8 de septiembre de 2014

En la piel de un gran músico

Damián Alcázar es un connotado actor mexicano, uno de los más laureados de su país, con una larga trayectoria en teatro, cine y televisión. En Mangoré, por amor al arte, interpretará a uno de los grandes referentes de la música paraguaya: Agustín Pío Barrios. Por Marlene Aponte Branco.
En los créditos de Las crónicas de Narnia: El príncipe Caspian, El crimen del padre Amaro, El viaje de Teo, La ley de Herodes, El infierno, Satanás, García y otras tantas aparece el nombre de Damián Alcázar junto al elenco actoral. Este mexicano, pese a sus numerosos compromisos, apostó por la película dirigida por el chileno Luis R. Vera. “Otra cosa que me tiene aquí también es la maravillosa persona que es Leo Rubín: suave, apasionado, un caballero, absolutamente amable e interesado en levantar este proyecto. Tú y yo sabemos que el resultado económico no les va a acarrear nada prácticamente a nadie, pero sí la necesidad de recuperar lo paraguayo, de revaluar el sentimiento paraguayo. Entonces, eso me encanta de Leo”, confesó el actor.

Mangoré, por amor al arte reanudó su rodaje tras una pausa para conseguir fondos. La producción tendría un costo de USD 1.300.000 y será una coproducción con varios países. El rodaje comprende varias ciudades, como Asunción, Areguá, Buenos Aires, Madrid, Río de Janeiro y otras. Su estreno está anunciado para el 2015.
Gracias a su talento, Damián es bastante requerido en su país y otros lugares. “Sucede que tengo una película y otra y otra y no descanso a veces ni 15 días, entonces (esa es) la dificultad para cuadrar nuestras agendas”, refirió. Sin embargo, apostó por este proyecto al interiorizarse de la obra y vida del músico paraguayo. “Escuché Mangoré y dije: ‘¿Qué es esto?’. Qué cosa extraordinaria y luego me fui enterando y, poco a poco, me metí a buscar cosas de su vida, de Paraguay. Yo había estado en Paraguay antes, con un programa que hacía de televisión sobre viajes. Sabía de (Augusto) Roa Bastos, por supuesto. Lo escucho (a Barrios), lo leo, y digo: ‘Claro. Tengo que hacerla’”, explicó sobre su decisión.
El hecho de decir sí a este largometraje era para que otra figura de nuestro continente fuera conocida en la pantalla grande. “Era hacer Mangoré, otro latinoamericano de los que hay que destacar. Era venir y cobijarme y al mismo tiempo participar con la incipiente industria paraguaya. Encontrarme con el talento paraguayo, porque he recorrido muchos países trabajando como actor. Lo mismo hago que de colombiano, peruano, costarricense. Entonces era otra posibilidad de expandirme por América Latina”, se sinceró.
Al trabajar, Damián en otros países se interioriza de lo que ocurre allí. “Me sigo enterando, me tengo que enterar de la historia reciente y no tan reciente del Paraguay, porque si voy a hacer de un paraguayo, mínimo es entender qué pasa en esta región de nuestra gran patria que es América”, argumenta.
En Colombia, el actor mexicano trabajó en la película García, en la que copia el acento colombiano. Respecto a cómo hablamos en Paraguay, indica: “Va a ser difícil. Pero una vez que haces la primera escena, ese es. Tengo un acento bastante neutro respecto a lo que se conoce como el acento mexicano. Puedo perfectamente en cada uno de los diálogos asumir que es sudamericano, es centro sudamericano. Es una mezcla entre lo peruano, uruguayo, boliviano, una cosa muy extraña, pero me recupero cuando escucho que son muchos acentos. Me he metido a ver estos programas de Gramo, pero, Dios mío, cada uno habla totalmente diferente”, se sorprende Damián al referirse sobre cómo hablamos en Paraguay.
Agustín Pío Barrios fue aplaudido por su talento musical en muchos lugares. En un momento de su carrera cambia su riguroso vestuario por plumas y accesorios indígenas. “No sé si lo hace con el fin de llamar más la atención, de destacar de alguna manera. No lo sé. Creo que es como su anhelo de arraigo, que él sabe que no va a tener. Sabe que se tiene que salir de este pueblo. En esa época seguramente esto era lo más salvaje y maravilloso, pero en eso, entre la naturaleza salvaje y su arte lo llamaba a las grandes cosmopolitas sociedades, entonces, creo que es eso, que le nace por ahí, el querer arraigarse y creer en sus antepasados, en la imaginería o la mitología paraguaya como parte de enraizarse, del arraigo”, opina Damián acerca del personaje que interpreta. “No creo que lo haya hecho para llamar la atención. Él se sentía orgulloso. Tenía que sentir orgullo, porque no se puede, en mi opinión, no se puede pretender siendo un artista como él, tan sensible. Qué bueno que hay la magia de internet ahora, escucho a todos los intérpretes y te das cuenta de que los intérpretes lo hacen muy bien, tienen cambios, pero lo escuchas a él y hay otra cosa. Absolutamente otra cosa. Entonces, una sensibilidad como esa seguramente no lo hacía con afán de destacar ni de llamar la atención. De ninguna manera. Lo hacía de manera orgullosa, un poco rara, incluso era mal visto por algunos clásicos de la música, pero él lo asumía. Estoy seguro de que lo asumía. Esto puede ser un resultado de eso, pero que él lo pretendiera, me parece que no. Me parece que es resultado, para la gente ajena de esta extravagancia, que para él era asumir una identidad”, asegura el artista mexicano.
maponte@abc.com.py
Fuente: ABC Revista

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.