21 de septiembre de 2014

Ñandutí, el tejido que enamora

Una antropóloga japonesa que conoció Paraguay cuando tenía 22 años, durante un trabajo de voluntariado, se encuentra en nuestro país y mantuvo una reunión con tejedoras de ñandutí, con el fin de crear vínculos entre éstas y una empresa interesada en nuestra artesanía. "Me enamoré de Paraguay y quiero difundir su cultura".
Yoko Fujikake es antropóloga, directora del Instituto de Innovación Urbana de la Universidad Nacional de Yokohama, Japón. Se dedica al desarrollo de comunidades y se encuentra en nuestro país con el fin de contactar directamente a las tejedoras de ñandutí con una empresa japonesa interesada en la artesanía paraguaya.
Más de 20 tejedoras de la ciudad de Itauguá recibieron a la mujer explicando el proceso y los costos de su trabajo.
El primer encuentro fue con la Coordinadora de Artesanas de Ñandutí de Itauguá y la segunda con tejedoras independientes, de la misma ciudad. También aprovechó la oportunidad para conocer de cerca el trabajo de la "Ceramista de América", doña Rosa Brítez, que viajará el próximo mes a Japón.
"Mis amigas en Japón quieren expandir la cultura del ñandutí en Japón, queremos hacer algo por este país, y no solo nosotras, hay otras personas más, incluso una empresa, por eso estoy aquí", explicó a ULTIMAHORA.COM.

Su paso por Paraguay
Yoko Fujikake llegó por primera vez a Paraguay en 1993, como técnica voluntaria de la JICA, trabajó en zonas rurales del departamento de Caaguazú por un periodo de más de dos años.
Enseñó nutrición e higiene a los campesinos. "Ellos prácticamente no consumían verduras, les enseñamos a utilizar las hortalizas. Por ejemplo les enseñamos a ponerle verduras a las tortillas, a hacer mermeladas con zanahorias, entre otras cosas", dijo Yoko.
A partir de 1995 viaja constantemente a nuestro país en compañía de estudiantes que realizan intercambio cultural y colaboran en el área rural.
Hospitalidad
"La gente es muy amable, atenta, considerada. Ellos me trataban como si fuera su familia", recuerda con añoranza, Yoko.
Comenta que un día fue a visitar a una familia, después de una lluvia, e iba en moto.
"Como siempre fui puntual y esta vez no llegaba, la señora y su hijo salieron a buscarme. Yo me había caído de la moto y no me pude levantar. Me encontraron tirada en el barro, con la pierna muy lastimada, con sangre y llorando. La señora me trató como si fuera mi mamá. Rompió un pedazo de su ropa para envolver mi pierna. Me llevó hasta su casa y me hizo los primeros auxilios", explica.
"Esta es una de las cosas que me enamoró de Paraguay, su gente", reflexionó Fujikake.
 Fundación Mitaí y Mitakuñaí
En 1995, al término de su trabajo, decidió fundar la organización Mitaí y Mitakuñaí, con sede en Tokio, dedicada a la construcción de escuelas. "Tenemos escuelas en Santo Domingo, San Joaquín y varios asentamientos, todos en Caaguazú".
"Yo veía la necesidad de las madres que tenían que trabajar, pero no tenían donde dejar a sus hijos y la falta de educación preprimaria, eso me motivó", sentenció.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultima Hora - Nacionales

Las ruinas jesuíticas observadas desde el aire

Visita a la tumba de Mangore.


Honor a quien honor merece!Sady y Teofilo Acosta directores de Ecos del Paraguay vistaron la tumba del gran musico paraguayo Agustin Pio Barrios cuyos restos descansan en el Cementerio de los Ilustres de El Salvador.