro fue inaugurado el 5 de julio pasado con el objetivo de hacer conocer la historia de nuestro país de una forma amena y distendida. Almide Alcaraz Enrique (32), abogado y docente universitario, “misionero de nacimiento, pero barrereño de corazón”, junto con Rosa Melgarejo y otros integran el grupo Jukyty, llevan adelante el centro.
“Jukyty fue uno de los nombres de nuestra ciudad. Primero fue San Roque, luego Jukyty Guasu, después Barrero Grande y ahora Eusebio Ayala”, refiere Alcaraz.

Preocupado porque los jóvenes se van alejando cada vez más de la lectura, Alcaraz ideó una manera agradable para atraerlos. “Lo que buscamos es que la propia gente se adueñe de este espacio y se involucre con el lugar. Actualmente, contamos con mil volúmenes nuevos de literatura paraguaya, gracias a Servilibro, que enfatizan en la historia de Eusebio Ayala y de nuestro país”.
La intención es que tanto los pobladores de la ciudad como del resto del territorio nacional conozcan la historia. “Nuestros jóvenes no saben qué sucedió en realidad en la batalla de Acosta Ñu. Entonces, pretendemos que, especialmente los niños y jóvenes, sepan quiénes fueron los protagonistas de nuestra historia, para que amen su cultura y se identifiquen con ella”.
El grupo, además, realiza desde hace cuatro años el Festival del Chipá Barrero, cuyo éxito les animó a solicitar la declaración del Día Nacional del Chipá. “Nuestro pedido tiene como sustento una investigación realizada por profesionales de Misiones, cuna del chipá”. Explica que los indígenas ya consumían un pan elaborado a base de almidón y maíz, y que fue mejorado en las misiones jesuíticas, cuando los religiosos le agregaron los condimentos con los que se elabora actualmente. “El chipá era conocido también como el pan sagrado del Paraguay”.
Apuntan, también, a definir una marca ciudad, así como una marca país con el chipá, como un elemento fundamental que incentive a conocer la localidad y generar ideas para que otras ciudades hagan lo mismo con sus productos. Resalta que con muy pocos elementos y un material sencillo, como la madera de palé, convirtieron el sitio en un lugar agradable e importante para la comunidad. “Casi todo el mobiliario, como sillones, mesas, portalibros, portaplanteras fue fabricado con este material” dice Alcaraz.
Además de contar con una biblioteca, el Chipá Literario también alberga un pequeño museo con reliquias de la Guerra del 70, que los integrantes del grupo extrajeron del campo de batalla. En el lugar, se disfruta de la lectura y el chipá con cocido, tanto dentro como en el patio, donde cómodas hamacas o sillas de cable bajo frondosos árboles esperan a los asistentes para disfrutar de mate o tereré mientras se entretienen con juegos didácticos.
Cada espacio está pensado para que todos los integrantes de la familia disfruten del lugar aprendiendo. Hay cabinas temáticas hechas de partes de bobinas de palé, que contienen libros que tratan sobre referentes de la ciudad, así como de la historia del Paraguay, como el Dr. Eusebio Ayala, la maestra Adela Speratti y el historiador Andrés Aguirre, quien fue uno de los que tomaron la iniciativa de declarar el Día del Niño el 16 de agosto.
Asimismo, los pequeños, desde los cinco años, también tienen un área especial con elementos lúdicos, pero educativos, como ajedrez o rompecabezas con figuras de personalidades, íconos histórico-culturales de nuestro país para que comiencen desde temprano a conocerlos, gracias al apoyo del Centro Cultural de la República El Cabildo.
Pero el proyecto no termina con el centro cultural, pues es aun más ambicioso. Aspiran extender el emprendimiento hasta la plaza, luego a toda la ciudad, para que se vuelva un punto de interés turístico y, más adelante, expandirse hasta llegar a la capital de nuestro país. “También estamos en tratativas para conseguir un lugar más grande, una casa antigua, con vestigios de nuestra historia guardados allí. Nuestro objetivo es defender nuestra historia e identidad. Si no conocemos nuestro pasado histórico, no podemos apuntar hacia el futuro, porque debemos aprender de nuestros errores”.
Finalmente, Alcaraz resalta que en el Chipá Literario también se realizarán exposiciones de pinturas y fotografías, conciertos, talleres, seminarios y charlas. “Queremos que Eusebio Ayala se vuelva un centro cultural en donde, además, se pueda disfrutar de nuestro tradicional cocido y un rico chipá”.
MITÃ RAPE
El próximo 15 de agosto, niños y adultos con banderas realizarán una caminata de 15 km, tramo conocido como Mitã rape, desde la plaza Independencia hasta el Cerro de la Gloria de Acosta Ñú, simulando la última parte de la batalla. “Queremos dejar 3000 banderas como homenaje a los niños caídos en la batalla más cruel de América”, señala Alcaraz.
Sepa más
Facebook: El Chipá Literario
Horario de atención: 10:00 a 18:00
Teléfono: (0974) 183-911
 mpalacios@abc.com.py 
FUENTE: ABC REVISTA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.